Nacional

Demandan un debate real sobre aborto terapéutico

* Marc Litvine, oficial para Nicaragua en Bruselas: “Es imperdonable que no se analizó el tema fuera de la pasión electoral” *Critican contradicciones de Ortega: “Se dice progresista, muy moderno, y echa marcha atrás sobre una ley que existía desde hace más de cien años” **Centroamérica es más que un libre comercio, consigna documento del Parlamento Europeo

Oliver Bodan

Bruselas, Bélgica
La Unión Europea se encuentra “preocupada” y espera un “debate real” sobre el polémico tema del aborto terapéutico, penalizado a finales del año pasado en medio de una agria y dura campaña electoral.
El tema reviste de una especial importancia para los países del Viejo Continente, ya que está estrechamente vinculado con los programas anti-pobreza y los derechos de las mujeres.
“Esperamos que el nuevo gobierno sea capaz de abrir el debate y discutirlo fuera de la pasión. Pero ahí veo una de las contradicciones del nuevo gobierno: se dice progresista, muy moderno, y va a hacer marcha atrás, porque para nosotros es marcha atrás, sobre una ley que existía desde hace cien años”, dijo Marc Litvine, Oficial para Nicaragua en la unidad de México y Centroamérica del Directorio General para Relaciones Exteriores de la Unión Europea.
El funcionario europeo consideró “preocupante” la penalización del aborto terapéutico. “Desde que se votó hay cuatro países en el mundo que tienen su criminalización, y Nicaragua se convirtió en este país número cuatro, votando una ley precipitada, sin discutirla, en un marco electoral”, afirmó Litvine, desde su oficina ubicada en el undécimo piso del edificio Charlemagne, una de las sedes de la Comisión Europea aquí en Bruselas.
“Yo creo que había que tomar el tiempo de discutirlo con tranquilidad, tomando el tiempo para tener realmente un debate, y es imperdonable que no hubo este debate fuera de la pasión electoral. No digo nada sobre el aborto, hablo del aborto terapéutico, porque toda la dialéctica que hubo durante este tiempo fue sobre el aborto, que es muy diferente”, agregó Litvine.
“Tenemos a una mujer como embajadora, y las mujeres que tenemos también consideran que los derechos de la mujer fueron violentados en este caso. Quisiéramos que el tema se debata realmente”, insistió.
Una delegación de alto nivel de la Comisión se reunió esta semana con el presidente de Nicaragua, Daniel Ortega, en la que se valoró el futuro de las negociaciones políticas y cooperación entre la UE y Nicaragua.
Debate no termina
La mañana del jueves 26 de octubre de 2006, a escasos diez días de las elecciones nacionales, 52 diputados de la Asamblea Nacional (28 del FSLN; seis de ALN y 18 del PLC), derogaron, en una acalorada sesión, el artículo 165 del Código Penal de Nicaragua.
Éste reconocía la figura del aborto terapéutico como una práctica legal condicionada estrictamente al criterio científico y bajo el consentimiento del cónyuge o uno de los familiares de la madre.
Las reacciones no se hicieron esperar. Médicos de todo el país y representantes de organismos de Derechos Humanos y Derechos de la Mujer, agudizaron sus críticas hacia los parlamentarios, a quienes señalaron de haber condenado a muerte a miles de mujeres, por no haber ajustado su decisión basados en planteamientos científicos, sino en intereses electorales.
El Código Penal establece una condena de entre uno y cuatro años de prisión, a la mujer que haya dado su consentimiento para practicarse un aborto; y una pena de entre cinco y 10 años de presidio a quienes la asistan. El debate sigue encendido.