Nacional

Otro juez se corre en caso de narcotráfico

* Tribunal regional ya no encuentra qué hacer * Defensor ya cree que tiene cocinada la causa

PUERTO CABEZAS, RAAN.
Ronald Fullerton, juez de audiencia de juicio en Puerto Cabezas, se apuntó como número cuatro en la lista de judiciales que se niegan a conocer el juicio que espera a los detenidos Moisés Douglas y Carlos Robelo Cruz, acusados por el delito de tráfico ilegal de estupefacientes, después de capturarlos con 20 kilos de cocaína, cerca de Cabo Gracias a Dios.
El argumento del juez Fullerton es que él ya conoció ese caso y fue el responsable de mandarlo a juicio. “Yo ya emití mis aseveraciones y por eso los mandé a juicio, los magistrados me mandan el caso de regreso y esto en vez de avanzar viene de retroceso, pues según la ley, yo no soy el siguiente ordinal”, manifestó el judicial.
“No sabemos qué hacer, vamos a obligar a uno de los jueces que se ha inhibido a que conozca el caso”, indicó ayer un magistrado de la Corte Suprema de Justicia (CSJ) que pidió reservar su nombre.
Adelantó que la CSJ examinará los motivos esgrimidos por los jueces para inhibirse y buscará si existen otras razones que hayan motivado la actitud de los jueces, porque deben cumplir con sus funciones como jueces.
Como se recordará, la primera que se autodeclaró inhibida fue la juez de juicio Sara Espinoza, quien manifestó que manejaba informaciones de que alguien de su despacho había recibido dinero de parte de familiares de uno de los detenidos para un fallo favorable, y que por eso mientras investigan prefería no conocer del caso.
El siguiente fue el juez suplente del juzgado civil, Marcos Hoppington, quien de la misma forma argumentó nexos de amistad desde la infancia con uno de los detenidos. La otra fue la juez Alba María Pérez, quien según sus razones, apegada a la ley, no es ella la que debería de asumir esa responsabilidad. Ahora también se corre el juez de audiencia Ronald Fullerton.
Mientras los jueces y magistrados del Tribunal de Apelaciones “matan tiempo”, el abogado Iván Álvarez, defensor de Moisés Douglas, dijo que el Tribunal de Apelaciones ha cometido, en este caso, muchos errores, que comenzaron desde el momento en que aceptaron la inhibición a la juez de juicio, Sara María Espinoza, la que planteó un argumento que no está determinado en el Código Procesal Penal.
El abogado defensor señaló que su defendido lleva más de 22 días de estar detenido de forma ilegal con el término vencido, en cambio, no han querido darle lugar al un recurso de exhibición personal que él interpuso ante el Tribunal de Apelaciones en dos ocasiones.
El magistrado de la CSJ, consultado al respecto, explicó que el Código Procesal Penal (CPP) establece que se interrumpe el cómputo del plazo por caso fortuito o de fuerza mayor.
Afirmó que en este caso, no cabe dar lugar a un Recurso de Exhibición personal como pretende la defensa.
Una fuente dijo a EL NUEVO DIARIO que existe un video en manos de familiares de los detenidos, en los que se ve cuando un pariente de un judicial recibe unos treinta mil dólares como pago por la libertad de uno de los procesados.