Nacional

Portugal vota “sí” por despenalizar aborto

* Resultado no es vinculante y lo decidirá el Parlamento

EFE / Lisboa, Portugal

Los portugueses decidieron ayer en referéndum y por mayoría despenalizar el aborto, aunque una abstención que superó el 50 por ciento obliga al Ejecutivo socialista a llevar al Parlamento la reforma.
El primer ministro, José Sócrates, anunció que la despenalización se legislará en el Parlamento, donde su grupo tiene mayoría absoluta, tras conocerse que el “sí” obtuvo el 59.25 por ciento de los votos, aunque la consulta no es vinculante por alcanzar la abstención el 56.39 por ciento.
Sócrates afirmó que la voluntad de los votantes debe ser respetada y que el resultado permitirá acabar con la lacra del aborto clandestino, tras felicitarse por la votación de ayer, en la que los 2.2 millones de portugueses a favor del “sí” se impusieron claramente sobre los 1.5 millones, el 40.47 por ciento, que dijo “no”.
El líder socialista subrayó que por voluntad popular el aborto dejará de ser un crimen en Portugal y se podrá practicar por decisión de la mujer en las primeras diez semanas de gestación.
Los portugueses pusieron así fin a un debate de años que divide a la sociedad y que es considerado por diversas asociaciones un problema sanitario de gran alcance, ya que se estima que cada año recurren de forma ilegal a esa práctica entre 20,000 y 40,000 mujeres.
Las estadísticas oficiales reflejan anualmente un millar de abortos legales, aunque la Asociación para la Planificación y la Familia (APF) calcula que en los últimos años han abortado en total clandestinamente en Portugal más de 350,000 mujeres de entre 18 y 49 años.
El líder del Partido Social Demócrata (PSD), Luis Marques Méndez, se mostró conciliador tras conocer el resultado del referéndum, y dijo que considera “legítima” la modificación de la ley sobre el aborto, a pesar de que la consulta no sea jurídicamente vinculante.
El líder del principal partido de la oposición recordó, no obstante, que una parte significativa de los portugueses votó “no”, lo que, a su juicio, demuestra que el país está todavía dividido sobre ese asunto.
Pero aclaró que aceptar los resultados del referéndum es un acto de coherencia, como ya hizo el PSD en la consulta de 1998, cuando ganó el “no” por escaso margen.
En aquella ocasión, se impuso el “no” con el 50.9 por ciento, aunque el resultado fue invalidado por la abstención del 68.06 por ciento del electorado.
En cuanto al resto de los grupos políticos, el líder del conservador Partido Popular luso (CDS-PP), José Ribeiro e Castro, dijo que su formación estaba dolida ante la derrota del “no” y prometió su oposición a la liberalización del aborto.
En el espectro opuesto, el presidente del Bloco de Esquerda (BE), Francisco Louçá, dijo que la “victoria del “sí” fue también la de los católicos portugueses”, que, en su opinión, votaron en conciencia por esa opción en el referéndum de ayer.