Nacional

Oficiales mataron por error a diputados del Parlacen

Los presidentes de Guatemala y El Salvador dicen que toda la información recabada en la investigación indica que los oficiales detenidos buscaban algo en el vehículo y al no encontrar absolutamente nada se dieron cuenta de que se habían confundido y procedieron a sacrificar a los parlamentarios y su chofer.

Los cuatro oficiales acusados del crimen de los tres diputados del Parlamento Centroamericano, confundieron a la misión diplomática con traficantes de droga, revelaron los presidentes de Guatemala, Oscar Berger, y El Salvador, Antonio Saca, en una rueda de prensa en México, donde ofrecieron más detalles sobre el asesinato.
La revisión por parte de los oficiales acusados a la que fue sometido el vehículo en el que viajaban los diputados del Parlamento Centroamericano (Parlacen) y las primeras declaraciones dieron éstos, llevaron a la conclusión de que los policías pensaron por error que en el auto había un alijo de droga o dinero que estaban esperando.
Ambos mandatarios, de visita privada en México, ofrecieron la noche del jueves una rueda de prensa conjunta, antes de asistir a una cena con el presidente mexicano, Felipe Calderón, en la que Saca agradeció a Berger por su "esfuerzo" y "valentía" al detener a cuatro policías por el crimen.

El guatemalteco, por su parte, dio las gracias a su homólogo por su "comprensión" y se comprometió a "seguir con las investigaciones y capturar a los autores de tan deleznable hecho".
"Ellos suponían que este vehículo que capturaron con cuatro personas que, me imagino, no sabían su procedencia; habían sido alertados de que llevaban un cargamento de droga y de dinero", explicó Berger.
El automóvil fue prácticamente desguazado por los agentes, entre los que se encontraba el jefe de la sección contra el crimen organizado de la División de Investigación Criminales. "Toda la información recabada indica que ellos buscaban algo en el vehículo y al no encontrar absolutamente nada se dieron cuenta de que se habían confundido y procedieron a sacrificar" a los parlamentarios y su chofer, cuyos cuerpos fueron encontrados calcinados, añadió Saca.
No obstante, a pesar de la detención de los cuatro agentes y de la orden de captura de otros dos, el mandatario salvadoreño pidió a su llegada a México y antes de encontrarse con Berger "seguir investigando hasta dónde llega esta red, porque esto es algo más grande".
Saca ofreció su apoyo a Guatemala "para lograr detener a estos grupos que pueden estar detrás de los policías arrestados" y no descartó que los asesinos tengan cómplices en su país: "si hay involucrados en El Salvador, vamos a llegar hasta las últimas consecuencias".
Redoblar esfuerzos
Los mandatarios aprovecharon este incidente para hacer votos de cara a "redoblar esfuerzos" en la colaboración de la seguridad en la frontera común, para lo que agendaron una reunión "en los próximos días" en El Salvador. "Tenemos que sacar fuerzas de flaqueza para unirnos más (...) Con mucho escrúpulo (tenemos que), reforzar las fuerzas binacionales, tecnificar(las)", afirmó Berger.

El guatemalteco también consideró que este cuádruple asesinato indica la urgencia de "iniciar una depuración total de las fuerzas de seguridad" de ese país. "No podemos permitir que se pierda un instante más. Se nos está alumbrando una luz de un problema que se puede agigantar. Si en Guatemala no renovamos la Policía Nacional Civil absolutamente vamos a seguir teniendo problemas como el que hoy con mucha tristeza y vergüenza estamos enfrentando", alertó.
Berger reconoció que el narcotráfico ha establecido en Guatemala un corredor de norte a sur que está ocasionando "muchos problemas". "Tenemos problemas de narcotráfico en un sector muy puntual de nuestro país: Petén, Izabal, Zacapa, Chiquimula, Jutlapa: es un corredor que hemos plenamente identificado".
Saca, Berger, su homólogo hondureño, Manuel Zelaya, y el canciller panameño, Samuel Lewis, participarán este viernes junto a Calderón en el seminario "Importancia estratégica de las relaciones entre México y Centroamerica", un evento al que no tuvo acceso la prensa, organizado por un banco privado.
Los mandatarios se congratularon juntos en México por el arresto de los autores del asesinato de tres diputados salvadoreños y su chofer, aunque el segundo pidió seguir investigando porque cree que hay algo "más grande detrás" del crimen.