Nacional

Calidad del agua es un asunto de salud pública


Fiebre tifoidea, insuficiencia renal e intoxicación crónica son, entre otros, algunos de los padecimientos que las personas pueden sufrir producto del consumo de agua de mala calidad, según reporta la Asociación Nicaragüense de Medicina Interna (ANMI), conformada por casi 300 médicos internistas del país.
A esto hay que agregarle la contaminación de los mantos friáticos (aguas subterráneas) en el occidente del país, debido a los plaguicidas aplicados en esas zonas, lo que originó una oleada de insuficiencia renal crónica, lo que a su vez provoca que los riñones se paralicen, dijo Vicente Maltez, miembro de ANMI, quien citó a la Asociación de Enfermos de Riñón en Nicaragua, para decir que han fallecido 7 mil personas en los últimos 15 años debido a problemas renales.
Cabe mencionar que, según Maltez, sólo el año pasado fallecieron cerca de mil 300 personas por insuficiencia renal crónica; también añadió que para este año los médicos internistas que integran ANMI pretenden retomar temas médico sociales, como problemas de la seguridad alimentaria, la importancia de los lácteos, las enfermedades transmitidas por el alimento, entre otros.
Maltez mencionó a EL NUEVO DIARIO que en julio de 2005 ANMI presentó un informe en donde se discutió con varios sectores el tema del agua y el efecto de la mala calidad de la misma en la salud pública, pese a que casi la mitad de la población no tiene acceso al vital líquido, según datos de la Empresa Nicaragüense de Acueductos y Alcantarillados (Enacal).
En la última semana de julio de 2005 “hicimos una mesa redonda que fue presidida por el doctor Salvador Montenegro, por el ambientalista Camilo Lara y por científicos nuestros (ANMI). En ese entonces, discutimos de cómo esto (la mala calidad del agua) afecta la salud pública. Invitamos en ese tiempo al representante de Enacal, Luis Henry Debayle Solís, pero no nos hicieron caso, no les interesó”, dijo Maltez.
Miembros de ANMI destacaron la importancia que tiene este tema de la calidad del agua, ya que, según Gloria Quintana, miembra de ANMI, actualmente tienen datos de que las enfermedades crónicas han tenido un repunte en los últimos 10 años, y que ocupan alrededor del 60 por ciento de morbilidad.
Estas declaraciones fueron dadas por miembros de ANMI en su Asamblea General, en donde también eligieron a su nueva Junta Directiva, la cual quedó conformada por Guillermo Porras, Presidente; Jesús Marín, Vicepresidente; Pablo Amaya, Secretario General; Gloria Quintana, Secretaria de Relaciones Nacionales e Internaciones; Sayonara Sandino, Secretaria Científica; Alejandro Espinoza, Secretario Sociocultural, y Eliut Castillo, Fiscal.
Transgénicos también son asunto de salud pública
Según Maltez, los transgénicos también provocan padecimientos a los consumidores, ya que favorecen fenómenos alérgicos crónicos y reacciones que sensibilizan a las personas, lo que también provoca que después los antibióticos no surtan efecto.
Agregó que cuando las personas consumen transgénicos y llegan a tener infecciones, los antibióticos no surten efecto porque se produce un fenómeno que altera su metabolismo interno, por lo tanto, “consideramos que los transgénicos son un problema de salud, consecuencia de la falta de vigilancia del gobierno y de las autoridades sanitarias sobre su ingreso y paso por el territorio nacional y su consumo”, dijo Maltez.