Nacional

El Crucero también produce buen café

* Se ha vendido la idea de que en la Zona Central no hay nada bueno, dicen caficultores * “Queremos establecer nichos de mercado y recibir un precio más justo” * El municipio es considerado como el pulmón de Managua, gracias a la montaña que conserva el grano de oro

María Haydée Brenes

Como un suceso que marcará un hito en la historia de la caficultura en Nicaragua calificaron los productores del municipio de El Crucero el evento de calidad de taza 2007 “La Fanega de Oro”, en el cual se probó y midió por primera vez la calidad del café que se produce en la zona.
Los 222 productores afirman que están tratando de sentar un precedente que demuestre que en la Zona Central de Nicaragua no hay café regular, como determina una ficha elaborada por el Ministerio de Fomento, Industria y Comercio, sino que existe sólo buen café.
“Hasta ahora lo que ha ocurrido es que vendemos el café en uva para que sea procesado por otros en el Norte del país, allí los cafés se mezclan y se ha difundido la idea que el buen café sólo es el del Norte, cuando en todo el país contamos con buen café; se tiene que medir la calidad del café para el país de bueno en adelante”, declaró el productor Alfonso Zeas Quintanilla.
Por su parte, Miguel Bolaños Ortega, Presidente de la Unión de Cafetaleros (Unicafe), manifestó que la intención, después de identificar la calidad de taza, es visitar las fincas de quienes produjeron las mejores muestras de café para que en un futuro cercano se expanda el manejo que le dan a sus cultivos y se estandarice la calidad del café de El Crucero.
“Queremos despertar en los productores el interés para mejorar sus cultivos y calidades, que se den cuenta que no podemos seguir vendiendo café como una gallina, por el peso, sino como café de calidad. Queremos establecer nichos de mercado y recibir un precio más justo en relación con lo que ellos venderán, por eso comenzaremos a promover la modificación de la Norma Técnica de Café Verde, para que a los productores de El Crucero se les vea igual que a los del Norte y vengan a esta zona también programas para incentivar el desarrollo de los cafetales”, comento el señor Bolaños Ortega.

Mejorar las cuencas
El municipio de El Crucero es considerado el pulmón de Managua, gracias a la montaña que aún se conserva por el cultivo de café. Además, la permeabilidad de su suelo permite la infiltración del agua que abastece a los capitalinos por medio de cuatro subcuencas, que en los últimos años han estado abandonadas y ahora se busca mejorar, destacó el ingeniero Bayardo Serrano, Subdirector del Instituto Nicaragüense de Tecnología Agrícola (INTA).
Durante el evento “La Fanega de Oro”, Serrano anunció que a partir de este año trabajarán de forma más cercana con los caficultores, por ello han invitado a un grupo de especialistas a hacer un diagnóstico del rubro. A la vez, los productores están demandando nuestro acompañamiento, así como semillas; para esto último haremos investigaciones en las variedades aptas para la zona.
Vamos, continuó diciendo el ingeniero Serrano, a ayudarles con el manejo integrado de plagas; también elaboraremos algunos estudios en cuanto a fertilidad de suelo, así como manejo del café, distancia de siembro y poda. Asimismo, difundiremos el concepto del sistema agroforestal que es la combinación de cultivo de árboles frutales con maderables, cercas vivas y cortinas rompevientos.
“Esta zona es sumamente importante, porque es la manera de retener las corrientes de agua que inundan Managua, y a la vez es la forma de facilitar la infiltración de las aguas subterráneas que abastecen a la capital, por lo tanto, será un esfuerzo compartido con los productores, pero también con el Mag-For, Inafor, Marena, entre otras instituciones”, señaló el ingeniero Serrano.

Diversificando
Amílcar Navarro, Presidente de Unicafe, señaló que con este reencuentro de los cafetaleros con el INTA perseguirá dos grandes ejes de trabajo: el primero consiste en diversificar la producción en las fincas cafetaleras, es decir que se produzcan en los sitios musáceas, cítricos, maíz y frijoles, así como ganadería mayor y menor, para que las bajas en los precios internacionales no afecten a las familias que dependen del cultivo. El otro eje es el medio ambiente, ya que el cafetal es un bosque, por tanto deben dársele al productor de café los estímulos necesarios, ya que con sus cultivos aportan a la biodiversidad.

En la taza a la calidad 2007 “La Fanega de Oro” participaron 80 de los 222 productores de la zona, de éstos fueron seleccionados 25, cuyas muestras fueron catadas por los especialistas Javier Orozco y Manuel Rojas, de Cercafenic, y Noel Castro, de Agroforma.
Las puntuaciones al café oscilaron entre 56 y 78 puntos. El indiscutible primer lugar fue para la finca “La Estrella”, propiedad del señor Alfredo Palazio, en los siguientes lugares hubo múltiples empates.