Nacional

Coartadas de Volz huelen a falso testimonio

*** Primera vez que acusado habló, fue para admitir que presuntos compinches lo habían señalado ante Policía como implicado en el asesinato *** Divaga dando a entender que acusación proviene de rivales nicaragüenses en bienes raíces y patina con horarios que lo vuelven ubicuo *** Empleados de empresa de alquiler de vehículos dan detalles sobre cómo asistente de Volz intentó manipularlos para que apuntalaran mentiras del indiciado

Eric Stanley Volz rompió el silenció ayer durante el segundo día del juicio que se realiza por el asesinato atroz de su novia, Doris Ivania Jiménez Alvarado, negando todos los señalamientos que hay en su contra, pese a admitir que el otro acusado del caso, Julio Martín Chamorro, lo señaló de ser el principal autor de este crimen que ha estremecido a gran parte de la población del departamento de Rivas. Esto ocurrió en un careo que efectuó la Policía en el proceso investigativo.
Esta afirmación incluso sorprendió a los representantes del Ministerio Público, pues viene a ratificar el testimonio rendido por el agente policial Silvio Aguirre, investigador del caso, quien testificó que cuando capturó a Chamorro López, le dijo que Stanley Volz le había ofrecido cinco mil dólares para que participara en el caso.
En su declaración, Stanley Volz también reconoció que el testigo Nelson López Dangla en otro careó lo señaló de haber estado en la escena del crimen el pasado 21 de noviembre.
Volz sostuvo que Chamorro López durante el careo hasta le dijo que el primero en violarla fue Armando Llanes y luego él (Volz). “En ese momento me di cuenta de que estaba en serio problema”, agregó ante la judicial.
Luego manifestó que dichas versiones eran falsas y aprovechó para negar también que era un hombre celoso, tal como lo han sostenido testigos que se identificaron como amigos de la víctima.
Stanley Volz negó igualmente que le debía dinero a Doris Ivania, como dijo en su declaración testifical Mercedes Alvarado, mamá de la ahora occisa.
Excusa sin sentido
Así mismo, dejo entrever que ha sido involucrado en este caso porque es socio de una empresa de bienes raíces de nombre “Century 21”, y para él “en Nicaragua este negocio tiene mucha competencia y muchas compañías hablan mal de las otras”.
Stanley Volz insistió en su declaración en cuanto a que el día del crimen se encontraba en Managua, y que de ahí salió hacia San Juan del Sur a eso de las cinco de la tarde, contrariando a los testigos que aseguran que estuvo en San Juan del Sur ese día.
De acuerdo con su testimonio, a la hora del crimen él estaba en una teleconferencia con el periodista Ricardo Castillo y el norteamericano Nick Purdy, quien en ese momento se encontraba en Georgia. Los tres conversaban de negocios, pues trataban de llegar a acuerdos para fortalecer una revista que Stanley Volz posee.
No le dio trascendencia a muerte
Después de la teleconferencia, Stanley Volz manifestó que fue a almorzar con Castillo, luego se cortó el cabello en las oficinas que tiene en colonial Los Robles, donde ordenó rentar un vehículo a Hertz Rent a Car, después de enterarse, a eso de las 2:43 de la tarde, que su novia había muerto. Dicha información la obtuvo a través de una llamada que le hizo desde San Juan del Sur, a la hora antes señalada, Gabriela Sovalbarro, amiga de la víctima.
Pero Stanley Volz salió supuestamente de Managua hasta las cinco de la tarde y llegó a la escena del crimen entre las 6:30 de la tarde y siete de la noche.
Por su parte, Gabriela señaló ayer que cuando le avisó a Volz de lo sucedido a Doris, ella no lo notó tan sorprendido y tampoco lloró. Añadió que la víctima le había comentado que si Volz se enteraba de que se la “pegaba” la mataba. Con este testimonio ya son dos los testigos que dan fe de las amenazas de muerte que el extranjero le hacía a Doris Ivania.
El testigo José Antonio Herrera explicó que con el único que la víctima se encerraba en su tienda era con Stanley Volz, y que de ahí con nadie más, y hasta expresó que ya en tres momentos había visto al acusado y a la víctima encerrarse en la tienda, y con lágrimas en sus ojos le hizo un llamado a Chamorro López para que hablara y contara todo, y no siguiera haciendo sufrir a su madre.
Intentaron manipular a los de Rent a Car
En el desfile de testigos también aparecieron dos empleados de Hertz Rent a Car: Víctor José Morales e Indira Leiva García, y ambos fueron claros al señalar que en ningún momento vieron a Stanley Volz realizando y firmando los trámites correspondientes para efectuar la renta del vehículo que usó para ir a Rivas.
