Nacional

Mañana se despeja el atroz asesinato de Doris Ivania

• Tensos preparativos policiales para proteger a sospechosos de violar y matar a la guapa joven

Lesber Quintero

RIVAS
Mañana miércoles, Día de San Valentín, el juzgado de Rivas será el centro de atracción de centenares de personas y medios de comunicación, que se darán cita para presenciar el fin de uno de los pocos procesos judiciales que han acaparado atención total en este departamento, y que, por ende, ha obligado a la Policía a disponer de un amplio dispositivo de seguridad.
Se trata de juicio que se sigue contra el mexicano norteamericano Eric Stanley Volz, y el nicaragüense Julio Martín Chamorro López, señalados por el Ministerio Público de ser los supuestos autores del crimen atroz que se cometió el 21 de noviembre en San Juan del Sur contra la joven Doris Ivania Jiménez Alvarado.
Antes de este proceso judicial, sólo dos casos habían ocasionado que la gente y los medios se movieran en "masa" hacia los juzgados, y uno de ellos fue un caso que estremeció a la ciudad de Rivas, ya que se trató de un caso similar al de Doris Ivania, con la diferencia que esa vez la víctima fue una niña que estaba por cumplir tres años.
Nos referimos al caso de la niña Christian del Socorro Solano Jiménez, quien a la medianoche el 12 de septiembre de 2004, fue violada y luego asesinada con golpes contundentes que recibió en su cabeza. La escena de este crimen fue la ribera del Río de Oro que pasa frente al barrio San Francisco de esta ciudad.
El autor del brutal crimen fue Evert Víctor Ocón, quien antes de ir a juicio aceptó los cargos y la condena de 30 años, la cual firmó ante la juez de juicio Ivett Toruño Blanco el 8 de noviembre de 2004.
Evert, en ese entonces de 29 años, vivía en la misma casa de su víctima, ya que la mamá de la niña, Yanorí Jiménez, posaba en la vivienda que pertenecía al papá de Evert, quien al ser detenido confesó ante la Policía que llegó a la casa en estado de ebriedad, y aprovechándose de que nadie estaba en ella sacó a la niña aún dormida y la traslado al río donde consumó los hechos.
Esto ocasionó tanta indignación e ira entre la ciudadanía, que en cada una de las audiencias centenares se apostaban en las afueras de los juzgados para tratar de quitarle a Evert a la Policía y lincharlo. Como una anécdota curiosa de este caso, el 23 de septiembre, día en que se realizó la audiencia inicial, "Tito", como se le conoce a Evert, tuvo que ser disfrazado de mujer por la Policía para poderlo sacar de los juzgados, pero, además, se tuvo que cercar el tribunal 100 metros a la redonda.
El otro caso que ha movilizado gente, pero no comparado con el de Doris y el de la niña, es el proceso que se siguió contra el narcodiputado hondureño César Augusto Díaz Flores, capturado el 20 de junio de 2003, en Peñas Blancas, con 7 kilos y 28 gramos de heroína.
Este caso, debido a que se trataba de un diputado ante el Parlacen, movió a decenas de curiosos, y por supuesto a los medios de comunicación nacionales, así como los de Honduras y Costa Rica. El caso del narcodiputado llegó a su fin con el juicio que se realizó el 9 de setiembre de 2003, y ahí fue condenado a 10 años de presidio y a pagar una multa de 50 mil córdobas.
Estos dos casos habían sido los más sonados en Rivas, y el caso de "Tito" fue más impactante, ya que además de la atrocidad del hecho, su autor fue el primer condenado a la pena máxima en los juzgados de Rivas.
Sin embargo, el caso de Doris Ivania da la impresión de que va a ser el más llamativo en la historia de los procesos judiciales de Rivas, y por ello la Policía dispondrá de varias medidas de seguridad este 14 de febrero, y de un gran despliegue.