Nacional

Compromiso Carrión-Powell fue de destruir los Sam-7


Vladimir López

El Ejército de Nicaragua se comprometió ante el Departamento de Estado a destruir los misiles Sam.7, a excepción de una cantidad mínima de 400 cohetes, durante la visita que realizó a Nicaragua el entonces secretario de Estado, Colin Powell, el 4 de noviembre de 2003.
Lo anterior se desprende de un documento memoria de la reunión sostenida entre el entonces Comandante en Jefe del Ejército de Nicaragua, general Javier Carrión, y el ex secretario de Estado Colin Powell, en las instalaciones del aeropuerto de Managua el 4 de noviembre de 2003, reunión donde participaron los ministros más importantes de la Administración de Enrique Bolaños.
El documento memoria de esa reunión, que fue facilitado a EL NUEVO DIARIO por ex funcionarios allegados al ex presidente Bolaños, revela que el general Javier Carrión explicó a Powell que el Ejército de Nicaragua estaba desarrollando una nueva doctrina acorde con las nuevas amenazas.
Agregó, según el documento, que ese trabajo lo realizaba en conjunto con el Ministerio de Defensa, el cual se reflejaría en la Política de Defensa y en el Libro Blanco de la Defensa. “El general Carrión expresó que este proceso puede tomar un año o año y medio”.
“El general Carrión afirmó que en el año 2004 van a destruir 1,000 misiles, a un promedio de 100 cada mes, pero ésta es una acción que requiere tiempo, porque todos estos cohetes están inventariados y registrados”, dice el documento.
Añade que la destrucción del resto de misiles se llevará a cabo en 2005. No obstante, de acuerdo con la Memoria, el general Carrión manifestó que dentro de la doctrina del Ejército se considera conservar una minoría de misiles (un 20 por ciento), lo cual puede ayudar a la seguridad estratégica de Nicaragua.
Destruidos en año y medio
Según el documento, el general Carrión se comprometió a que el Ejército destruiría el 80 por ciento de los misiles en un plazo de año y medio, ya que técnicamente era difícil hacerlo antes, por lo que el secretario Powell preguntó si se necesitaba asistencia técnica por parte de Estados Unidos.
“Tanto el ministro de Defensa (José Adán Guerra) como el general Javier Carrión, coincidieron en la necesidad de contar con el apoyo de un equipo técnico de Estados Unidos en materia de destrucción de armamentos y el envío de dicho equipo, tal vez después de la visita del ministro de Defensa a Washington, que es el 20 de este mes”, apunta el documento.
En el documento se indica que Colin Powell señaló que durante esa visita que realizará el ministro de Defensa de Nicaragua a Washington, se establecería en conjunto con el secretario de Defensa, Donald Rusmfeld, los detalles relativos a la cooperación técnica, y se debería fijar el cronograma de destrucción de los misiles, ya que una vez iniciado el proceso de destrucción, tendría que hacerse lo más rápido posible.
En la Memoria se destaca que el secretario Powell, durante la reunión, observó que el 20 por ciento de los misiles que desea conservar el Ejército todavía es mucha cantidad, debido a los recursos que implica su mantenimiento y los problemas que ocasionan cuando termina su vida útil.
“El general Carrión aseguró que el Ejército de Nicaragua va a trabajar en el calendario de la destrucción, aunque eso signifique asumir un costo personal. También expresó que el Ejército siempre ha cumplido sus compromisos y que esta vez también lo hará”, señala el documento memoria.