Nacional

“Regalémonos algo”… y usaron la Cementera

* Lujosos Mont Blanc y cajas de whisky para Navidad al estilo de la era Alemán * Barbacoas, relojes y hasta cobertores para Chéster Noguera y compañía; de remate, recomiendan hacerle estatua * Costos de honorarios legales violaron la ley, y los infaltables bonos por festejos de Santa Claus con cínicas justificaciones

Luis Galeano

Los ex directivos de la Compañía Nacional Productora de Cemento (CNPC) malversaron fondos de esa institución durante el gobierno de Enrique Bolaños, hasta por la suma de 3,084,222 córdobas, de acuerdo con un informe de auditoría interna de esa entidad divulgado ayer por el presidente de la Contraloría, Luis Ángel Montenegro.
El informe, cuya copia se encuentra en poder de EL NUEVO DIARIO, señala que los otrora directivos de la Cementera, adscrita a la Corporación de Empresas del Sector Público (Cornap), se autorizaron regalos como obras de arte, bolígrafos, relojes, whisky, barbacoas, cobertores de nylon y hasta dinero en efectivo a través de bonos navideños con fondos de la institución.
Los documentos también revelan que los directivos aprobaron el pago de honorarios para el Bufete Jurídico Munguía-Vidaurre-Chávez, y para la doctora Clelia Lilliam Morales Rojas, violando la Ley de Contrataciones del Estado, pues sus servicios se contrataron sin licitación pública. También aparecen cheques a favor del doctor Noel Vidaurre, por “asesorías jurídicas”.
El ex presidente Ejecutivo de la Cornap, Chéster Noguera, en una entrevista telefónica con END defendió los regalos que se hicieron los directivos, “porque lo hacíamos cada año”, y en el caso del pago a los abogados indicó que se contrataron de manera directa porque había casos “de emergencia que no podían esperar”, pero no pudo recordarnos uno específico.
Los directivos de la Cementera que aprobaron los obsequios y pagos a los abogados, fueron Noguera; el ex vicepresidente de la Junta Directiva, Mario Salvo Horvilleur; el ex secretario, Iván Salvador Madriz; el ex tesorero Alejandro Terán; el ex vocal, Manolo Baca; su similar Humberto Salvo Labreau, y el ex secretario de Actas y Acuerdos, Alejandro Leal Méndez. También eran miembros Guillermo Estrada Borge, Alejandro Somarriba y Nevardo Argüello.

Barbacoas y whisky
Los ex directivos aprobaron el 3 de marzo de 2004 el desembolso de 53,574 córdobas para cancelar a la empresa Silva Internacional S.A la compra de siete barbacoas e igual número de cobertores de nylon, bajo el concepto de “obsequio navideño a los miembros de la directiva de la CNPC del año 2003, y por atraso en la importación de las mismas no se pudieron entregar en su oportunidad en el mes de diciembre”.
El 14 de diciembre de 2004, los directivos aprobaron el desembolso de 51,612 córdobas para comprar 11 cajas de whisky Johnny Walker negro, los cuales salieron de la cuenta No. 011-02571-5 que la Cementera tenía en el Banco de América Central (BAC), el 14 de diciembre de 2004.
El 4 de diciembre del año pasado, los directivos se aprobaron de “obsequio navideño” 2,000 dólares, los cuales se debitaron de la cuenta No. 103-000652-2 que la Cementera tiene en el Banco de Finanzas, y gastaron 5,100 dólares en la compra de obras de arte para todos los directivos, tres bolígrafos que costaron 973 dólares y ocho relojes que sumaron 6,120 dólares.

Igual que Alemán
A finales de 1999, ex directivos de la Cementera en tiempos del ex presidente y ahora reo Arnoldo Alemán, decidieron obsequiarle de navidades al entonces mandatario, una pareja de caballos Pony comprados en Miami, los cuales costaron a la empresa más de 13 mil dólares.
Los caballitos fueron comprados por la Cementera a la empresa “Miniature Horse”, y su costo fue cancelado a dicha empresa por medio del cheque No. 0000239 del Banic por 10,057 dólares, que giró la Cementera el 23 de diciembre de 1998, más el flete de los animales que costó 3,088 dólares.

