Nacional

El drama del éxodo nica a Costa Rica

* Toda clase de incomodidades, el negocio del “madrugador” y las explicaciones del cónsul

Nicaragüenses solicitantes de visas en el Consulado de Costa Rica se quejaron de la lentitud en la atención en el nuevo local, ubicado de la Universidad Centroamericana de Ciencias Empresariales (UCEM) una cuadra y media al norte, sin embargo, el cónsul Víctor Lascarez expresó que esto se debe a la falta de orden por parte de los solicitantes.
Eva García, de 44 años, dijo a EL NUEVO DIARIO que además de que el personal que atiende en el Consulado costarricense es muy lento, reciben un polvasal que calificó de insoportable, por lo que pidió al cónsul general de Costa Rica en Nicaragua, Víctor Lascarez, trate de mejorar el servicio para visar más rápido.
Por su parte, Daniel Gaitán, de 33 años, aseguró que llegó desde las siete de la mañana a hacer fila, al igual que García, quien se quejó que ya tenía más de seis horas de espera y todavía “no avanzaba lo suficiente”.
En tanto, el cónsul Lascarez explicó que los principales problemas que hacen que el procedimiento para visar sea lento, es que la gente desconoce algunos de los requisitos que existen para solicitar visa, por ejemplo, el pasaporte no vigente; niños y niñas que no llevan la visa de salida o no llevan una fotocopia del pasaporte, además de los 20 dólares en moneda estadounidense.
“Las grandes colas se hacen porque la gente no trae los requisitos a tiempo, y porque no planifica sus salidas” dijo Lascarez.

“Bisnes” en las colas
Lascarez denunció la actitud de algunas personas que llegan a ocupar espacio desde la noche y luego venden su lugar al día siguiente. “Nicaragüenses cobrándoles a otros nicaragüenses” por los primeros lugares en las largas colas que se forman en el transcurso del día.
“Entre las siete y ocho de la noche ya empiezan a traer bancas para después venderlos desde 150 hasta 500 córdobas… y las personas que pagan los espacios son las que tienen un poquito más de recursos”, mencionó Lascarez, para la gestión de la visas se ha convertido en un “negocio”.

Proceso para visar es personal
También el cónsul general aceptó que el proceso para visar es lento, sin embargo, aseguró que ahora es más rápido. “Antes a esta hora había filas de cuatro cuadras, ahora es una fila de una cuadra. Son tres cuadras menos, no estoy diciendo que no exista el problema, pero lo estamos tratando de resolver poco a poco”.
Agregó que ahora no existen las agencias en donde los ciudadanos podrían obtener las visas, porque la Ley de Migración y Extranjería dice que está prohibido.
En el artículo 61 de la Ley de Migración y Extranjería costarricense, se lee que la solicitud de ingreso y permanencia de las personas extranjeras deberá ser gestionada antes los agentes consulares de Costa Rica por el interesado, o por un representante debidamente autorizado mediante poder especial, de conformidad con los requisitos que condicionen el reglamento de esta ley.
En enero, cerca de 20 mil nicaragüenses viajaron de Nicaragua a Costa Rica, lo que generó casi 400 mil dólares en entradas por pagos de visas al vecino país.