Nacional

Magistrados meten a la Suprema en reparto del dinero de un narco

* Pero el caso es que el botín “se encogió” de casi US$2,000,000 a poco más de US$600,000

Fermín López

PUERTO CABEZAS, RAAN
El Tribunal de Apelaciones de la RAAN confirmó el veredicto de culpabilidad contra Marvin Fúnez Shields, a quien la juez de Juicio, Sara María Espinoza, encontró culpable del delito de tráfico ilegal de estupefacientes, y lo sentenció a cinco años y medio de prisión.
A Fúnez la Policía le encontró en su casa, ubicada en la comunidad de Li Daukra, dos kilos de cocaína, US$635,737 y C$25,510. Actualmente cumple una pena de cinco años y medio de prisión en la Modelo de Tipitapa.
La resolución del Tribunal de Apelaciones, además de confirmar la sentencia de la juez de juicio, manda a hacer efectivo el decomiso y la repartición de los bienes ocupados, en este caso el dinero, según lo establece la Ley 285, nada más que esta vez no como lo establece el Arto. 88, donde dice que el producto de los bienes o multas establecidas serán distribuidas por el judicial competente, de forma equitativa, entre la Policía Nacional, el Consejo Nacional de Lucha Contra las Drogas, el Sistema Penitenciario, ONG que desarrollan programas de prevención de drogas y el Ministerio de Salud, a cada uno de los cuales le correspondrá el 20%.
Los magistrados de la sala Penal, amparados en el Arto. 5 de la Constitución Política, y el Arto. 18 de los Estatutos de Autonomía, decidieron que esta vez la distribución de los US$635,737 y de los C$25,510 se harán en tres tantos iguales entre la Policía Nacional, el Ministerio Público y la Corte Suprema de Justicia, correspondiéndoles a cada uno US$211,769.
Se conoció que la distribución se hará lo más pronto posible, considerando que la parte defensora o el acusado decidieron no apelar de casación ante la Corte Suprema, o que automáticamente da luz verde para que procedan a la repartición del dinero.
La magistrada presidenta del Tribunal de Apelaciones dijo no estar de acuerdo con la forma como sus colegas establecieron que se distribuya el dinero, sin embargo, manifestó no poder hacer nada porque la mayoría estuvo de acuerdo. La resolución fue firmada por los magistrados Clarisa Ibarra y Julián Holmes, ambos miembros de la Sala Penal.

¿Dinero desaparece?
Mientras los magistrados hablan de distribución entre tres, existen informaciones de fuentes de mucha credibilidad, en el sentido de que el dinero no se encuentra en Puerto Cabezas, sino que fue llevado por un jefe policial a la capital, donde no se sabe si entregó el dinero a sus superiores, si está en sus manos o fue gastado.
Al consultar al nuevo jefe de la Policía de Puerto Cabezas, comisionado mayor Francisco Gaitán, el jefe policial dijo desconocer de tal dinero, por lo que consultó con el vocero de la Policía, capitán Celestino Aguirre, quien se encontraba junto a él, y éste le confirmó sobre la existencia de esos dólares.
EL NUEVO DIARIO y otros medios solicitaron al nuevo jefe que les mostrara el dinero que según el capitán Aguirre está en manos de la Policía de esta ciudad, y éste se negó diciendo que eso no era posible.
La juez de la causa, Sara Espinosa, señalo que ella presume que el dinero está en manos de la Policía, aunque durante todo el juicio, desde las audiencias preliminar e inicial, nunca dicho dinero fue presentado. Se supone que anda por ahí, dijo la judicial.
Por su parte, el defensor José Dolores Talavera dijo a EL NUEVO DIARIO que decidió no llevar el caso a casación porque sería someterse una vez más a la arbitrariedad de los magistrados. Además, que para que este Tribunal de Apelaciones se pronunciara, transcurrió un poco más de un año, y no se sabe cuánto tiempo más podría pasar este caso en casación. “Quizás hasta que mi defendido haya cumplido la condena”, dijo el defensor.
El abogado Talavera llamó a los magistrados del Tribunal de Apelaciones a no andarse alegrando por el pastel que se van a repartir, debido a que en los próximos días introducirá ante la Corte Suprema de Justicia una solicitud de revisión, con el objetivo de que puedan verse las arbitrariedades del proceso.
El 9 de julio de 2005, cuando agentes policiales allanaron la casa de Marvin Fúnez en Sandy Bay, la información que se manejó en el momento fue que la cantidad de dinero que había en la casa del acusado eran cerca de US$2,000,000, sin embargo, a la hora de darlo a conocer a los medios se manejó oficialmente la cantidad de US$600,000.
Al consultar a la juez sobre el porqué el dinero nunca fue mandado a depositar, ésta contestó que no se hizo para evitar que se diera lo que pasó con los otros US$600,000 que ocuparon en Managua y que después desaparecieron.