Los pagos a Vidaurre y Compañía
Los documentos señalan que al Bufete Munguía-Vidaurre-Chávez se le pagaron 131,569 dólares bajo el concepto de “cancelación de honorarios profesionales por gestiones judiciales y/o extrajudiciales”. Este grupo de juristas fue contratado sin licitar, en abierta violación a la Ley de Contrataciones del Estado, según el informe de Auditoría Interna.
En el caso del doctor Noel Vidaurre se le pagaron “por asesorías jurídicas” un total de 8,500 dólares, e igual cantidad desembolsaron a favor de la notario público Clelia Lilliam Morales Rojas en concepto de “honorarios notariales” por la elaboración de dos escrituras, cuando esta persona era empleada de la Cementera.
“Lo especial de este caso de malos manejos es que implica a toda la Junta Directiva de la Cementera, y es evidente que viola la Ley Orgánica de la Contraloría, la Ley de Probidad, porque hay hasta decretos presidenciales firmados por el ex presidente Bolaños que prohibían a los directivos recibir obsequios”, explicó el titular de la Contraloría Luis Ángel Montenegro.
En el caso del pago de honorarios al Bufete Munguía-Vidaurre-Chávez, el contralor afirmó que “eso fue para enfrentar una demanda que bien pudo haber enfrentado la Procuraduría General de la República como abogado del Estado”.
Vidaurre aboga por hacerle estatua a Noguera
Noel Vidaurre dijo ayer a EL NUEVO DIARIO que su trabajo fue asesorar a la Cementera en un caso relacionado al Plantel San Carlos, el cual se arrendaba a la compañía de cemento Holcim, y éste a su vez lo subarrendaba a Cemex, lo cual no podía hacerse.
“El caso está en los tribunales y a mí me pagaron por asesorar a la Cementera, no cantidades exorbitantes, sino lo justo, porque fue por varios meses”, dijo.
Sobre el caso del bufete, dijo que aunque quien debía responder es el doctor Juan Álvaro Munguía, señaló conocer que se trata de un caso judicial en el que la Cementera logró que Cemex le pagara 2,2 millones de dólares. “Si más bien deberían de hacer una estatua a Chéster Noguera y al doctor (Juan Álvaro) Munguía, en lugar de estarlos atacando”, dijo Vidaurre.

Acepta que repitieron mañas de la “Vieja Era” y justifica costosos regalos
Las respuestas de don Chéster

* ¿Herencia de Alemán?: “Tenés razón, lo repetimos”

El ex presidente Ejecutivo de la Cornap, Chéster Noguera, nos atendió ayer telefónicamente, y sus respuestas fueron cortas, sencillas, pero impresionantes por la naturalidad con las que asumió cada una de las irregularidades señaladas por la Contraloría.

¿Qué tiene que decir sobre los señalamientos que hizo el presidente de la Contraloría en base al informe de auditoría interna de la Cornap?
Mirá, eso es algo que hacíamos cada año, y si lo ves así como lo presentaron, en un solo paquete, parece un montón de dinero. Yo tengo tres cosas de las que nos regalamos tres años: un reloj Mont Blanc que vale como 800 dólares, el otro año una Pluma Fuente, y así el otro año otra cosa, pero cuando lo presentan así, de un solo pijazo, parece un montón de plata.

¿Y los 2,000 dólares de obsequio?
Es que una cosa fue para cada año y eso fue el último año.

¿Le parece correcto?
Mirá, lo que pasa es que la Junta Directiva no ganaba dieta ni nada, porque eso no lo dicen: no ganábamos por las reuniones porque éramos empleados del Estado, y por eso decíamos: ‘Regalémonos algo, hombré’. No sé si es malo o prohibido, lo cierto es que la Junta Directiva lo autorizaba y todos nos regalábamos.

¿Herencia, entonces, de las costumbres del pasado, de cuando Arnoldo Alemán?
Tenés razón, lo repetimos.

¿Y los pagos al Bufete Munguía-Vidaurre-Chávez por qué no se licitaron?
Lo que pasa es que había cosas que uno tenía que hacer con tanta rapidez, que no había tiempo para licitarlas.

¿Recuerda alguno de esos casos?
Ahorita no me acuerdo porque tendría que verte y explicarte, pero sí lo que está claro es que la Junta Directiva era una vez al año que nos regalábamos, lo que pasa es que lo están poniendo todo junto y aparece ahora como una gran cosa.

Pero un reloj de 800 dólares es bastante.
Es un buen reloj, así es.

¿No le parece que es incorrecto tomar recursos del Estado para comprar algo así?
Bueno, la gente ahora va a especular, no puedo negar que se hizo.