Nacional

Juicio a ex contador del Banco Central por estafa


La institución encargada de velar por la estabilidad de la moneda (el córdoba) a nivel nacional e internacional, no detectó a tiempo la estafa de un contador que se supone sustrajo del Banco Central 70 mil 937 córdobas y 1,580 dólares.
Aunque la sustracción de dinero ocurrió entre 2004 y 2005, es hasta ahora que el caso salió a luz porque la Fiscalía acusó formalmente por la presunta autoría del delito a Wilmer Orozco González, ex contador del BCN, quien hoy deberá comparecer ante la juez octavo penal de Audiencias, Karla García, para responder por el delito que le achacan.
La acusación suscrita por la fiscal Amanda Mendoza, señala que el acusado trabajaba en el Banco Central desde 1986, como contador del área de compras y responsable de los depósitos de garantías de cumplimiento de las licitaciones que el banco central organizaba.
Así mismo, recibía el dinero que provenía de la devolución de garantías de cumplimiento de contrato de los proveedores que alquilaban vehículos para el BCN.
Según la relación de hechos que la Fiscalía le hizo a la juez, el acusado no depositaba el dinero en caja del banco, evitando así que el dinero se contabilizara en los registros de la institución.
Pero como entre cielo y tierra no hay nada oculto, mediante una revisión de los expedientes de los proveedores, las autoridades del banco notaron que faltaban varios soportes de depósitos, por lo que el 30 de mayo de 2005, José Leonardo Gutiérrez auditó las cuentas que manejaba el acusado.
La auditoria reveló que faltaba el dinero que 61 proveedores habían pagado por la compra de pliegos de bases y entrega de garantías.
Para acreditar los hechos acusados, la Fiscalía ofreció como prueba los resultados de la auditoría interna, testigos y los diferentes memorandos que Pamela Obregón le envió al contador donde le entregaba diferentes cantidades de dinero.
Este viernes se sabrá si hay mérito o no para ir a juicio, pero desde ya la Fiscalía pidió a la juez que le ordene al acusado rendir una caución económica de 20 mil córdobas y someterse al cumplimiento de otras medidas a fin de garantizar que responderá al proceso aunque esté en libertad.