Nacional

Exigen desalojos con hermanos secuestrados

* Secuestradores jefeados por “Cienfuegos” se declaran defensores de tierras indígenas, y negocian a los dos rehenes con destierro de mestizos del territorio de Uhumbila y Yakalwas * Víctimas son hijos de colonos, entre ellos está un adolescente y no se sabe en qué condiciones se encuentran

Moises Centeno

LAS MINAS, RAAN
Adolfo Pineda Davis, un ex combatiente mískito de la resistencia indígena Yatama en los años 80, conocido como “Comandante Cienfuegos”, tiene secuestrado a dos jóvenes hermanos, desde el tres de noviembre de 2006, y desde esa fecha trata de negociar a los rehenes con la demanda de desalojo de poco más de doscientas familias mestizas del territorio de Uhumbila y Yakalwas, zona ubicada entre Prinzapolka y Bilwi, Puerto Cabezas, en la Región Autónoma del Atlántico Norte (RAAN).
“Cienfuegos”, al mando de unos diez a quince hombres, armados de fusiles AK, rifles calibres 22, escopetas y filosos machetes, todos comunitarios de Laguna de Kukalaya, jurisdicción de Prinzapolka, reclama por la vía de la violencia los territorios de Uhumbila y Yakalwas, ocupado el primero por 116 familias mestizas, y el segundo por otras 86 familias, la mayoría trasladada de Siuna, San Pedro del Norte, Mulukukú, Río Blanco y Matiguás, a la zona en conflicto.
El reclamante alega que esos territorios, de casi 150 mil hectáreas, son parte de la propiedad comunal de Laguna de Kukalaya, y con base en ese pretexto, exige el total desalojo de los ocupantes, a los que llama invasores de tierras en poder de indígenas.
Atados y vendados
Los hermanos Jorge Ezequiel y Álvaro Figueroa Angulo, de 24 y 14 años, respectivamente, son los dos secuestrados por “Cienfuegos”, quien supuestamente los tiene atados y vendados en las montañas de las comunidades indígenas de Lapan y Laguna de Kukalaya.
Se apoderó de ellos la mañana del tres de noviembre de 2006, cuando al mando de ocho hombres armados y en reclamo por la tenencia de la tierra, sorprendió con balas a los ocupantes mestizos de Yakalwas, entre los cuales se encontraba la familia Figueroa Angulo.
Ese día fueron quemadas dos casas y resultó baleado Santos Benito Manzanares Mendoza, de 37 años, quien fue alcanzado por una bala de escopeta en la mano derecha. Su hijo, Joel Antonio Manzanares Monterrey, de 12 años, también salió herido, cuando un balazo le destrozó la rodilla izquierda.
Padre e hijo en su momento fueron intervenidos quirúrgicamente, y aún se encuentran en proceso de recuperación; sin embargo, en el caso del niño su situación es más complicada, porque podría perder el pie, el que fue perforado por una bala de AK.
Primer ataque
Antes, el dos de septiembre de 2006, supuestamente el mismo “Cienfuegos” y su grupo armado atacaron el caserío de Yakalwas número tres. En esa fecha, hirieron de bala en el hombro izquierdo a Noe Martínez Torres, de 22 años. De la misma forma hirieron en la pierna derecha a Ariel Antonio González Hernández, de 16. También le quemaron la casa con todos los productos alimenticios y enseres adentro a Jesús Hernández Rodríguez.
“Defensores de tierras”
El grupo armado ha sido denominado organización de lucha indígena de la comunidad de Laguna de Kukalaya, y es integrado, además de Adolfo Pineda Davis, “Comandante Cienfuegos”, por Alberto Cruz Mitchell, llamado “Calibre M–79”; por Narciso Toledo Couldt, conocido como “Comandante Nanga 1”, y por Manuel Douglas Hamilton, “Comandante Volador”.
“Cienfuegos”, a través de una carta fechada el 14 de enero de 2007, la que está sellada como organización de ex Resistencia de Yatama, en Kukalaya, y en poder de EL NUEVO DIARIO, dice ser el responsable de la defensa del territorio indígena.
En la misiva, dirigida a una comisión de la sociedad civil de Rosita, que se ha interesado por el cese de la violencia en el lugar y por el caso de los hermanos secuestrados, “Cienfuegos” acusa a políticos (sin mencionar nombres), a gente originaria del norte de nuestro país, que se ha apropiado de tierras reclamadas por indígenas, y al avance de la frontera agrícola como la causa principal del conflicto por la tenencia de la tierra en la RAAN.
“Yo te respeta, pero toma el derecho indígena”, dice el remitente en la parte inferior de la carta, en la que también confirma la autoría del secuestro de los hermanos Jorge y Álvaro Figueroa Angulo, a los que tiene en carácter de garantía, con el propósito de negociar sus vidas a cambio del desalojo de 202 familias de Uhumbila y Yakalwas.
Los entregarán a competentes
En la misiva, los secuestradores afirman que los rehenes sólo serán entregados a las “autoridades competentes”, en este caso, podría ser a la comisión intersectorial de demarcación territorial, lo mismo que a una comisión regional de derechos humanos.
Con ellos pretenden buscar garantías para solucionar el conflicto de la tenencia de la tierra en el lugar, y evitar un proceso penal por el delito de lesiones graves, secuestro, daños a la propiedad, exposición de personal al peligro y uso ilegal de armas.
Progenitor desamparado
Jorge Figueroa Pérez, padre de los hermanos secuestrados, dijo a EL NUEVO DIARIO que con el propósito de liberar a sus vástagos, ha acudido a la Policía Nacional de Sahsa, jurisdicción de Bilwi, y también a la de Rosita, pero dice que no le dan ninguna respuesta al caso.
El angustiado progenitor afirmó que nadie sabe dónde están sus dos hijos, ni las condiciones en que se encuentran.
Aseguró que la familia teme por un desenlace funesto, y pide a la primera comisionada de la Policía Nacional, Aminta Granera, y al jefe del Ejército, general Omar Halleslevens, que orienten a los mandos en Las Minas a interesarse en el caso para liberar a los rehenes.