Nacional

Móvil robo no convence

* La poca monta de lo sustraído y la saña con que actuaron, parece apuntar hacia otras motivaciones * Policía, sin embargo, asegura que fue robo “mientras no se demuestre lo contrario” * Una serie de interrogantes sin desvanecer y un director del crimen que aún no ha sido capturado

ESTELÍ Y MANAGUA
La Policía Nacional continúa en la búsqueda de Wilbert Antonio Alvarado Ramírez, de 26 años, alias “El Trompudo”, la quinta persona que participó en el asesinato atroz del poeta, escritor y abogado Danilo Torres Rodríguez, la madrugada del pasado domingo 18 de febrero en su casa de habitación, en la ciudad de Estelí.
En conferencia a los medios, autoridades policiales informaron de la captura de Herald Antonio Urbina González, de 20 años, alias “El Choto”; de Porfirio González Urbina, de 50, conocido como “Pío Loco”; de Rommel José Jarquín García, de 21, alias “El Rojo”; y de Moisés Lenín Urbina Díaz, de 20 años, alias “El Maizón”, señalados como responsables junto con el prófugo, de la muerte a cuchilladas del reconocido personaje.
La Policía dio por esclarecido el crimen, pero no pudo disipar una serie de interrogantes alrededor del móvil.
Sin embargo, ya tiene circulado en todo el país y en la región centroamericana a Wilbert Antonio Alvarado Ramírez, ante la posibilidad de que intente, o haya salido del país.
El informe de autopsia elaborado por la doctora Karla Rosales, señala que Danilo Torres Rodríguez, de 54 años, recibió 33 puñaladas de parte de sus victimarios, entre la una y las tres de la madrugada del domingo 18 de febrero.
Móvil del crimen fue el robo “mientras no se demuestre lo contrario”
El comisionado mayor Marvin Castro, jefe de la Policía de Estelí, confirmó que hasta ahora, el móvil del crimen fue el robo, según las investigaciones. “Es el robo hasta que no tengamos lo contrario”, dijo Castro.
Esta tesis se argumenta con el hecho de que los sospechosos, después de dar muerte a Torres, se llevaron su camioneta, la billetera, las tarjetas de crédito y una cámara filmadora, la cual, hasta la tarde de ayer, no había sido recuperada por la Policía.
La poca monta de lo que robaron y la saña con que actuaron, parece llevar a móviles diferentes. El jefe policial señaló, sin embargo, que en la casa fue encontrado dinero guardado en el interior de la vivienda, que aparentemente no fue visto por los asesinos. El comisionado informó también que el robo fue planeado desde el viernes 16 de febrero, es decir, dos días antes del trágico suceso.
Abandonaron camioneta por temor a ser retenidos
Según las autoridades policiales, los asesinos huyeron en el vehículo de la víctima, una camioneta Toyota Hilux, gris, placas ES-02856, la cual dejaron abandonada en una calle del barrio “Juan Alberto Blandón”, a un kilómetro y medio distancia de la casa de Torres Rodríguez.
El comisionado Marvin Castro señaló que la guardia preventiva montada la noche del sábado, en las salidas Norte y Sur de la ciudad de Estelí, pudo incidir para que los delincuentes tomaran esa decisión.
“Lo que pasa es que ese día, como era sábado, teníamos controladas las salidas Norte y Sur de Estelí. Parece que eso los previno un poco y dejaron la camioneta”, dijo Castro a EL NUEVO DIARIO.
Luego, los malhechores caminaron hasta la terminal de buses Cotrán Sur, y abordaron un vehículo de transporte interurbano que viaja a Managua. Así llegaron al río Malacatoya, donde se bañaron y lavaron la ropa, cerca de las tres de la tarde del domingo, en un intento por borrar rastros de sangre y otras evidencias.
Cuando se fueron, dejaron olvidada la licencia de conducir de la víctima, y la llave de la camioneta, según las conclusiones policiales.
El comisionado mayor Marvin Castro, sin embargo, no pudo explicar por qué testigos del lugar donde fue encontrada la camioneta, dijeron que ésta permaneció desde el medio día del sábado 17 de febrero, hasta las nueve de la mañana del domingo 18, cuando finalmente fue retirada por oficiales, por su apariencia y aparición sospechosa. “Eso está todavía por determinarse”, manifestó.
¿Cuál era la relación entre los asesinos y su víctima?
De acuerdo con los informes oficiales, los victimarios del reconocido poeta, pintor y abogado, era oriundos de la comarca Las Canoas, localizada en el municipio de Teustepe, departamento de Boaco; a excepción de Porfirio González Urbina y Rommel José Jarquín García, que son de Tipitapa. Fue en Las Canoas, también, donde se fraguó el robo, se informó.
Danilo Torres Rodríguez les compraba discos compactos a los sujetos que la madrugada del domingo 18 de febrero se convirtieron en sus verdugos. Esa es la relación existente entre víctima y victimario, indican las pesquisas sobre el caso.
Familiares de los sujetos detenidos aseguraron a los periodistas que el autor intelectual del asesinato atroz fue Wilbert Antonio Alvarado Ramírez, prófugo hasta la tarde de ayer.
Las fuentes policiales informaron que este individuo vendió el celular de Danilo Torres, en la ciudad de Masaya, a Yader Manuel Urbina Meneses. El número telefónico del aparato es el 8522318.
Se presume que Alvarado Ramírez pudo escapar hacia Costa Rica. “Sabemos que la intención de él era buscar Costa Rica”, señaló el comisionado mayor Marvin Castro.
Evidencias son contundentes
En el allanamiento a la casa de Rommel Jarquín García, la Policía encontró un pantalón de su propiedad con manchas de sangre, que coinciden con el tipo de la sangre del doctor Torres Rodríguez. Jarquín aceptó su participación junto con los detenidos.
En las casas de los demás detenidos las autoridades encontraron diferentes tipos de armas blancas, que presentan manchas de sangre compatibles con el tipo de la sangre del ahora occiso.
Según el jefe de la Dirección de Auxilio Judicial de la Policía Nacional, comisionado Denis Tinoco, las investigaciones continúan, y hasta ahora cuentan con al menos 115 evidencias biológicas de la escena del crimen, 20 trazológicas, 63 dactiloscópicas, cinco químicas y pruebas de ADN.
Carmen Jarquín, hermana de uno de los detenidos, aseguró que era vox populi que Wilbert Antonio Alvarado Ramírez expresaba gozar de la amistad de Danilo Torres.
El poeta, escritor, pintor y abogado Danilo Torres Rodríguez, fue encontrado por su esposa, Adilia Esther Medina, y sus tres hijos, cerca de las once de la mañana del domingo 18 de febrero. Estaba tendido, boca arriba, al pie de su cama. Había recibido 33 puñaladas, la mayoría de ellas en el tórax y el abdomen, según el informe de autopsia. También eran evidentes heridas en los brazos, lo que demuestra que intentó defenderse.
Pero a pesar de las conclusiones de las investigaciones policiales presentadas hasta ahora, la manera en que se cometió el crimen deja muchas interrogantes, y los pobladores de Estelí se sienten inconformes.