Leiva indicó que la transacción se dio entre la una y dos de la tarde, lo cual contradice las declaraciones que dio el propio Volz, ya que dijo que fue a eso de las tres de la tarde que procedió a ordenar que le rentaran el vehículo. Asimismo, indicó que la asistente de Stanley Volz insistió en días posteriores en solicitarle documentos que hicieran constar que el acusado estaba en Managua y que llegó a hacer los trámites de la renta del vehículo, pero la solicitud les fue negada.
Otro de los que declaró ayer fue el oficial de la Policía de Rivas, Pedro Narváez, quien llegó a confirmar que vio a Julio Martín Chamorro López el día del crimen en una actitud sospechosa, y que se lo encontró a 90 metros de la tienda de Doris Ivania a eso de las 12:45 de la tarde, y hasta especificó que lo vio con rasguños en uno de sus brazos.
Además del testimonio de Stanley Volz, la defensa llamó a declarar al periodista Ricardo Castillo y a Nick Purdy, quienes señalaron que estuvieron en la teleconferencia con el acusado y que ésta supuestamente se dio desde la oficina ubicada en Los Robles.
Según Castillo, se encontró con Volz a partir de las 12 del medio día, y la teleconferencia duró 55 minutos y luego almorzaron. Otra que ubicó a Stanley Volz en Managua fue la estilista Rosy Elena Estrada, quien dijo que la llamó para que llegara a cortarle el cabello a Los Robles, llegando al lugar señalado a las 2:00 de la tarde y salió tres horas después.
El último en declarar ayer fue el joven Yamir Broob González, propuesto por la defensa de Chamorro López. En su intervención relató que el día del crimen de Doris Ivania, llegó a las nueve de la mañana a buscar al acusado a su casa para que le sirviera de traductor a su novia, una canadiense que ya no está en el país.
Supuestamente ese día almorzaron junto a Chamorro López en el mercado de San Jun del Sur, y a la una de la tarde cada quien se dirigió a su casa. Con este testimonio concluyó la segunda parte de este juicio. El proceso se aplazó debido a que faltaron dos testigos que propuso el abogado defensor de Chamorro López, y la juez de juicio de Rivas, Ivette Toruño Blanco, lo reprogramó para iniciar a las nueve de la mañana de hoy y posiblemente hoy mismo concluya.
RECUADRO
PARTES OPTIMISTAS
El abogado Ramón Rojas restó importancia a las contradicciones que existen conforme a la hora que supuestamente se rentó el vehículo.
“Lo que es horario, distancia, nadie va a serte exacto, pero ahí está el documento que presenté con la hora que llegó el vehículo. Siempre hay su desfase de media hora, nadie se acuerda, pero en realidad la hora exacta la va a dar documento que presenté, que dice a las tres y pico”, dijo.
Sobre el resultado de los dos primeros días de juicios, Rojas se mostró muy satisfecho, aunque no descarta el veredicto de culpabilidad.
“Yo siempre soy optimista, pero la última palabra la tiene el juez, si él es culpable o es inocente. Si lo declara culpable, pues lo vamos a seguir defendiendo a través de recursos para arriba, en Apelaciones. Sería una grosería decir que lo van a condenar o que lo van a absolver…”.
Sobre las afirmaciones de su defendido durante su declaración, Rojas destacó la sinceridad mostrada. “Volz lo dijo, vos sabés que fue sincero, él pudo quedarse callado, pero dijo lo que pasó”.
Por su parte, el fiscal auxiliar Jorge Téllez explicó que precisamente “esas contradicciones son las que fundamentan la petición de un veredicto de culpabilidad. Nosotros ya sabíamos que los testigos venían a mentir al juicio y se confirmó con la información que dio la gente de la empresa”.
Imagínate que llamaron a la empresa Hertz rentando un vehículo, inclusive antes que encontraran el cuerpo de la víctima. La empresa Hertz dice que fue alrededor de la una de la tarde y el cuerpo lo encontraron a la dos y media ¿entonces?, con sólo eso…”, además, “se cortó el pelo, llamó a toda la gente y estaba manteniendo una comunicación con un norteamericano. A la hora que estaba almorzando supuestamente estaba también hablando por teléfono, eso es una locura”.
El representante del Ministerio Público finalizó diciendo que “hay suficientes elementos, hay suficientes pruebas. El caso resultó mejor de lo que esperaba la Fiscalía, había certeza, pero la prueba indica que estamos mejor de lo que pensábamos”.