Nacional

Dejaron abierta la demanda Tradeco

* Ataron al gobierno a un proceso de negociación, “pero mal manejado” * Diputado: “Este tipo de arreglos no suena bien” * Antiguas autoridades MTI deben rendir cuentas

El ex ministro de Transporte e Infraestructura, Ariel López Parra, dejó abierta la posibilidad de una eventual demanda millonaria de la empresa mexicana Tradeco, a cargo de la rehabilitación y mejoramiento de la carretera Chinandega-El Guasaule, lo cual podría implicar mayores costos al gobierno y pueblo de Nicaragua.
López acordó pagar US$1,387,270.11 a la compañía constructora para finalizar la relación contractual del proyecto, a través de un documento firmado el 9 de noviembre de 2006, apenas cuatro días después de que el sandinismo ganara las pasadas elecciones.
“No calcularon en la mesa de negociación puntos que el dueño demandaba. Es una demanda abierta, no fijaron techo ni piso. Al no fijar esto, dejan abierto un reclamo mayor”, manifestó a EL NUEVO DIARIO una fuente del Transporte e Infraestructura.

“Contractualmente la situación del MTI es débil. El documento significa que ataron al ministerio a un proceso de negociación, pero mal manejado. Ellos mandaron a otro grupo de mexicanos a negociar y nos va a tocar sentarnos”, aseguró.
La fuente destacó que a diferencia del conflicto con Hispánica, a cargo de la construcción de la vía Ticuantepe-Masaya-Granada, los mexicanos “redujeron el proceso arbitral a la ley nacional”, lo cual podría beneficiar a Nicaragua.
“Arreglaron el ajuste de precios a un número bajo, lo cual puede servir de referencia para otras demandas. Es como del 10 por ciento”, acotó.
Además de los US$1,387,270.11, Tradeco consiguió incluir los siguientes conceptos para futuros reclamos: sobrecostos generados por gastos generales por suspensión del proyecto, correspondientes al período del 2 de agosto de 2005 al 10 de mayo de 2006; sobrecostos generados por personal inactivo, equivalentes al mismo período.
Además, saldo correspondiente al suministro de tubería de concreto, y a la fabricación de agregados triturados para sub base, base, base negra y carpeta fina. El MTI también le incluyó “costo indirecto por disminución en las condiciones establecidas en el contrato”.
Originalmente, el reclamo de los mexicanos era mayor. Tradeco pidió, en mayo de 2006, US$5.4 millones más por la cancelación de contrato para la rehabilitación de la carretera Chinandega-El Guasaule, a pesar de las abrumadoras irregularidades técnicas y financieras de la obra, cuya construcción aún no concluye.

Jarquín: Procuraduría debe revisar
El diputado Agustín Jarquín, miembro de la Comisión de Infraestructura de la Asamblea Nacional, cuestionó el acuerdo con Tradeco, y señaló que debe averiguarse cuál fue el fundamento jurídico y técnico para que López, como titular del MTI, firmara dicho acuerdo, “porque si no (lo hizo), sería una temeridad”.
“Este tipo de arreglos no suena bien, y hay un aspecto, el de renunciar según el documento a reclamaciones posteriores. Sería ver a la Procuraduría, pues amerita un análisis de los expertos juristas de allí, y, sobre todo, ver un documento memoria, para ver en base en que tomaron esa decisión”, dijo el parlamentario por la Convergencia Nacional.
Para Jarquín, el hecho de que López firmara el acuerdo apenas cuatro días después de que Daniel Ortega ganara las elecciones presidenciales, “no pareciera bueno”, a menos según él, que existiera una justificación de urgencia, para evitar mayores gastos en el proyecto. “Y en todo caso informar a la nueva Administración”, expresó el diputado.
Señaló que, por ahora, lo más conveniente sería solicitar la no objeción a la Contraloría para la contratación directa de una empresa constructora adscrita a la Corporación de Empresas Regionales de Construcción (Coerco) y finalizar la obra, actualmente inconclusa.
Pero el diputado insistió en la justificación técnica-legal del arreglo entre el MTI y Tradeco. “Debe haber un grupo de técnicos detrás de eso”, puntualizó.
Según el ingeniero Fernando Martínez, Ministro de Transporte de Infraestructura, actualmente se analiza el caso para valorar las medidas a tomar. “Hay una comisión estudiando todos los documentos, y ya se nombró a un procurador especial para que vea todos los casos de reclamos”, dijo el funcionario la semana pasada.
Según el acuerdo firmado por López y Tradeco, el MTI debería pagar los US$1,387,270.11, además de los US$17,994,202.07 que canceló a Tradeco por la ejecución de la primera parte de la cuestionada obra.
El préstamo para la segunda parte de la vía --US$11.1 millones-- fue aprobado por la Asamblea a mediados del año pasado, pero bajo la condición de que Tradeco no participara en la cancelación del proyecto.