Nacional

Caso Volz fue un reto para sistema judicial

*Culpables guardan prisión en sistema penitenciario de Granada

Heberto Rodríguez

Detrás del rastro de un mechón de cabello y algunas manchas de sangre, el investigador policial Silvio Aguirre se encontró con el cadáver de Doris Ivania Jiménez Alvarado. Estaba tirada en el piso y su cabeza envuelta con trozos de sabana apenas se sostenía sobre el colchón de la cama.
Ahí, en el único cuarto de la tienda “Sol Fashion”, fue violada y asesinada Doris Ivania, el 21 de noviembre de 2006, hecho que conmovió a los pobladores del municipio de San Juan del Sur.
El pasado viernes se hizo justicia en este caso, cuando la juez de Distrito Penal de Juicio, Ivette Toruño Blanco, declaró culpables por el delito de asesinato atroz a Eric Stanley Volz y Julio Martín Chamorro.
Este crimen, a criterio de la judicial Toruño Blanco, representó un verdadero reto para el sistema de justicia penal del país.
“Fue un caso muy difícil. Definitivamente había mucho que investigar, pero con lo que se logró obtener, se construyó la culpabilidad efectivamente”, dijo.
Sin embargo, la judicial Toruño Blanco lamentó que los peritos policiales no defendieran en el juicio el trabajo que realizaron.
“¿Cómo es posible que diga un perito (Noel Martín Corea) que no había cabellos de la víctima en el colchón donde fue encontrada?”, se preguntó.
Por tal razón, la judicial Toruño Blanco decidió desechar esas pruebas, dejando claro que falló la técnica policial en este caso.
“Es experiencia que nos debe quedar a todos, porque el sistema penal es un todo”, reflexionó.
EL NUEVO DIARIO solicitó ayer una entrevista con el jefe del Laboratorio Nacional de Criminalística de la Policía Nacional, en busca de una explicación técnica de la actuación de los peritos, pero no obtuvimos respuesta.
Una de cal y otra de arena
En cambio, la experiencia del agente policial Pedro Narváez, demostrada al encontrarse a 90 metros de la escena del crimen, fue determinante en el esclarecimiento de este crimen.
Doris Ivania ya había sido asesinada cuando Narváez se topa a eso de la una de la tarde con Julio Martín Chamorro y lo nota muy nervioso y con aruñazos recientes en uno de sus brazos.
Con la declaración testifical de Narváez confrontada con la evidencia encontrada por los médicos forenses, la judicial Toruño Blanco desecha los testimonios de las personas que aseguraron haber visto a Stanley Volz en Managua, el día del crimen.
“Si yo digo que veo a alguien aruñado y me dice una médico que está aruñado y que la evolución es compatible con la fecha, ¿a quién le van a creer?, al que confrontas con la evidencia”, explicó la judicial.
Igualmente fue bien valorada la declaración testifical de Nelson López Danglas, quien vio a Stanley Volz cerca de la escena del crimen.
“Se lo digo delante de él, me pagó 50 córdobas por cargarles unas bolsas y que las pusiera en un carro blanco, vidrio oscuro”, dijo Danglas ante la judicial.
El testimonio de Danglas también fue confrontado con la evidencia encontrada con los médicos forenses en el cuerpo de Stanley Volz, quien presentaba aruñazos en el tórax y el hombro.
No obstante, este juicio representó un reto para el sistema de justicia penal, y no sólo porque había mucho que investigar. La actuación del juez de Audiencias Eward Peter Palma, al otorgar arresto domiciliar a Stanley Volz, aduciendo falta de pruebas, fue el otro motivo.
EL NUEVO DIARIO inmediatamente hizo pública esta actuación y capturó la atención de las autoridades pertinentes, aunque todavía no se han pronunciado sobre el resultado de la investigación que estaban realizando.
Además de la actuación del juez Peter Palma, el caso de Doris Ivania cobró una mayor relevancia por el gran interés mostrado por las autoridades del gobierno de los Estados Unidos.
Después del veredicto de culpabilidad, la madre de Doris Ivania Jiménez, Mercedes Alvarado, se soltó en llanto y agradeció a los medios de comunicación por el apoyo brindado durante este juicio.
El que no se mostró satisfecho con el trabajo periodístico fue el abogado defensor de Eric Stanley Volz, Ramón Rojas, quien durante los alegatos manifestó que EL NUEVO DIARIO en sus ediciones había condenado a su defendido, función que le corresponde únicamente a la judicial.
Doña Mercedes Alvarado expresó ayer estar muy agradecida por la cobertura realizada por este periódico desde el día del crimen de su hija hasta el término del juicio.
“Yo estoy muy agradecida con EL NUEVO DIARIO, porque fue el único medio que dio total cobertura al caso, y yo recuerdo que en varias ocasiones llamé a otros medios para darles denuncias y nunca llegaban o sólo sacaban fragmentos de lo que se les decía, y por eso reconozco esta labor, al igual que mi familia y la gente de San Juan del Sur y Rivas”.
Alvarado admitió que en estos dos meses y 25 días que duró el proceso, fueron momentos dolorosos, pues aparte del dolor de haber perdido a su hija, pretendieron menguar su sufrimiento con dinero.
Al referirse a la pena que puede recibir su ex yerno y el sanjuaneño Julio Martín Chamorro, indicó que la justa es que sea la máxima, equivalente a 30 años.
Asimismo, aseguró que estará pendiente de la apelación que interponga el abogado Ramón Rojas, defensor de Stanley Volz.
El NUEVO DIARIO conoció ayer que los dos declarados culpables por el asesinato atroz de Doris Ivania, guardan prisión en el Sistema Penitenciario de Granada y no en Tipitapa, como se manejaba.