Nacional

Sorda lucha en el poder

* Glenda Ramírez afirma que fue una conspiración para echarla y colocar a íntima de Moncada, todo con el aval de Ortega * Lamenta que ni el Presidente ni la Primera Dama tuvieran la gentileza de llamarla anunciándole su destitución * Revela corrientes que se enfrentan en la cúpula del poder y se disputan el mayor número de cargos

Ary Pantoja

La ex ministra de la Familia, Glenda Auxiliadora Ramírez Noguera, confirmó ayer a EL NUEVO DIARIO que fue víctima de una “conspiración” organizada por Néstor Moncada Lau, conjuntamente con la ex secretaria general de esa institución, Rosa Adilia Vizcaya.
“La conspiración Moncada-Vizcaya” llegó a tal punto, que Ramírez Noguera sugirió la falsificación de la firma del presidente Daniel Ortega o, en todo caso, la utilización sin su consentimiento del facsímil con que el mandatario rubrica los documentos oficiales, eximiendo de responsabilidad de su destitución al gobernante y a la primera dama Rosario Murillo.
“Estoy totalmente segura que el presidente Daniel Ortega y doña Rosario Murillo ni siquiera sabían de la conspiración”, dijo Ramírez en declaraciones a EL NUEVO DIARIO.
Sin embargo, Ramírez, que se declaró revolucionaria y dijo que le cuesta la causa sandinista, criticó la actitud de Ortega y Murillo, porque ni siquiera se dignaron a llamarla telefónicamente para comunicarle su destitución.
“Me parece que por lo menos el comandante (Ortega) hubiera tenido la gentileza de llamarme o la compa Rosario (Murillo), porque yo merezco un respeto. Lo mínimo que debieron hacer fue llamarme, no que un asesor venga a cuestionarme y a decirme estás despedida o que (me presione) para renunciar”, expresó.
Añadió que el complot Moncada-Vizcaya comenzó desde que asumió el cargo, y fue ejecutado con el único objetivo de lograr su despido, a fin de que la ahora ex secretaria general asumiera la titularidad de la institución.

Una especie de secretario privado
Aunque Ramírez eximió de responsabilidad a Ortega y Murillo, fuentes gubernamentales revelaron que Moncada no actuaría a espaldas de ambos.
El cargo de Moncada Lau no está claramente definido, sin embargo, se conoce que es hombre de mayor confianza y el designado secretario privado de Ortega, aunque Ramírez lo identificó como asesor o enlace del gobernante.
Esas mismas fuentes revelaron que actualmente se experimenta una agria disputa entre tres corrientes del Frente Sandinista por copar la mayor cantidad de cargos, los que presuntamente estarían dirigidos por Moncada, Bayardo Arce y el ex jefe de la Seguridad del Estado, Lenín Cerna.
“Moncada está ganando la batalla a Cerna y Arce, quien no pudo hacer nada para que su cuñada (Ramírez) no fuera despedida”, dijo la fuente.

Confirma presiones
La ex ministra también confirmó las presiones que recibió de Moncada Lau para que renunciara al cargo para dejar libre el camino a Vizcaya, con quien se maneja en MiFamilia posee una relación personal.
La defenestrada Ramírez deploró que su destitución haya sido a través de un “acuerdo presidencial”, cuando debió ser mediante decreto, porque de esa manera fue nombrada.
“Tiene que destituirme a través de un decreto, no de un acuerdo, porque fue a través de un decreto que me nombró. Lo que en derecho se hace, así mismo se deshace”, expresó.
Agregó que la destitución de Vizcaya fue una mampara porque nunca fue nombrada como secretaria general, pues ni siquiera fue publicado en el Diario Oficial, La Gaceta, y, por tanto, “no la pueden destituir del cargo en el que no la han nombrado”.
“Ellos (Moncada y Vizcaya) querían mi cargo. Le están cancelando (a Vizcaya) el cargo de secretaria general, del que ni siquiera le ha llegado el nombramiento. Ella llegó (al ministerio) presentándose como secretaria general, pero no llevó el nombramiento, ni lo han publicado en La Gaceta”, dijo.
Señaló que con el acuerdo presidencial 78-2007, no sólo avalan su destitución, sino también la de Vizcaya, pero con el único fin de nombrarla Ministra de la Familia. Según Ramírez, quien debería sustituirla es la viceministra.
Ramírez dejó abierta la posibilidad de recurrir de amparo, sin embargo, señaló que no le interesa regresar al cargo y que más bien desea continuar al frente de la Dirección General de Información de la Asamblea Nacional.
De hecho, en el sitio web del Parlamento nicaragüense aún aparece su nombre en el cargo mencionado.

Sindicatos liberales apoyan a Ramírez
Desde el punto de vista político, resulta contradictorio que sean los sindicatos de tendencia liberal de MiFamilia los que apoyen a la ex ministra Ramírez y piden al presidente Ortega la restituya en el cargo.
De hecho, hoy los trabajadores afiliados a los sindicatos no sandinistas se tomarán las instalaciones de MiFamilia para evitar el ingreso de Vizcaya, quien ha asumido el Ministerio en espera de su nombramiento oficial por parte del mandatario.