Nacional

Culmina la conspiración en MiFamilia

• Ordenan cerrar portones a periodistas y despiden a todos los que empleó la ministra defenestrada • Acusan a UNE de haberse coludido en el plan contra Glenda Ramírez • Sindicalistas no oficialistas temen ser desaforados y despedidos

Luis Alemán

Tal como lo informó EL NUEVO DIARIO, Rosa Adilia Vizcaya, quien fungía como Secretaria General del Ministerio de la Familia sin ser nombrada oficialmente, logró su objetivo, y ayer amaneció ocupando el despacho y asumiendo de hecho el papel de Ministra de la Familia, porque tampoco está nombrada de manera oficial.
Su primera orden fue mandar a correr al menos a cinco personas que la ex ministra Glenda Ramírez Noguera contrató durante su efímero mandato, entre ellas a una afanadora identificada como Sofía, que es una persona con capacidades diferentes.
Otro corrido fue el señor Fabio Sánchez, quien llegó como asesor de Ramírez; Bertha Argüello, que ocupó un cargo en el área financiera; María Gabriela Narváez, y una señora identificada como Xóchitl, que laboraba en el despacho de la ministra.
Ordenó cerrar portones
Vizcaya Briones, para evitar enfrentar a los medios de comunicación ordenó en cuanto llegó ayer a su nuevo despacho, que se impidiera el ingreso de los periodistas. “Mi hermano, vos sabes como es esto, yo sólo cumplo órdenes de arriba”, dijo uno de los vigilantes, quien de esa manera trató de justificar su acción al impedir el ingreso al equipo periodístico de EL NUEVO DIARIO en horas de la mañana.
La ex ministra Ramírez Noguera confirmó en declaraciones a EL NUEVO DIARIO las presiones que había recibido de parte de Néstor Moncada Lau para que renunciara y dejara libre el paso para que Vizcaya Briones fuera nombrada ministra, tal como ocurrió la mañana de ayer, cuando Vizcaya ocupó el despacho ministerial y comenzó a dar órdenes.
Incertidumbre
El ambiente ayer en el Ministerio de la Familia era tenso, y ni los dirigentes sindicales se escaparon, pues no pudieron recibir en sus oficinas a los periodistas y se tuvieron que conformar con dar declaraciones a través de la malla que circunda las instalaciones del edificio.
Los vigilantes sólo dejaban entrar a las personas que se identificaban y explicaban las razones de su visita. Además de identificarse con los vigilantes, el visitante también lo tenía que hacer con la recepcionista, a quien nuevamente tenía que repetir las razones de su visita. Estas medidas bajaron de tono por la tarde cuando el ingreso al ministerio era menos engorroso.
Lisseth Rojas, secretaria de Organización del sindicato democrático de trabajadores de MiFamilia, confirmó que la situación generada tras la destitución de la ex ministra Ramírez Noguera causaba incertidumbre entre los trabajadores.
“Te imaginás, si eso hicieron con la ministra, ¿qué podrán hacer con cualquiera de los empleados?”, señaló, tras repetir su desacuerdo con la forma amañada de destituir a la ministra, quien tenía el visto bueno de los sindicatos tras cumplir sus primeros 20 días a la cabeza del Ministerio.
Martha Reyes, secretaria de Asuntos Laborales del sindicato democrático de MiFamilia, confirmó que las cartas de despido fueron entregadas por la directora de personal Zeneida Torres, quien fue contratada por la ahora ex ministra.
Quiere desaforar a sindicalistas
Reyes, quien calificó como un desastre la situación de MiFamilia, también denunció que la ministra de hecho está buscando cómo desaforar a los dirigentes de los sindicatos no sandinistas para poder correrlos. “Tenemos información de que van a desaforarnos”, dijo Reyes.
Vizcaya Briones no dio declaraciones ayer, argumentando que estaba en reuniones, pero empleados del Ministerio confirmaron que con quien estaba reunida era con dirigentes del sindicato de la Unión Nacional de Empleados que dirige Yadira Vargas.
Vargas fue señalada como una de las piezas claves dentro de la conspiración urdida en el Ministerio de la Familia y que terminó con la destitución de Ramírez Noguera y el nombramiento como nueva ministra de Vizcaya Briones.
Según fuentes del Ministerio de la Familia, en el plan “Vizcaya-Moncada” tomó parte el sindicato de UNE de MiFamilia. Yadira Vargas, secretaria general del sindicato de UNE, fue quien habría hecho el papel de denunciante de supuestas irregularidades que cometía Ramírez y que sirvieron para encubrir su destitución.
“Vargas fue señalada como la persona que mal informó a la Ministra. Ella lo negó y hasta le prometió apoyarla, pero ahora está al lado de Vizcaya”, dijo una fuente del sindicato democrático de MiFamilia.
¿Ahora UNE es sindicato blanco?
Vargas negó haber “quemado” a Ramírez Noguera, y aseguró que “nosotros no quemamos a nadie, ella misma se quemó”, tras asegurar que la ex ministra estaba cometiendo irregularidades que al final le costaron el puesto.
Entre estas irregularidades está la contratación de la señora Bertha Argüello en el área financiera administrativa con un salario de dos mil dólares. “Ella (Ramírez) quitó funciones para abrir nuevos cargos”, denunció Vargas.
Exigen restitución
Dos de los tres sindicatos que hay en el Ministerio de la Familia, el Sindicato Democrático de Trabajadores de Familia y el Sindicato Autónomo de Trabajadores del Ministerio de la Familia, exigieron la mañana de ayer la restitución de la ex ministra Ramírez Noguera.
“Quedaron confirmados todos los rumores del plan y las conexiones que Vizcaya tiene en la Secretaría General del Frente Sandinista”, dijo Rojas, secretaria de organización del sindicato democrático de trabajadores de MiFamilia.