Nacional

Solidaridad española salva a una niña nica


María José tiene dos años y sufría una neumonía muy grave. La niña fue sometida ayer a una operación de dos horas para solucionar sus problemas respiratorios en el Hospital Gregorio Marañón de Madrid, España. La menor salió “muy bien” de la intervención y se recupera satisfactoriamente.
A la niña se le diagnosticó hace un año una malaria hemorrágica (dengue) que le provocó una neumonía muy grave, que se le complicó “por negligencia médica”, según explicó su madre, Rosadely. Tras diversos problemas agudos, la niña fue sometida a una traqueotomía que le provoca problemas respiratorios, por lo que el Hospital Gregorio Marañón la sometió a la operación de “estenosis subglótica”.
Operación de dos horas
La menor ingresó ayer en el quirófano a las 13:00 horas de Madrid (6:00 horas de Managua) y dos horas después, tras concluir la intervención, fue trasladada a la sala de reanimación, dijo Isabel Pérez, hija del matrimonio que acogió a la niña en Madrid.
Esta mujer agregó que no podía ofrecer más detalles, salvo que los médicos habían informado de que “todo había salido muy bien”. La niña ha de permanecer ingresada en la Unidad de Cuidados Intensivos (UCI) durante unos días antes de ser trasladada a planta.
María José y su madre llegaron la semana pasada a Madrid con una iniciativa promovida por la Fundación Fabretto, con la colaboración de la Consejería de Sanidad del Gobierno regional de Madrid y la aerolínea española Iberia.
Jubilados contentos
Rosadely tiene otras dos hijas, y tuvo que dejar de colaborar en Nicaragua con la Fundación Fabretto para dedicarse a María José, que “sólo sale a la calle para ir al médico”, ya que el ambiente que se respira en Ocotal, donde residen, es perjudicial para su salud.
Rosadely agradeció a la Fundación las gestiones realizadas para conseguir que la niña pudiera ser operada en Madrid, cuyo gasto corrió a cargo del Gobierno Regional de Madrid, así como a la ONG de Iberia “Mano a Mano” que cedió los billetes de avión.
Durante su estancia en Madrid, Rosadely y María José han permanecido alojadas por el matrimonio formado por Jesús Pérez y Magdalena del Caño, colaboradores de la Fundación Fabretto, que centra su actividad en la cooperación para el desarrollo en Nicaragua. Ambos están jubilados, por lo que para ellos es una alegría el tener una niña en casa. “Los dos hemos sido maestros, así que conocemos muy bien a los niños”, comentaron.
La Fundación Fabretto centra su actividad en la cooperación al desarrollo en Nicaragua, apoyando principalmente los programas educativos y los proyectos productivos de la Asociación Familia Padre Fabretto. Fue fundada en los años 50 y en la actualidad atiende a más de 4,000 niños, jóvenes y sus familias de escasos recursos económicos.