Nacional

Esperan declaración de probidad del Cardenal y la señora Murillo


Yahoska Dávila

“El cardenal Miguel Obando y la primera dama, Rosario Murillo, desde el momento que aceptan el cargo de consejeros, asumen de acuerdo con la Ley General Orgánica de la Contraloría de la República y la Constitución Política, que deben declarar sus bienes como los otros funcionarios que ocupan cargos de jerarquía”, sostuvo el doctor Sergio García Quintero.
El analista jurídico alerta desde ahora que aunque el presidente de la República, Daniel Ortega, y la Contraloría no han llamado a que los altos funcionarios presenten su declaración de probidad, los designados tienen que declarar su patrimonio antes de empezar a ejercer los cargos públicos.
“Esto es importantísimo porque, la Unica no es una propiedad de la Iglesia Católica, y es un secreto a voces que es propiedad total del cardenal Obando --sostuvo García Quintero--, aunque haya sido hecha con la ayuda de una enorme colaboración de entidades del gobierno central y otras como la Alcaldía de Managua, cuando estuvo Arnoldo Alemán”, dijo.
Recordó que la Universidad Católica (Unica) es dirigida por un organismo que encabeza el cardenal Obando, quien es el legítimo dueño.
“¿Cómo podría hacer una comparación de lo que tenía el cardenal cuando era cura?, cuando demostrando una gran vocación pastoral recorría los poblados de Chontales en una burrita que inclusive --mientras yo era juez en Juigalpa en esa época-- me dijeron que no era de él, sino prestada”, narró García.
“Desde ese tiempo hasta ahora, al Cardenal se le conocen una serie de vehículos de reconocidas marcas. Además tenemos a Coprosa como una enorme interrogante; todo esto inquieta, y por ello se quiere saber el valor real de la fortuna del Cardenal”, insistió el abogado.
Según la ley, es una obligación inseparable de las personas con cargos ministeriales, por lo cual no pueden tomar posesión mientras no se cumplan esos requisitos.
“Habemos ciudadanos que estamos esperando a cada uno de los diez consejeros para que presenten su declaración de probidad, de cuánto tienen, incluyendo a la Primera Dama de la República, quien debería dar el ejemplo para demostrar cuál es su fortuna. En el caso de que se decida el Presidente ‘a troche y moche’ en no tener escrúpulos de pasar por encima de la Constitución, de que Murillo asuma el cargo, violenta directamente el artículo 130 de la Constitución y sacude el Estado de Derecho”, advirtió.
Para el jurista, una de las declaraciones más importantes y de mayor delicadeza es la del Cardenal, en la cual los ojos del Vaticano estarán puestos para conocer a cuánto asciende la fortuna del prelado antes de asumir su función pública.