Nacional

Ampliación de Conchudita amenaza al río San Juan

* Proyecto minero a cielo abierto está a sólo 200 metros del río y se une al peligro de Las Crucitas, a 5 kilómetros * Empresa Vanessa Venture da un paso adelante en sus pretensiones que causarían un grave daño ambiental

María Haydée Brenes

Una carta de alerta al presidente Daniel Ortega y su gabinete fue enviada por la alianza conformada por las asociaciones ambientalistas de Nicaragua y Costa Rica para destacar la amenaza que se cierne sobre el río San Juan, ante la ampliación y posible inicio de los proyectos mineros Las Crucitas y Conchudita, ubicados a cinco kilómetros y 200 metros del río San Juan respectivamente.
Los proyectos mineros pertenecen a la compañía Infinito, subsidiaria de la empresa Vannessa Ventures instalada en Costa Rica.
El Centro Humboltd, Fundación del Río en Nicaragua, Unión Norte por la Vida y el Frente de Oposición a la minería de oro a cielo abierto, en la zona norte, que aglutina a diversas organizaciones de Costa Rica, conforman la alianza que pretende que ambos países hagan honor a los acuerdos binacionales de protección al Río San Juan y no permitan la explotación minera.
Desde 2001, Vannessa Venture está disputando al gobierno costarricense la autorización para su concesión minera, en vista de que ese país tiene una moratoria a esta actividad, y está a un paso de lograr su OK gracias a la resolución número 3638-2005 de la Secretaría Técnica Nacional Ambiental (Setena), que le otorgó viabilidad ambiental al proyecto.
Nuevos estudios trastocan todo
La Asociación Comunidades Ecologistas Usuarias del Golfo de Nicoya (CEUS) ha informado que el yacimiento de oro reportó la existencia de 194 mil onzas de oro en saprofita en vez de las siete mil onzas reportadas hace ocho años durante la exploración.
La información que hemos obtenido por medio de la página web de la empresa, destaca CEUS en un informe, hace referencia a un nuevo estudio de factibilidad realizado en febrero de 2006 por la empresa Micon International Limited que considera necesaria la explotación de, roca dura para compensar la reducción en la cantidad de oro.
“En la actualidad, Vannessa Venture está haciendo nuevos estudios, los cuales deberán dejar sin efecto la viabilidad ambiental recientemente otorgada, pues cambia todo los impactos, los planes de recuperación, las medidas de mitigación, la prevención y control de drenaje ácido de la mina entre otros”, manifiestan los ecologistas.
Conchudita quiere más
Mientras la polémica continúa por el proyecto Las Crucitas, ubicado a cinco kilómetro del río San Juan, la empresa Vannessa Ventures pretende una ampliación de 2000 hectáreas del proyecto Conchudita ubicada a tan sólo 200 metros del río San Juan, con lo cual crece la preocupación de los ecologistas.
“Apelamos por medio de la carta al presidente Ortega para que no se vean afectados nuestros recursos naturales debido al impacto ambiental que suscitaría la explotación minera, y esperamos que sean respetados los acuerdos internacionales que ambas naciones han suscrito tales como el Convenio de Diversidad Biológica, Convención de Humedales y Conservación de la Biodiversidad y Protección de Áreas Silvestres en Centroamérica”, señalo la oficial de incidencia en Minería, Angélica Alfaro, del Centro Humboldt.
Para concluir, Alfaro destacó que en un foro realizado con respecto a minería, con alcaldes del departamento de Río San Juan, éstos manifestaron que las concesiones mineras a cielo abierto no están siendo permitidas por ellos para evitar degradar el recurso, y esperan lo mismo de sus contrapartes costarricenses.