Nacional

Ruth Selma y sindicatos buscando coincidencias

* Protestan por despidos y buscan firma de nuevo contrato colectivo

Oliver Gómez

Los empleados de la Gerencia de Acueductos Rurales de Enacal, ayer se declararon en huelga indefinida mientras las autoridades de esa empresa sostenían una reunión con los tres sindicatos existentes, un encuentro donde afloraron las diferencias por la firma del nuevo convenio colectivo y por el despido de una lista de personal que ha ordenado la nueva administración.
“Ustedes pueden estar en huelga, pero no vamos a hacer nada hasta que resolvamos los problemas de fondo que tiene esta empresa, un montón de deudas que se heredaron y que ahora estamos resolviendo, pero el tema principal es llevarle agua a la gente, a quienes se debe esta empresa”, respondió a estos empleados la titular de Enacal, Ruth Selma Herrera.
Herrera sostuvo este encuentro con las tres dirigencias sindicales en el auditorio del parque Las Piedrecitas, donde una representación de los empleados de la Gerencia de Acueductos Rurales, dejó claro que mantendrán tomadas las oficinas de Matagalpa, Chontales y Estelí.

Los despidos
Precisaron que se trata de unos 100 trabajadores que protestan de esta manera ante una serie de medidas ordenadas por la nueva administración, pero sobre todo, por el despido de personal que se está aplicando poco a poco. “Las cartas de despido nos están llegando de dos en dos, y no es posible que se pueda despedir gente y contratar a otra, pero no se pueda discutir el convenio colectivo”, señaló uno de ellos.
Precisaron que esta huelga suspende el servicio de agua potable en varios puntos de los municipios mencionados, pero, especialmente, se suspenden todos los proyectos acuíferos que estaban en marcha o estaban previstos en las zonas rurales.
Los sindicatos también pidieron la “cabeza” de varios gerentes y vicegerentes que dejó la administración anterior, de quienes denunciaron una serie de irregularidades en sus gestiones. Mostraron pruebas documentales de estos señalamientos, y uno de ellos hasta ofreció una cinta de vídeo donde queda en supuesta evidencia el robo de varias bolsas de cemento que pertenecen a Enacal, pero sirvieron para construir una casa de estos titulares.
Herrera y sus principales directivos pidieron prudencia y paciencia a los empleados, pues aseguran que todavía no se logran afianzar en esos cargos, “porque cada día encontramos más deudas que nos heredó Debayle”, refirió.

Más corrupción aflorando
Reveló que Enacal le debe 23 millones de córdobas a Inatec y otros 20 millones al INSS por cotizaciones no rendidas. Además, se están pagando deudas de proveedores de bombas, repuestos, talleres y hasta uniformes.
De estos últimos mostró un cheque que liberó esta semana, que corresponde a una compra de vestuario en 2005, pero varias chaquetas terminaron en el mercado negro, y de esa situación mostró una fotografía.
Aseguró que uno de los problemas principales que ahora enfrentan en Enacal es el pago de viáticos y liquidaciones atrasadas, igual que la Caja Chica de varias gerencias y vicegerencias. De estas últimas dijo haber realizado un análisis del uso de este dinero, y encontró que “se gasta en todo, menos en las prioridades de la empresa”.
El Laboratorio de Microbiología de Agua de la UNAN-León, efectuó un estudio entre julio y diciembre de 2006 para conocer la calidad del agua potable en esta zona, y se conoció que más del 95 por ciento de los pozos presentaba contaminación de coliformes fecales, plaguicidas, pesticidas y bacterias.
“Es una barbaridad lo que hicieron con esta gente, porque muchos pozos domiciliares y hasta los mismos de Enacal son vigilados por los inspectores, pero recibieron la denuncia y no hicieron nada”, señaló.