Nacional

Buscan humanizar la justicia civil


Eloisa Ibarra

En búsqueda de apoyo financiero para impulsar la reforma al Código de Procedimiento Civil, una comisión de alto nivel de la Corte Suprema de Justicia (CSJ) se reunió con la embajadora del Reino Unido de Suecia, Eva Zetterberg.
El magistrado Edgard Navas, miembro del Consejo Nacional de Administración y Carrera Judicial, y la magistrada Ligia Molina, coordinadora del Proyecto Reforma al Código de Procedimiento Civil, explicaron a Zetterberg el trabajo que han hecho durante un año.
Navas explicó que se requiere de apoyo financiero para cambiar en su totalidad el Código de Procedimiento Civil, que data de 1906, y que en función de eso, comisiones de trabajo realizan un estudio de lo que podría ser un moderno Código, con juicios orales.
La diplomática dijo que compartía el objetivo de la solicitud, y prometió estudiar el proyecto, que sería visto en el contexto de varios donantes por la magnitud que representa.
La magistrada Molina agradeció a la embajadora por haber aceptado la invitación y por sus buenas intenciones de contribuir con el Poder Judicial.
El Código de Procedimiento Civil, que el año pasado cumplió cien años, establece una serie de procedimientos que además de hacer de la justicia civil un asunto engorroso y lento, la ha vuelto elitista.
Generalmente los juicios civiles, independientemente del tipo de demanda que se impulse, suelen demorar muchos años, por ser de carácter rogado y lleno de recursos dilatorios que desgastan a las víctimas pobres que, en muchos casos, abandonan los juzgados agotados y sin dinero.
La CSJ pretende crear un Código de Procedimiento Civil que agilice la justicia civil y la haga más accesible a la población, especialmente a aquellos ciudadanos de escasos recursos, a quienes se les hace imposible llevar a término un caso de esa naturaleza.