Nacional

Médicos pro salario son la “oposición” en Minsa

* Hay reclamos mutuos por incumplimiento de acuerdos, y las amenazas de paro siempre gravitan sobre la salud * Porras y Fetsalud “manejándose” a “prudente” distancia de los problemas

Melvin Martínez

El nombramiento de nuevas autoridades en el Ministerio de Salud no fue del beneplácito de la Federación de Médicos Pro Salario y viceversa. Apenas se han reunido en dos ocasiones, y las diferencias en las posiciones de uno y otro ya comenzaron a crear inestabilidad en el sector salud.
Como se recordará, entre finales de 2005 e inicios de 2006, la Federación de Médicos Pro Salario protagonizó la huelga más larga que gremio alguno haya escenificado en los últimos años en Nicaragua. Seis meses que dejaron los indicadores de Salud con números rojos.
La deuda que los médicos no pudieron pagar a la población, según estimaciones del Minsa, se resume en dejar de realizar más de 22,000 cirugías programadas, 110,993 consultas externas, 30,000 controles prenatales y 45,000 consultas de planificación familiar; que representaron un 10% de aumento de mortalidad neonatal y un 6% de mortalidad materna. Y la supuesta cifra de 100 personas fallecidas por falta de atención médica.
Y aunque los médicos aducen que las autoridades de Salud no les garantizaron el material de reposición periódica suficiente para hacer su trabajo, lo cierto es que sólo cumplieron con 3,000 cirugías de 23,000 que los médicos estaban obligados a realizar como un compromiso post huelga.
La otra cara
Pero no sólo los médicos quedaron mal. En lo único que han cumplido con los galenos es con la entrega de un aumento salarial del 30 por ciento con cuatro meses retroactivos, y el reintegro de los médicos despedidos durante el conflicto.
Otro compromiso que en Minsa debió honrar fue la entrega de un seguro colectivo de vida, vivienda digna, becas, comisariato médico y capacitación a médicos.
“No han cumplido en nada”, afirmó a EL NUEVO DIARIO el presidente de la Federación, doctor Elio Artola.
Ante la indolencia del gobierno de Enrique Bolaños de cumplir con los compromisos, entre los que también se incluía la aprobación de Ley de Carrera Sanitaria y Política Salarial, los galenos lucharon para lograr la aprobación de Equiparación Salarial con el resto de países de Centroamérica. Dicha ley establece que un plazo no mayor de cinco años los galenos devengarán un salario igual al de sus colegas de los países de Centroamérica.
Los médicos aglutinados en la federación son 3,000; de ellos 800 son especialistas y 2,200 son médicos generales.
El sindicato de médicos, que ha protagonizado prolongadas protestas en 1998 y 2006, sostiene que desde la firma de acuerdo en mayo de 2006, más del 80 por ciento de los acuerdos, firmados en mayo pasado, no han sido cumplidos por el anterior gobierno de Enrique Bolaños y la actual Administración sandinista, que inició a partir del 10 de enero.
La nueva amenaza
Ahora la “manzana de la discordia” es el incremento de la jornada laboral de los galenos en los puestos y centros de salud, de cinco a ocho horas, por sólo recibir un viático de almuerzo de treinta córdobas.
Según el doctor Artola, la medida tomada por las nuevas autoridades del Minsa es arbitraria, porque fue tomada sin consultarle al gremio médico. “El incremento de la jornada fue un acuerdo que firmaron los de Fetsalud. Los médicos no tenemos nada que ver con eso; con nosotros debieron negociar para tomar la medida”, dijo.
Agregó que con la disposición se están viendo afectados unos 300 médicos, quienes luego de su jornada laboral, y por los míseros salarios que les paga el Minsa, deben ofrecer sus servicios a empresas médicas y consultorios privados.
“Si el Minsa está dispuesto a pagar a los médicos lo que realmente deben ganar, entonces aceptaremos, pero los médicos no podemos, y con estos salarios de hambre debemos rebuscarla por otro lado”, dijo el galeno.
