Nacional

Hospitales saturados de pacientes

* Mayoría de locales tiene 28 o más años de existencia * Escasez de insumos y personal ya se sentía en diciembre

Melvin Martínez

Las salas de los hospitales de Managua están saturadas; con necesidad de contratar más personal y comprar insumos médicos, afirmaron por separado a EL NUEVO DIARIO directores de algunos de dichos centros.
A finales de 2006, las anteriores autoridades de Salud habían admitido que cada hospital carecía de personal de salud e insumos médicos. En ese entonces, los directores de hospitales solicitaron la contratación de al menos 10 enfermeras y personal de apoyo como camilleros y auxiliares de enfermería, pero su solicitud aún no ha sido respondida.

Cirugías atrasadas
Los médicos que atienden en el Hospital “Roberto Calderón”, por ejemplo, declararon que hay atrasos en las cirugías programadas, y que crece la lista de espera, debido a la gran cantidad de casos de emergencia que atienden, a la falta de material quirúrgico y al poco personal con el que cuentan en el hospital.
“La realidad es que estos hospitales fueron hechos en 1974 para la demanda de cinco años, y más de 30 años después, la capacidad se ha sobrepasado.
Por otro lado, la gente tiene mayores expectativas porque estamos ofreciendo servicios de salud gratuitos”, afirmó el doctor Ariel Hernández, Director del Hospital “Roberto Calderón” (o “Manolo Morales”).
El galeno afirmó que en esta unidad de salud están garantizando los exámenes, pruebas de laboratorio, medicamentos y la consulta externa gratuita.

Déficit en todas las áreas
Según una fuente del Minsa, la institución requiere la reconstrucción urgente de al menos siete hospitales que no cuentan con las condiciones adecuadas para ofrecer los servicios de salud a la población.
“Necesitamos reconstruir unos siete hospitales, pero el presupuesto que recibe el Ministerio no nos alcanza para invertir en la infraestructura de las unidades de salud.
La mayoría de nuestros hospitales tienen entre 25 y 28 años. En aquellos años la población era de 2 millones y pico de habitantes, ahora somos casi 5 millones”, señaló.
La sobredemanda se ha hecho sentir en el “Lenin Fonseca”, donde la desatención es evidente hasta en los pasillos del centro, donde yacen los pacientes en camillas, a la espera de una intervención que les salve la vida.