Nacional

Ex de Correos asegura que fueron otros los ladrones


Como una completa mentira calificó Alejandro González Argeñal, ex presidente ejecutivo de Correos de Nicaragua, los señalamientos de corrupción formulados recientemente por su sustituta en esa institución, Ana Lazo.
“Son una completa mentira”, dijo González en una conferencia de prensa, que convocó para anunciar que no iniciará una batalla de acusaciones, sino que responderá por su administración únicamente a la Contraloría General de la República o a la Asamblea Nacional si llegan a interpelarlo.
González Argeñal se defendió asegurando que los graves problemas económicos y de organización que tenía Correos de Nicaragua, son responsabilidad de las administraciones anteriores a él.
Es más, llegó a decir que la nueva Presidenta Ejecutiva encontró una institución en orden, no saneada financieramente, pero con excelentes perspectivas de futuro. Según González, la licenciada Lazo se llena la boca diciendo que mejorará la imagen de Correos de Nicaragua, pero le recordó que el Plan de Negocios que ella ahora abandera, es un logro de la administración que él le heredó.
Lazo denunció que la administración de González Argeñal dejó en quiebra la institución de Correos con un desfalcó millonario, pagos exagerados por alquiler de vehículos para la presidencia ejecutiva, y pagos alterados de teléfonos celulares y “chateo”.
González reconoció que las pérdidas y compromisos acumulados pasaban los cuarenta millones de córdobas, entre los que se cuentan más de 24 millones desfalcados, pero eso era responsabilidad de las administraciones anteriores y no de la suya.
“La Contraloría General de la República dictaminó presunción penal en contra de un ex Presidente de Correos y de una serie de ex funcionarios que aparecen en el dictamen de la Contraloría”, señaló González.
El ex funcionario dijo que la situación de iliquidez en la que encontró Correos de Nicaragua cuando asumió la administración en 2004, lo obligó a “a contraer mayores compromisos para evitar la parálisis operativa de la misma y para reducir el alto sesgo negativo hacia el que iba Correos de Nicaragua”.
“Las condiciones de trabajo en Correos de Nicaragua en 2004, no sólo eran paupérrimas, sino totalmente carentes de higiene y seguridad laboral”, dijo González, quien aseguró que por esas condiciones los clientes más importantes se retiraron. “No me culpe de la pérdida de esos clientes”, señaló.
González se quejó que por usar su vehículo personal en labores de Correos, “no me duró tres meses en buen estado”, eso lo puso como justificación para alquilar vehículos en el desempeño de sus funciones, cuando visitaba todas las oficinas postales del país.
Lazo dijo en declaraciones a EL NUEVO DIARIO, que podía demostrar y hasta con declaraciones de los empleados que González Argeñal no visitaba las oficinas en el resto del país. “Tuvimos que alquilar porque no nos daban crédito para comprar cualquier vehículo”, expresó.
El ex presidente de Correos cuestionó lo que llamó la inoperancia de la administración actual, que no ha distribuido a las delegaciones la mayoría de vehículos nuevos que adquirió durante su administración, y que se encuentran en el parqueo del Palacio de Correos.
Tampoco, según González, ha distribuido parte de las computadoras nuevas de última tecnología adquiridas y que también estaban destinadas a las oficinas de Correos en los departamentos. “Esa inoperancia es la que diariamente le causa serios perjuicios a Correos de Nicaragua”, señaló.