“En los acuerdos que se firmaron en mayo del año pasado se habla de darnos viviendas, seguro, comisariato…, y nada se ha cumplido. Exigen por un lado, pero por el otro no cumplen”, afirmó.
Nuevas autoridades confrontativas
El doctor Dionisio Morales, directivo nacional del gremio, indicó que han percibido de las nuevas autoridades un ambiente poco conciliador y confrontativo, por lo que decidieron tomar medidas de presión desde la semana pasada.
Morales afirmó que se han reunido en tres ocasiones con la titular de salud, Maritza Cuan, sin embargo, no logran entenderse en ninguno de los puntos.
”Han estado intransigentes, ellos rompieron las negociaciones en las últimas reuniones, los acuerdos dicen que habría un aumento salarial y no ha habido. Ellos están metiendo de mampara las ocho horas laborables, y, al contrario, nos quieren bajar el salario”, afirmó Morales.
Ante este panorama, los galenos anunciaron para esta semana una nueva jornada de protestas, que incluye un plantón este martes ante la Asamblea Nacional.
“Esta semana sólo vamos a protestar los médicos de Managua, hospitales y centros de Salud. Dada la situación económica, los colegas de los departamentos no van a poder sumarse por el momento”, agregó.
Sin embargo, advirtió que si las autoridades del Minsa no ceden, extenderán el paro a nivel nacional a partir de mediados de febrero. “Si no vemos buena voluntad, vamos a tomar nuevas medidas”, sostuvo el galeno.
El salario que devengan los médicos varía de acuerdo con su especialidad, los turnos, antigüedad y zonaje. Éste oscila entre 300 y 600 dólares mensuales.
El Minsa se cierra
El vicetitular de Salud, Guillermo González, indicó que no permitirán que un sector de trabajadores trabaje ocho horas y otro, cinco. Minimizó la posición de los galenos, afirmando que se trata de un pequeño grupo, unos 30 médicos que tienen posiciones intransigentes.
”Un grupo de médicos de Managua ha dicho que no se siente comprometido por el acuerdo de diciembre, porque dicen que no firmaron, pero en el 98 tampoco firmaron, y pasaron a trabajar las cinco horas porque no firmaron”, agregó el funcionario.
Anunció que a partir de esta semana se instalará una comisión especial que trabajará en la política salarial dentro del sector Salud.
“La posición del Minsa es que estamos anuentes a encontrar una solución, pero les hemos explicado que queremos respetar los acuerdos y les hemos pedido que respeten lo firmado.
“En Managua hay 240 médicos, de los cuales, según un informe, no pasan de 30 los que están queriendo irrespetar el acuerdo. Queremos que nos entiendan que no podemos privilegiar a pequeños grupos y a la gran mayoría de trabajadores no”, precisó.

Porras manejándose
El doctor Gustavo Porras, dirigente nacional de la Federación de Trabajadores de la Salud (Fetsalud), afirmó que los médicos están en su derecho de hacer huelgas, pero los invitó a que revisen bien los acuerdos que firmaron.
“Me parece que están cometiendo un error al tirar a los médicos en una aventura con una argumentación que no es correcta. Que les digan claramente a los médicos que ellos firmaron que cualquier aumento, será con el consentimiento de los organismos internacionales”, afirmó Porras.
Explicó que la jornada laboral de cinco horas fue una disposición del gobierno de Arnoldo Alemán para no pagar el almuerzo a los trabajadores. “Antes de salir, con Margarita Gurdián, se acordó pagarles el almuerzo, y ahora deben pasar al horario normal, y eso es para todos los trabajadores”, indicó.
Porras recomendó que los médicos que se vean afectados porque trabajan para otras instituciones durante las tardes, deben llegar a un acuerdo particular con las autoridades de dichos centros de salud.
“La reducción de la jornada laboral fue una medida de los gobiernos neoliberales a los que no les importa la atención de la población”, dijo Porras.