Nacional

“Herrera dice y actúa igual a su antecesor”


Oliver Gómez

Los miembros de la Red Nacional de Defensa de los Consumidores (RNDC) denunciaron que las nuevas autoridades de Enacal están usando las mismas excusas de sus antecesores para justificar el desabastecimiento de agua potable que ahora cobija a varios barrios, y lamentan que a menos de un mes de haber asumido esa administración, los directivos estén aplicando un plan de racionamiento del servicio.
Esa denuncia la encabeza Gonzalo Salgado, coordinador de la Red, quien asegura que Ruth Selma Herrera, presidenta de la Empresa Nicaragüense de Acueductos y Alcantarillados (Enacal), está repitiendo el mismo discurso de su antecesor, Luis Henry Debayle Solís.
“Que se fuga más de la mitad del agua que se bombea, que no hay dinero para proyectos, que quiere multar a quienes derrochen el agua, que la gente no quiere pagar, que habrá planes de pagos para las grandes moras… ¡más de lo mismo!”, dijo Salgado, quien no encuentra ninguna diferencia con el discurso de Debayle.

El racionamiento
De esta manera reaccionaron los miembros de la Red, tras conocerse que el racionamiento del servicio que anunció Herrera la semana pasada, será puesto en práctica a partir del próximo fin de semana, y para eso ya se están haciendo las primeras pruebas mientras se elabora un plan donde se detallan las zonas y los horarios.
EL NUEVO DIARIO conoció que los técnicos de Enacal pretenden aplicar bloques de racionamiento de cuatro horas, especialmente en zonas de carretera norte, sur y carretera a Masaya; adonde dejará de llegar el líquido para reabastecer a las zonas altas de la capital.
No obstante, también se pretende afectar el casco urbano de Masaya, Granada, León y Chinandega, donde los pobladores de las zonas urbanas también serán “castigados” para llevar el líquido a las zonas rurales.
Se trató de obtener una copia del Plan de Racionamiento previsto por Enacal, pero las funcionarias del Departamento de Divulgación ayer estuvieron muy ocupadas y no pudieron atender a EL NUEVO DIARIO. Tampoco hubo respuesta en la Presidencia Ejecutiva de esta empresa.
Los funcionarios del Instituto Nicaragüense de Acueductos y Alcantarillados (INAA) ayer dijeron que Enacal todavía no les había informado de algún Plan de Racionamiento, un requisito que debe cumplir esta empresa para poder aplicarlo, según el marco de regulación.
Carlos Enrique Shutze Sugrañes, titular de INAA, ayer se declaró “demasiado ocupado” para atender a un equipo de EL NUEVO DIARIO, pero aseguró mediante su asistente que “no ha recibido ninguna información de Enacal respecto del racionamiento y tampoco nada acerca de ajustes de tarifas”.

Nuevo plan
Este plan no es el único que ha dispuesto Herrera durante su administración, pues la nueva gerente comercial, Norma Ortiz, está implementando un nuevo Plan de Colecta desde el 23 de enero, el cual detalló a sus vicegerentes y filiales mediante el memorando interno número CG/019/250107/NO.
En este documento, en poder de EL NUEVO DIARIO, Ortiz orienta de inmediato notificaciones de cobro a usuarios morosos con tres facturas o más, separar la colecta de clientes activos e inactivos, iniciar gestiones de cobros con grandes consumidores y citar a los clientes que han firmado arreglos de pago y no han cumplido con su cancelación.
Además, “las gestiones de cobro deberán dar prioridad a los barrios de mayor cartera en mora”. Sin embargo, una de las medidas que ha causado la queja de los tres sindicatos de Enacal, es que en este memorando también se orientó “ampliar el horario de atención a clientes o usuarios los días sábados hasta las cinco de la tarde”, pero no se reconoce esta jornada laboral.
Ortiz despide su comunicación instando a “elevar la colecta de Enacal, dadas las inmensas limitaciones de iliquidez que enfrentamos”.
Los miembros de la Red dijeron que es repudiable la posición que ha adoptado la nueva administración de Enacal, pues Herrera públicamente había prometido que dejaría de cobrar a sus clientes por los medidores robados, pero en la práctica están pidiendo entre 20 y 25 dólares por cada aparato.
“Y si no lo pagás no te reconectan el servicio”, dijo Salgado, quien se declaró en total oposición a la medida de racionamiento, y preguntó: ¿Será que doña Ruth Selma va a dejar sin agua a Bolonia, donde ella vive y donde nunca se va el agua?
Salgado pide a Enacal que aclare, de una vez por todas, el procedimiento que debe cumplir el cliente cuando le roban el medidor o está conectado ilegalmente. También el plazo de la tregua y el pago que deben completar para legalizar el servicio.
Y es que uno de los problemas principales que enfrenta Enacal ahora es la iliquidez, porque además de que no hay dinero en sus cuentas, los clientes tampoco quieren pagar el servicio. Durante 2006, Debayle logró colectar mensualmente hasta 54 millones de córdobas con el pago mensual de facturas, y en enero pasado, Herrera con costo llegó a los 32 millones.