Nacional

Últimos minutos en la vida de Doris Ivania

* Adolescente hija de dueño de vivienda contigua, relata que vio a la joven cuando se disponía a salir a almorzar * Algo la detuvo, y conocidos de ella la hicieron volver a entrar por las buenas o por las malas * Estaba llena de presentimientos y era aconsejada de que se cuidara

Lesber Quintero

SAN JUAN DEL SUR
Una adolescente de 16 años de edad aseguró a su papá haber visto con vida a la joven Doris Ivania Jiménez Alvarado, minutos antes de que ésta fuera violada y asesinada el pasado 21 de noviembre, y su versión viene a reforzar la hipótesis de que los victimarios de Doris Ivania eran sujetos conocidos por ella.
Esta versión la confirmó el señor José Antonio Herrera, quien vive a la par de la tienda que tenía la víctima y aseguró que su hija de 16 años fue quizás la última persona, además de sus asesinos, que vio con vida a Doris Ivania, ya que dice que el 21 de noviembre, día del crimen, su hija salió a comprar una cartulina, y al salir vio a Doris Ivania cerrando su tienda ubicada contiguo al costado sur del mercado.
En ese instante la adolescente aseguró haberle preguntado a Doris Ivania si ya se iba, y ésta le respondió que sólo se dirigía a almorzar. Eso, según palabras de Herrera, ocurrió aproximadamente a las once y media de la mañana, por lo que se deduce que la joven fue interceptada por conocidos a pocos metros de la tienda y éstos la condujeron de nuevo al interior del negocio, para violarla y luego asesinarla, ya que se calcula que el crimen atroz se dio entre las doce del mediodía y la una de la tarde.
Herrera, de 46 años, añadió que a la hora que su hija vio a Doris, notó al salir a la calle que el portón de hierro de la tienda no estaba cerrado, sólo la puerta, pero a las doce aseguró que ambas puertas ya estaban cerradas. A esa hora indicó que estaba cocinado y escuchó ruidos raros como que si volaban cosas, “por lo que salí, me arrimé a la tienda, pero como tiene vidrios oscuros, no vi nada y no le puse más mente a la bulla porque pensé que eran los chavalos de la otra calle", explicó.

Escuchó gritos
Para sorpresa de Herrera, media hora después comenzó a escuchar los gritos de "han matado a Doris Ivania… y yo no lo podía creer", indicó. A la vez detalló que él y su esposa tenían buena amistad con la víctima, ya que ésta llegaba a comer donde ellos y asegura que le aconsejaban que tuviera más precaución.
De acuerdo con Herrera, después del crimen pasó como quince días soñando con Doris Ivania y, según él, en el sueño la joven le preguntaba por qué no había llegado a auxiliarla si lo llamaba cuando la estaban matando. A la vez reveló que Doris Ivania últimamente caminaba con temor tras afirmar que ya no le gustaba irse sola a su casa, "y recuerdo que cuando la aconsejaba, me decía que su defensa eran las uñas, por lo que es una lástima que los resultados de los análisis de los hisopos que pasaron en sus uñas no los hayan utilizado…"
Al final detalló que es imposible que alguien no haya visto lo ocurrido en la tienda de Doris y según él, hasta hay gente que sabe mucho, pero por temor prefieren guardar silencio, "ya que hay mucha corrupción, y la gente teme a eso", tras referirse a las presunciones de anomalías de la Fiscalía, Policía y Poder Judicial.
Por otro lado, hoy lunes se realizará la audiencia de preparatoria de juicio, y desde ya se habla del juicio del 14 de febrero en el que se conocerá si Eric Estanley Volz y Julio Martín Chamorro López son culpables o no del crimen atroz de Doris Ivania.