Nacional

El “tren de la muerte” y crueldad policial

* 450 centroamericanos perecen al año en México, y 100 quedan mutilados tratando de alcanzar frontera con EU * Iglesia Católica denuncia y protesta por violaciones a derechos humanos por parte de las fuerzas represivas

Redacción central

Doce nicaragüenses fueron detenidos por fuerzas de la Policía Federal Preventiva y el Instituto Nacional de Migración de México durante operativos ejecutados en contra de indocumentados que llegan a Chiapas buscando la ruta hacia los Estados Unidos.
Los nicaragüenses cuyos nombres no fueron revelados, fueron detenidos junto a 44 guatemaltecos, 32 hondureños, 27 salvadoreños y un cubano que viajaban “colgados” de un tren de carga en el lugar conocido como Paraíso, en el municipio de Arriaga, Chiapas.
El operativo para combatir el tráfico ilegal de personas dejó como resultado 116 centroamericanos indocumentados detenidos y cuatro que resultaron lesionados, entre ellos la guatemalteca Yolanda Amita de León Méndez, de 26 años, originaria de San Marcos, Guatemala, a quien le amputaron un pie porque al momento de caer del tren su extremidad quedó bajo las ruedas de hierro.
Otra de las lesionadas es la guatemalteca Teresa García Tiu, de 25 años, que permanecía internada en un hospital en Arriaga. La joven relató que más de 500 migrantes centroamericanos se reunieron en el poblado de Arriaga, para tomar el convoy que los llevaría hasta la ciudad de México.
“Nos subimos, y como a una hora de haber arrancado, cerca del Chauite, entre Chiapas y Oaxaca, el tren se paró de repente. En las dos orillas de la vía, cientos de policías con armas gritaban que nos bajáramos”, relató.
Comenzaron a lanzarse
Tras la acción policial los indocumentados comenzaron a lanzarse de los techos de los vagones y a correr en todas direcciones. “Todos corrían lo más lejos posible, porque los policías los golpeaban para subirlos a las camionetas, yo me resbalé, caí, pasaron sobre mi cuerpo y perdí el conocimiento”, detalló.
García Tiu relató que a una mujer salvadoreña que estaba embarazada, “los policías la jalaban y golpeaban para poder detenerla, fue muy violento, había muchos gritos”, señaló.
Desde el mes de enero a la fecha se han realizado tres capturas masivas de indocumentados centroamericanos que viajaban en el ferrocarril de la línea Chiapas-Mayab hacia México.
Violan derechos humanos
La Iglesia Católica en Chiapas denunció la violación de los derechos humanos de parte de las fuerzas federales durante los operativos contra los migrantes. El sacerdote católico Herman Vázquez, Director del Hogar de la Misericordia, denunció que los operativos de las fuerzas federales se llevan a cabo con mucha violencia.
“Todas las autoridades que participan, golpean a los migrantes, y con macanazos los bajan del tren, a otros les tiraban garrotes y leños para bajarlos, estuvo muy violento el operativo”, aseguró.
Vázquez pidió al gobierno de México actuar sin violentar los derechos humanos de quienes buscan mejorar su calidad de vida.
Arriaga-Tapachula se ha convertido en la ruta que lleva a miles de migrantes indocumentados hacia los Estados Unidos. Cruzar la ruta les lleva cinco días a pie por veredas, exponiéndose a todo tipo de abusos y vejaciones.
Al menos 700 migrantes como promedio abordan cada tres días el tren de carga de la línea Chiapas-Mayab, de ellos sólo el diez por ciento logra llegar a su destino, el resto cae preso, sufre asaltos o resulta accidentado.
"Viajar en tren es más peligroso, pero es gratis. Te pueden asaltar las maras, detener los polis o secuestrar las bandas. También están los accidentes, algunos se quedan dormidos y caen del tren, pierden las piernas, los brazos, otros mueren", dijo José Oscar Gómez, de Honduras.
Según información de los organismos defensores de derechos humanos de los migrantes, cerca de 450 centroamericanos mueren cada año en territorio mexicano cuando intentan cruzar a Estados Unidos; más de 100 quedan inválidos por accidentes o por la agresión de los policías.
Una investigación señala que 25 mil centroamericanos ingresan ilegalmente cada mes por la frontera del sur de México.