Nacional

Corredor de seguros contra Iniser y la Superintendencia


Eloisa Ibarra

El profesional de seguros Róger Antonio Doña Angulo presentó una denuncia ante la Comisión Permanente de Derechos Humanos (CPDH), contra los funcionarios de la Superintendencia de Bancos (SIB) y el Instituto Nicaragüense de Seguros y Reaseguros (Iniser), por negligencia administrativa.
Doña recurrió ante la CPDH después de dos años de un proceso administrativo ante la SIB contra funcionarios del Iniser, entre ellos el ex presidente de la institución Manuel Gurdián, que se llevaron de forma ilegal documentos que tenía bajo resguardo en su oficina.
Ante la SIB argumentó que funcionarios del Iniser actuaron de forma irregular al violentar sus derechos individuales al ingresar el 23 de septiembre de 2004 a sus oficinas, y sustraer de manera ilegal documentación importante que después fue adulterada.
Refiere que en esa fecha se presentaron con una credencial firmada por René Jarquín, entonces jefe de auditoría interna del Iniser, donde se nombra a Augusto Zapata García para realizar auditoría. Zapata se hizo acompañar de Ruth Días Fuenmayor, funcionaria de ventas de la aseguradora, quien no estaba acreditada ni facultada para auditar.
Ese día, refiere la denuncia, se llevaron documentos de la oficina y dejaron varias hojas con información escrita de puño y letra de Zapata García, que después fue adulterada y hasta certificada por un abogado del Iniser.
Doña adjuntó los documentos de una absolución de posiciones, donde funcionarios del Iniser afirmaron que nunca se realizó auditoría in situ. Pero, aun así, afirma Doña, presentaron documentos adulterados ante la SIB y el Ministerio Público.
Iniser envió a la SIB una carta con fecha 16 de noviembre de 2004, con copia de auditoría interna basada en fotocopias de los documentos falsificados. Asimismo, denuncia ante la Fiscalía, basada en esos mismos documentos falsificados y que fueron autenticados por abogados de la asesoría legal de la institución de seguros.
Funcionarios del Iniser también enviaron a la SIB informe de que se acreditó 50 mil córdobas correspondientes al valor de fianza que puso el suscrito bajo la custodia de la SIB, a fin de cumplir con el requisito para otorgar acreditación de Corredor Individual de Seguros.
Doña explica que entre la documentación que se llevaron funcionarios de Iniser están pólizas de seguro de Metropolitana en blanco, que después la aseguradora dijo habían sido vendidas por el denunciante, pese a que es el Iniser el que debe responder porque fue parte de lo sustraído.
En la denuncia ante los derechos humanos, alega que la SIB emitió una resolución en fechas que se encontraba fuera del país y por consiguiente no podía apelar, ni solicitar una reposición de lo dictado en su contra.
Alegó que la SIB nunca efectuó una verdadera investigación de la actuación de los funcionarios del Iniser.