Nacional

Pobladores de Telica piden control a empresa constructora


Yahoska Dávila

Pobladores de Telica denunciaron estar siendo afectados por el proyecto de la carretera Telica-Malpaisillo que desarrolla la Constructora Nacional S.A. (Conasa), de origen guatemalteco, ya que desde septiembre del año pasado están padeciendo de enfermedades respiratorias, además que se está afectando el medio ambiente de la zona.
Aunque el proyecto en sí representa progreso, dicen los ciudadanos, también está desencadenando diversas enfermedades entre la población, ya que los camiones que transportan el material provocan grandes polvaredas, y los mismos vehículos van botando parte de la carga.
Pablo Mejía, quien hizo la denuncia ante EL NUEVO DIARIO, expresó que según su apreciación, esta empresa está acabando con todo, especialmente con los árboles. Mejía calcula que unos 500 árboles fueron derribados por las maquinarias de esa empresa para dar cabida a la ampliación del banco de materiales.
“No había necesidad de derribar árboles, ya que aquí existía uno, conocido como La Goya, destinado para esos menesteres, pero la empresa Conasa, en un afán que desconocemos, continúa extendiendo los límites. Hemos llamado a representantes del Marena y no se han hecho presentes”, indicó.
Una comitiva de pobladores --dijo Mejía-- se abocó a los supervisores del MTI, quienes les manifestaron y aseguraron que el llamado ya se lo habían hecho a la empresa, pero ésta ha omitido el requerimiento que les realizó ese ministerio.
“Conasa está pasando por encima de todas las leyes, y no hay institución estatal que le ponga freno. Estamos quedando desprotegidos y nadie responde”, expresó alarmado Mejía.
Para los habitantes de Telica, la empresa no tiene un Estudio de Impacto Ambiental (EIA), y de tenerlo no lo han respetado, por lo que piden a las entidades involucradas que investiguen a esta empresa.
“Conasa viola la Ley 559, Ley de Delitos Ambientales, en sus artículos 15 y 16”, dijo Mejía.
Sobre las normas de higiene y protección a los trabajadores, Mejía afirmó que “muchos de los muchachos de este poblado exponen sus vidas ante la constante violación a las normas. No podemos aguantar más, pedimos que investiguen este caso”, concluyó.