Nacional

Una acusación mal apuntada


Lizbeth García

La ex presidenta ejecutiva del Seguro Social, Edda Callejas Montealegre, tuvo que comparecer este miércoles en el Juzgado Tercero Penal de Audiencias de Managua para enfrentar la acusación que en su contra promovió Carlos Obando Sánchez, que no sabe que a quien tiene que acusar para que le paguen correctamente su pensión de jubilado, es al nuevo titular del Seguro, Roberto López.
Pero el acusador aparentemente no está dispuesto a demandar su pensión al nuevo gobierno, porque cuando se le preguntó si no accionará judicialmente contra las nuevas autoridades del Seguro, dijo: “Yo pienso que no se trata de acción sino de una nueva armonía, porque yo creo que para eso nuestro presidente Daniel Ortega dará instrucciones a los nuevos ministros para que resuelvan problemas y no pongan excusas”.
Obando acusó a Callejas porque supuestamente en su carácter de presidente ejecutiva del Instituto Nicaragüense de Seguridad Social, desacató una sentencia del 3 de abril de 2004 del Juzgado Segundo del Trabajo, la cual fue ratificada por la Sala Laboral del Tribunal de Apelaciones de Managua, que mandaba al Seguro Social a pagar una pensión como beneficiaria y de manera retroactiva, a Claudia Regina Obando, menor hija del pensionado Carlos Obando Sánchez.
Las sentencias también ordenan que se le restituya la pensión por invalidez e incapacidad permanente parcial a Obando Sánchez.
Pero la juez suplente, María Mercedes Rocha, rechazó la acusación porque establecía que Callejas es presidente ejecutiva del INSS, lo que no es así, pero además no establecía los detalles sobre la cantidad de dinero que reclama el pensionado ni lo que actualmente está demandando.
Obando explicó que él debe recibir 2,638 córdobas con 31 centavos cada mes, pero el Seguro Social desde 2003 sólo le paga entre 1,842 y 2,114 córdobas.
Callejas declaró a los medios de comunicación que al pensionado se le pagaron 62,000 córdobas en el tiempo que ella fungió como presidenta ejecutiva del INSS, y señaló que lo que pasa es que “él (Obando) ha insistido en buscar ciertos beneficios adicionales a los establecidos por la ley”.
El aludido rebatió tal argumento diciendo que no quiere sacar beneficios antojadizos, sino los establecidos por la ley, por lo que anunció que seguirá reclamando su pensión, porque no es posible que un gerente de pensión gane 70 mil córdobas y haya pensionados que sólo reciben 150 córdobas al mes.