Nacional

Matan a puma-león sólo por pezuñas

* Es una especie en peligro de extinción y le cortaron garras para llevárselas como preseas * Procurador Ambiental acusa ante Ministerio Público

SAN MIGUEL / RÍO SAN JUAN
La osamenta de un felino en peligro de extinción fue descubierta por pobladores que habitan sobre las márgenes del río Piedra, quienes dieron aviso a miembros de la Comisión Ambiental Municipal de San Miguel, que de inmediato dispusieron un operativo de búsqueda junto a las autoridades policiales, hasta dar con el hallazgo.
La denuncia sobre la barbarie cometida por cazadores furtivos la hizo el coordinador de la CAM en San Miguel, Gustavo Gross, en el acto de celebración del Día Mundial de los Humedales, donde informó que realizan las investigaciones necesarias para identificar a los responsables, procesarlos y aplicar la Ley Especial de Delitos contra los Recursos Naturales y el Medio Ambiente.
Según Gustavo Gross, la osamenta del felino fue encontrada ocho días después de que lo habían matado, y de acuerdo con los lugareños, el preciado animal nadaba en el cauce del río Piedra, cuando los cazadores emprendieron la persecución con dos perros que eliminó, hasta que exterminaron al felino con un rifle 22.
Gross explicó que la osamenta evidenciaba que los cazadores no lo mataron para utilizar el cuero, pues tenía todas sus partes, excepto las pezuñas, lo que determina que los irresponsables se ensañaron en el animal y cortaron las garras de las dos patas delanteras, llevándoselas como una presea.
El coordinador de la Comisión Ambiental de San Miguel también denunció que en la zona descubrieron la depredación del bosque, y en el recorrido realizado decomisaron una motosierra, cuyo propietario deberá presentarse ante la CAM para responder ante el ilícito.

Acusación en Fiscalía Ambiental
En la búsqueda de la osamenta del felino participó también el procurador ambiental de Río San Juan, Luis Alberto Pineda García, quien la mañana de ayer introdujo una acusación ante el Ministerio Público de acuerdo con el Código de Procedimiento Penal, y solicitó aplicar el artículo dos de la Ley 559: Ley Especial de Delitos contra el Medio Ambiente y los Recursos Naturales.
El procurador acusa de la muerte del puma adulto, al grupo de cazadores jefeados por Rey Henríquez, del sector de Pájaro Negro, cuyos miembros se dedican a la caza de venados cola blanca, utilizando perros y rifles de cacería.
En la acusación, el procurador sostiene que el felino fue cazado en Área Protegida sitio Ramsar, violentando la Ley 559, que en su artículo 27 dice: “Caza de animales en peligro de extinción. El que cace animales que han sido declarados en peligro de extinción por los Convenios Internacionales y ratificado por el país, será sancionado de dos a cuatro años de prisión y multa equivalente en córdobas de cinco mil dólares a veinte mil dólares. La pena será argumentada al doble, si la actividad se realiza en áreas protegidas”.
Al respecto, el fiscal departamental Elmer Reyes dijo que procederían a realizar las investigaciones pertinentes para levantar el proceso y acusar ante los tribunales de justicia.