Nacional

Navaja, cuchillo y hacha

* Le hicieron 33 heridas de diferentes tamaños, asegurándose de lesionarle órganos y partes vitales * Policía estima que fueron tres los criminales, entre ellos una mujer que se habría sumado a la orgía sangrienta * Hay elementos todavía oscuros en la investigación, como presunta presencia de semen en una cama y un vehículo fuera de su garaje

Estelí y Managua
Tres tipos de armas blancas: una navaja pequeña, un cuchillo grande y una hachita casera, fueron las armas utilizadas para acabar con la vida del jurista, poeta, periodista, pintor y escritor esteliano, Danilo Torres Rodríguez, encontrado casi degollado en su vivienda el pasado domingo.
Una fuente policial que estuvo en la escena del crimen, identificó estos tipos de armas por las dimensiones y las formas de las 33 heridas encontradas en el cuerpo de la víctima, la mayoría de ellas asestadas en el tórax.
La Policía estima que participaron en el crimen de dos a tres personas, presumiblemente una de ellas fue una mujer, pues encontraron huellas de zapatos femeninos.
“Ahí hubo premeditación, alevosía y ventaja. No hay mucha alteración en la escena del crimen para el nivel de acción que hubo. La víctima aparentemente no opuso resistencia”, explicó la fuente.
La víctima fue encontrada completamente desnuda en uno de los cuartos. Estaba tendido bajo la cama, y, supuestamente, había residuos de semen. La Policía ayer realizó una reinspección en la vivienda de la víctima y en los alrededores del lugar.

Acribillado
Informaciones preliminares del médico forense confirman que el cuerpo de Torres Rodríguez presentaba 33 heridas de cuchillos de diferentes dimensiones. El informe detalla una herida abierta en el cuello de unos 15 centímetros, la que prácticamente lo degolló, una herida que le alcanzó el corazón, otra que le perforó el estómago, dejando los intestinos expuesto el hígado y los pulmones.
El informe del forense también destaca una herida de tres centímetros en el labio superior de la víctima, que le afectó dos dientes superiores.

Escena del crimen
Durante la inspección en la escena del crimen, la Policía encontró en la cama ropa de la víctima y de la esposa, y salpicaduras de sangre.
El asesino o los asesinos de Torres Rodríguez crearon condiciones para que su acción no fuera descubierta por ninguno de los vecinos del ahora occiso, de tal forma que abrieron una llave del lavamanos y otra del baño.
También encendieron un televisor y un DVD que la víctima tenía en su dormitorio, y que nueve horas después del crimen, cuando llegaron los primeros oficiales de Policía, estaban encendidos, lo que lleva a presumir que el sonido del televisor impidió que los vecinos escucharan el ruido o lamentos de Torres cuando era asesinado.

Vehículo de la víctima
Otro elemento que está investigando la Policía, es la aparición del vehículo de la víctima, una camioneta Toyota, gris, placas ES-02856, en el barrio “Juan Alberto Blandón”, cerca de la 01:00 p.m., del domingo.
Lo que no está claro es cómo llegó el vehículo a ese lugar, cuando se supone que el automotor estaba en el inmueble de Torres Rodríguez a la hora del crimen. Una de las presunciones es que la camioneta pudo ser utilizada por los asesinos para escapar del lugar.
Pero una inspección realizada por peritos de la Policía al vehículo, indica que en el automotor no se encontraron pistas o elementos que al menos permitieran relacionarlo con el crimen.
Los uniformados sólo encontraron huellas dactilares, las que fueron enviadas al Laboratorio Central de Criminalística de la Policía, pero no se ha comprobado si las mismas eran de la víctima o de sus victimarios.
El cadáver de Torres Rodríguez fue encontrado por su esposa en horas del mediodía del domingo, cuando Adilia Esther Medina Carmona regresó del municipio de Somoto, hasta donde se traslada todos los sábados junto a tres de sus hijos para impartir clases en una universidad.
Por su parte, el Instituto Nicaragüense de la Cultura deploró la muerte del poeta Danilo Torres Rodríguez, y solicitó a la Policía profundizar en sus investigaciones hasta dar con el autor o los autores del crimen.
Alfredo Salinas, vocero del INC, afirmó que el Instituto deplora la muerte de Torres Rodríguez, y “exigimos que la Policía dé con los criminales”.

Hay tres sospechosos
En Managua, el comisionado mayor Alonso Sevilla, jefe de Relaciones Públicas de la Policía Nacional, aseguró que ya cuentan con tres sospechosos, pero prefirió no dar mayores detalles sobre las investigaciones que realizan.
“Hay sospechosos, pero por no arriesgar las investigaciones no podemos dar mayores datos”, dijo Sevilla, quien no pudo precisar si los sospechosos de los que habló estaban detenidos o sólo identificados.
“Estamos investigando”, dijo Sevilla, quien confirmó que el equipo especial de investigadores que fue enviado a Estelí, ya se encontraba trabajando con la Policía de la localidad.

(Con la colaboración de Luis Alemán)