Nacional

En MiFamilia todo es temor e incertidumbre

* Preocupación entre ONG que trabajan con la niñez y la adolescencia por el futuro de esa institución

A siete se elevó el número de funcionarios del Ministerio de la Familia despedidos por Rosa Adilia Vizcaya Briones, quien desde el pasado lunes asumió de hecho las funciones de titular de MiFamilia sin estar oficialmente nombrada.
Los nombres de las dos empleadas despedidas ayer por la tarde no fueron revelados, pero fuentes de esa institución confirmaron que se trata de personas que fueron contratadas por la ahora ex ministra Glenda Ramírez Noguera para atender la Dirección de Protección Especial.
“Se trata de dos funcionarias que estaban trabajando en el caso de los niños cuyas adopciones fueron calificadas como irregulares”, dijo la fuente.
Las dos ahora ex empleadas, fueron citadas a las 03:00 p.m., presuntamente por Zeneida Torres de Recursos Humanos, sólo para entregarles la carta donde daban por cancelado los contratos de trabajo que tenían una duración de un año. “Ellas llegaron a trabajar normalmente y las citaron a la reunión”, dijo la fuente.
Están bajo gran tensión
“Los despidos continuarán”, dijo un trabajador de MiFamilia que fue consultado por EL NUEVO DIARIO y que pidió guardar el anonimato por temor a formar parte de la lista de corridos.
“Estamos viviendo momentos de tensión e incertidumbre”, señaló, tras confirmar que nadie, ni la viceministra de MiFamilia, les ha informado sobre lo que está pasando a lo interno de ese Ministerio.
Ayer, al igual que el pasado lunes, las puertas del Ministerio de la Familia estuvieron cerradas para los medios de comunicación por órdenes del despacho, según pudo constatar EL NUEVO DIARIO.
Del portón principal nadie podía pasar, y los que lograban hacerlo tenían que pasar engorrosos interrogatorios de los vigilantes y de la recepcionista. Hasta el portón de la Secretaría de la Juventud --que tradicionalmente se mantiene abierto-- ayer estaba cerrado, y con la orientación de no dejar entrar a ningún periodista.
El pasado lunes fueron despedidos Fabio Sánchez, quien trabajó como asesor de la ex ministra Ramírez Noguera, Bertha Argüello, María Gabriela Narváez, Xochitl Zapata y una conserje.
Martha Reyes, secretaria de organización del sindicato democrático de trabajadores de MiFamilia, mostró preocupación por lo que podría ser la tendencia dentro del Ministerio de despedir a una mayor cantidad de trabajadores. “Esto parece ser sólo el inicio y no el final”, comentó Reyes, quien apeló a respetar los compromisos del presidente Daniel Ortega, cuando andaba en su campaña electoral, de garantizar la estabilidad laboral de los empleados del Estado.
Mala señal
Como mala señal calificó Luisa Molina, de la Coordinadora Nicaragüense de ONG que trabajan con la Niñez y Adolescencia, el despido de la ahora ex titular de la Familia, Glenda Ramírez Noguera, y aseguró que no se está garantizando la estabilidad laboral.
Molina aseguró que MiFamilia “nunca ha tenido ninguna prioridad para los políticos, gobernantes y economistas, quienes están centrados en las políticas partidarias”.
Afirmó que deben aplicarse políticas de protección a la niñez y la adolescencia, así como la restitución de los derechos en salud, educación y protección especial. Más de un millón de niños y adolescentes están en pobreza extrema, y el 23% sufre desnutrición económica, señaló.
Explicó que de parte del gobierno actual no se ha visto políticas de protección para los niños y niñas. “No se le ha aumentado presupuesto al Ministerio de la Familia, todo lo contrario, hemos visto una enorme inestabilidad, igual que ha pasado en otros gobiernos”.
Reclamó que no han dicho qué políticas se van aplicar a pesar de que ya existen algunas en Nicaragua, como es el Código de la Niñez y la Adolescencia, un plan contra la explotación sexual y comercial, políticas de erradicación de explotación infantil para proteger a los sectores más vulnerables, dijo Molina.
Ex trabajadora de la Secretaría
Rosa Adilia Vizcaya Briones fue hasta hace unas semanas empleada en la Secretaría del Frente Sandinista, donde laboró durante 18 años.
Una fuente de todo crédito de la Secretaría del FSLN, confirmó que Vizcaya Briones fue retirada de su puesto de trabajo como parte de una “depuración del personal interno” que está haciendo Rosario Murillo.