Nacional

Crujen anillos del poder


El poder del Frente Sandinista está fragmentado en varios círculos de influencia y es posible identificar a dos grupos esencialmente: el encabezado por Daniel Ortega y Rosario Murillo, y el liderado por el comandante Bayardo Arce Castaño, coinciden analistas consultados por EL NUEVO DIARIO.
La destitución de la ministra de Familia, Glenda Ramírez, cuñada del ex diputado Arce, es considerado como un golpe al grupo liderado por el comandante sandinista. “Sin duda es algo que le resta poder a este grupo”, consideró el diputado del Movimiento Renovador Sandinista (MRS), Víctor H. Tinoco.
“Evidentemente hay ahí un enfrentamiento de intereses en donde Daniel arbitró y decidió por un grupo de interés”, reafirmó la ex legisladora sandinista, Dora María Téllez.
Nuevas tendencias
A diferencia de las tendencias existentes en los setenta dentro del FSLN, estos círculos de poder no se agrupan alrededor de cuestiones ideológicas y de estrategia, sino de intereses económicos, advirtió Tinoco. Y el gran árbitro de las pugnas es el comandante Ortega, dijo Téllez.
“Hay diferentes grupos económicos actualmente en el Frente Sandinista”, consideró Tinoco. “Por un lado, los directamente relacionados con la familia Ortega-Murillo; después está el bloque de los empresarios que no tienen mucha fuerza política pero constituyen en sí un grupo de interés; y luego, el grupo de Bayardo Arce: hay un círculo de interés alrededor de él”, dijo Tinoco. “El grupo Ortega-Murillo, en términos de influencia política, compite con el grupo de Arce en los nombramientos y en copar posiciones (en el Ejecutivo)”, apreció el legislador.
A juicio de Tinoco, el poder de la primera dama, Rosario Murillo, tiene que ver con el hecho de que “poco a poco Daniel Ortega se fue alejando y desprendiendo de una serie de gente vinculada a la revolución; fue perdiendo confianza en ellos y se fue quedando cada vez más solo”.
Cuando alguien se aferra al poder y no multiplica alianzas, reiteró, se aferra a la familia, al mejor estilo “premoderno, caudillista y autoritario”.
El caso Marenco
Sin embargo, acotó, “toda asociación está llena de contradicciones”. Insistió que tanto Dionisio Marenco, Alcalde de Managua, como Lenín Cerna, secretario de organización del FSLN, son piezas claves del poder del grupo Ortega-Murillo. En el caso de Cerna, es una relación no exenta de contradicciones, aseveró. En cambio, “yo no veo a Nicho compitiendo por el poder, sino en plan de ejecutivo (de los Ortega-Murillo)”, afirmó Tinoco.
Marenco es el enlace clave con Venezuela para el proyecto de refinerías en el marco del ALBA. “Dionisio Marenco es uno de los hombres de más confianza de Daniel Ortega y, parece ser, no tiene una autonomía funcional”, consideró el general retirado Hugo Torres.
DOS: 27 años de lucha por el poder
El general retirado, Hugo Torres, recordó que Ortega ha cultivado un liderazgo político a lo largo de 27 años desde su ascenso a la Junta de Gobierno en los ochenta, hasta su victoria electoral de 2006, ganándose --“gracias a su empeño personal”--, un importante liderazgo en las bases sandinistas.
Dora María Téllez, Presidente del MRS, coincidió en que la persona con más mando en el FSLN es obviamente el comandante Ortega y que Rosario Murillo aparece como la segunda persona en la línea de mando.
Torres también identificó al círculo de empresarios sandinistas y a la generación de los ochenta más vinculados con el comandante Bayardo Arce.
Asimismo, Torres observa mucha cercanía entre el canciller Samuel Santos y Arce, por su larga relación de amistad. Santos es el mayor impulsor del Canal Interoceánico y ha viajado en varias ocasiones a China a promocionarlo. A este grupo se vincula el presidente del Banco Central, Antenor Rosales, ex jefe de Inteligencia Militar, abogado y experto en banca y finanzas.
“Lo que es evidente es que efectivamente hay contradicciones entre Rosario Murillo y Bayardo Arce; entre Rosario Murillo y Lenín Cerna; entre Rosario Murillo y Nicho Marenco, hay contradicciones entre ellos sobre el quehacer del gobierno y sobre intereses”, puntualizó Torres.

El factor Murillo
¿Por qué Rosario Murillo tiene tanta influencia? Víctor Hugo Tinoco recordó que hasta finales de 2004 Murillo no tenía mayor presencia en el FSLN, pero que desde 2005 ella “irrumpe en la conducción de la vida partidaria”, lo que inicia con el diseño de nuevos símbolos a la organización de los 19 de julio. El poder Ortega-Murillo “es sin duda un binomio que trabaja muy de cerca, no son una sola persona, como dice (Rafael) Payo Solís, reeditando la tesis del Espíritu Santo, pero sin duda, trabajan como un dúo”, dijo Tinoco.
Hugo Torres valoró que la influencia de Murillo ha provocado incluso roces con el comandante Tomás Borge, a quien algunos sectores impulsan como secretario general del FSLN a través de un artículo publicado el lunes 12 de febrero en EL NUEVO DIARIO y cuyo autor es Norman Duval González.
Dora María Téllez explicó que Murillo, al ser la esposa de Ortega, “goza de la máxima confianza de Daniel, y en el modelo de la política caudillista, el círculo más cercano siempre es la familia”.