Nacional

Un hombre, dos nombres, dos orígenes y un “clavo”


Lizbeth García

La Policía Nacional capturó en Nicaragua a un hombre que supuestamente se dedica al robo de vehículos en este país y en Costa Rica, donde tiene ciudadanía --pero con otro nombre--, vivienda y hasta un trabajo como agente aduanero, según datos que la Policía Internacional (Interpol) le proporcionó a la Fiscalía, que ayer le formuló cargos por el hurto de una camioneta que era propiedad de Lugo Rent-a-car.
El capturado es Carlos Antonio Gonzaga, de 55 años, quien tiene cédula de identidad costarricense número 501670349 y domicilio en La Cruz, Costa Rica, donde supuestamente también se hace llamar Gerardo Bolaños Véliz, nombre bajo el cual posee un carné del Ministerio de Hacienda que lo acredita como agente aduanero con acceso de seis puestos de Aduana, reveló la fiscal auxiliar penal de Managua, Mayra Hernández.
La Fiscalía explicó que para capturar a Gonzaga y a Danilo José Rodríguez, de 55 años, quien también fue acusado como coautor del delito del hurto de una camioneta Hilux, placas 259-910, valorada en más de 344 mil córdobas, fueron necesarias seis órdenes de captura, porque, aparentemente, los imputados se movían por todo el territorio nacional, lo que hacía difícil su aprehensión.
Sin embargo, Gonzaga negó el cargo que le está haciendo la Fiscalía, diciendo que él se dedica al comercio y que no vive en Costa Rica, sino en la comunidad de San Antonio Sur, ubicada en la carretera a Esquipulas, donde según dijo nunca lo llegaron a buscar.

La acusación
La acusación explica que el 27 de junio del año pasado, Gonzaga y Rodríguez se presentaron a las oficinas de Lugo Rent-a-car, en el Aeropuerto Internacional de Managua, para rentar una camioneta doble cabina, porque supuestamente tenían que ir a comprar mariscos a Puerto Cabezas.
Según la Fiscalía, quien llenó todos los documentos y finalmente firmó el contrato de arrendamiento por cuatro días fue Rodríguez, quien dejó como depósito cien dólares en efectivo y dos voucher de tarjeta de crédito por un valor de C$10,500, a fin de garantizar la devolución de la camioneta el dos de julio de 2006, lo que hasta hoy no ocurrió. Según datos del puesto fronterizo de Peñas Blancas, el automotor no salió de Nicaragua por ahí.
Karina del Carmen Robles, empleada de la empresa Lugo Rent-a-car, el tres de julio de 2006 llamó por teléfono al acusado para que le devolviera el vehículo, pero éste pidió más tiempo porque presuntamente la andaba Mauro Filemón Dávila, supuesto socio, pero éste declaró en la Policía que no tiene relación con ninguno de los acusados.
La camioneta supuestamente quedó en manos de Gonzaga, quien la conducía el día del arrendamiento, según revela la acusación que el Ministerio Público presentó ayer en el Juzgado Séptimo Penal de Audiencias, a cargo de Abelardo Alvir.
Durante la audiencia inicial preliminar, la Fiscalía presentó testigos y prueba documental que revelan que Danilo José Rodríguez tiene antecedentes por estafa y robo con intimidación en 1998 y 2000, respectivamente.
También la fiscal Mayra Hernández presentó un documento de Interpol que revela que Carlos Antonio Gonzaga Martínez tiene un expediente por estafa con seguros, alteración y falsificación.
Pero el juez no remitió a juicio a los acusados con esas pruebas, porque la Fiscalía no intercambió con el abogado defensor Carlos Xavier Chavarría, los documentos que indican que Gonzaga tiene cédula tica ni los antecedentes proporcionados por Interpol.
A petición de la defensa, el juez Abelardo Alvir decidió concederle a la Fiscalía tiempo para que mejorara el intercambio de información y pruebas, el cual será revisado el próximo lunes en audiencia especial.