Nacional

Gineco-obstetras tratarán de explicar diferentes abortos


Melvin Martínez

La Sociedad de Médicos Gineco-obstetras de Nicaragua, realizará un plan de educación y comunicación masiva para aclarar a la población y a los diputados ante la Asamblea Nacional, todo lo referido al aborto terapéutico y las diferencias con el aborto inducido, anunció el doctor Efraín Toruño, presidente de dicha organización.
“Esperamos que la población y los políticos encargados de la toma de decisiones se nutran de información científica, porque han dejado de lado lo científico por intereses propios”, dijo a EL NUEVO DIARIO el galeno.
Aprovechó para hacer un llamado a las nuevas autoridades del Minsa para que brinden condiciones adecuadas a los médicos en las unidades de Salud, ya que ante la abolición del aborto terapéutico, éstos quedaron completamente desprotegidos.
“Se necesita instruir a los políticos y la población en general sobre qué es un aborto espontáneo, provocado y terapéutico, los problemas se dan por la confusión de los términos, por esto trabajamos en el plan educacional. Es posible que esté preparado a finales de marzo, y se impartirán talleres a toda la población”.
El aborto terapéutico era una figura legal en Nicaragua desde 1891. Se aplicaba en casos de peligro para la vida de la madre, daños irreversibles al embrión o feto, o que el embarazo hubiese sido producto de una violación o incesto.
Para cualquiera de esas situaciones se debía contar con la opinión científica de al menos tres facultativos, y la autorización de la embarazada o de un familiar de ésta.

Temor de caer presos
El galeno estimó que anualmente en Nicaragua se detectan unos 800 embarazos ectópicos, y de ellos el 15 por ciento termina en un aborto espontáneo: “Las leyes están redactadas de forman inadecuada y existe temor de los médicos por atender un aborto espontáneo, porque pueden caer presos.
Los médicos requieren al menos un ultrasonido para trabajar. Se necesita dotar de equipos, aunque sabemos que el Minsa no tiene capacidad para dotar de equipos de ultrasonido a las unidades de Salud”, dijo.
Sostuvo que los médicos ahora pagan las consecuencias de la manipulación que tuvo el tema, ahora, eso da paso a una dificultad en los abortos espontáneos, una paciente que llega con un aborto incompleto y se le hace un legrado, el médico necesita un ultrasonido para demostrar que era un aborto incompleto, ahora el médico debe cubrirse las espaldas”, expresó
Indicó que parte del trabajo que han venido desarrollando desde la abolición de la figura del aborto en el Código Penal nicaragüense, es su participación en el recurso por inconstitucionalidad ante la Corte Suprema de Justicia.
“El problema de los médicos no es de incapacidad; es un problema de temor a las leyes, el actuar del médico se modifica, el aborto terapéutico ha sido manipulado y aunque sea un aborto espontáneo, existe temor”, concluyó.
La derogación del artículo 165 del Código Penal fue aprobada por unanimidad en octubre del año pasado en la Asamblea Nacional. La ley antiaborto fue impulsada por los jerarcas de la Iglesia Católica, quienes lograron introducir el tema en la campaña electoral que concluyó con el triunfo del actual presidente Daniel Ortega.