Nacional

Néstor Delgadillo dice ser acosado y perseguido

* Implícitamente hace recaer sospechas en la “Fundación Nueva Era”

Eloisa Ibarra

El ex director del Instituto Nicaragüense de Estadísticas y Censos, Néstor Delgadillo, denunció ante la Fiscalía General de la República sentirse acosado, amenazado y perseguido, y pidió que investiguen quién o quiénes están detrás de esas acciones.
Refirió que todo comenzó hace tres semanas, con llamadas telefónicas, mensajes por correo electrónico, cuyo contenido declinó comentar, y la persecución toda la tarde del pasado martes de parte de tres personas a bordo de una camioneta con vidrios oscuros.
Detalló que se percató de que tres personas lo perseguían a bordo de la camioneta, cuando circulaba por la rotonda de Metrocentro, y notó que había observado el mismo vehículo horas atrás en la Carretera Sur, por lo que tuvo intención de bajarse y abordarlos.
“Me siento amenazado y perseguido, el asunto es muy serio”, dijo Delgadillo, tras recordar que semanas atrás acudió a la Contraloría porque lo citaron para preguntarle sobre sus actividades en la Fundación Nueva Era, y al no tener nada que ocultar les contó que había participado en la formación del Instituto de Capacitación de Líderes y conocía las gestiones de financiamiento.
Delgadillo dijo en la Contraloría que el ex presidente Enrique Bolaños pidió durante su gobierno al menos US$1.9 millones al Banco Centroamericano de Integración Económica (BCIE), al PNUD, y a las embajadas de Taiwan y Japón, para financiar la fundación privada.
La Fundación la integran: Bolaños, Delgadillo, el secretario personal del ex presidente, Lincoln Escobar; Lindolfo Monjarretz, ex vocero de la Presidencia, y Ariel Montoya, también ex funcionario de la Presidencia.
Desde la Fundación Nueva Era, según Delgadillo, se impulsaría el Instituto Para Formación de Líderes Éticos (IFLE).
En relación con la investigación que la Contraloría le sigue, dijo que ha contestado los señalamientos y está honrando la deuda, la cual, insistió no fue un autopréstamo, porque el presidente Bolaños, fue la primera persona a quien le comunicó.