Nacional

Mayorga sigue preso bajo lluvia torrencial de cargos

* Cada día le llueven nuevas denuncias por estafa con carros por todos lados * Prometía pagar antes de cada pelea, tiraba “sinfónicos” pero regresaba apaleado

El boxeador Ricardo Mayorga continuó detenido en la Estación Cuatro de Policía por una denuncia de estafa y estelionato entablada por Daniel Santos García, por la suma de 73 mil dólares. Según los abogados de Santos, éste le prestó el dinero para poder realizar su última pelea ante Oscar de la Hoya.
Hasta la hora de cierre de EL NUEVO DIARIO, la mamá del púgil, Miriam Pérez de Mayorga, se encontraba en la Estación Cuatro de Policía haciendo gestiones para lograr la libertad de su vástago, acompañada del juez ejecutor José Luis Araica, quien a eso de las cinco de la tarde giró un oficio en el que explica que la detención hecha al boxeador es ilegal.
A la denuncia de Santos en ese distrito se sumaron dos más, una por el orden de los ocho mil dólares y otra por seis mil. Además, al Distrito Cinco de Policía llegaron tres denuncias que superan los 26 mil dólares.
De acuerdo con Lulio Marenco, abogado acusador de Mayorga, éste emitió varios cheques de una cuenta que días antes de emitirlos había cerrado.
“Antes de irse a entrenar a la pelea con Oscar de la Hoya no tenía dinero, y mi demandante le dio dinero con la promesa de que cuando él regresara le pagaba, dejó los cheques y todos salieron sin fondos”, dijo Marenco.
El boxeador permaneció dos días encarcelado en las celdas preventivas de la Policía de León. Luego fue trasladado a la Delegación Cuatro de Policía de Managua este jueves primero de febrero en horas de la tarde, por medio de una orden judicial emitida en su contra por la jueza María Concepción Ugarte, del Juzgado Segundo Penal de Audiencias.
“Quieren andar a mi hijo de estación en estación, y quienes lo acusan le están cobrando hasta cinco veces más del dinero que le pudieron haber prestado”, afirmó la mamá del púgil.
Días antes de la detención del polémico boxeador se había anunciado que sostendría una pelea con Fernando Vargas a mediados del mes próximo. Otros tres abogados que dicen representar a personas a quienes Mayorga les debe llegaron a la Estación Cuatro de Policía a interponer la misma denuncia.
Desde el año pasado, Mayorga se ha negado a pagar una deuda de 56 mil dólares por la adquisición de cuatro vehículos de lujo. Fue retenido por la Policía en el Aeropuerto Internacional de Managua este martes 30 de enero, cumpliendo orden judicial de la juez Zela Corrales González, del Juzgado Segundo de Distrito Penal de Audiencia de León, cuando el pugilista intentaba abandonar el país.
Mayorga podría ser acusado por el delito de estelionato porque vendió ilegalmente una de las camionetas a la señora Liliana Lisseth Rodríguez Amador, sin contar con los documentos legales de posesión del vehículo. Las autoridades policiales todavía no han dado con el paradero de los tres automotores restantes.
“Mayorga está girando cheques sin fondos, y eso es estafar y actuar de mala fe de su parte, confiamos en la justicia en que no va ser liberado hasta que sea pasado a los tribunales competentes”, dijo Marenco.
“Mayorga había premeditado no pagarle a mi cliente, tiene que pagar por el delito de estafa”, agregó.
Entre los que acusan a Mayorga, además de Santos, se menciona a Oscar Danilo Rojas Pavón y Bernardo Trujillo, por la adquisición de vehículos que superan el valor de 20 mil dólares.
“Quiero denunciar que es la Policía la que está detrás de mi detenido, porque ellos fueron quienes solicitaron a la jueza un permiso para detenerlo”, dijo el abogado defensor del púgil, Léster Buzano.
El comisionado Edgard Sánchez Aguilar, Segundo Jefe del Distrito Cuatro, desmintió esta versión y dijo que la Policía Nacional solamente da cumplimiento a las disposiciones de las autoridades judiciales.
La secretaria general de la Fiscalía, Delia Rosales, afirmó ayer que el ex campeón de boxeo Ricardo Mayorga no se encontraba en flagrante delito cuando fue retenido en León y enviado a la Estación Cuatro de Policía Nacional.
Recordó que la Policía Nacional puede detener cuando la persona está en flagrante de delito o doce horas después de que cometió el presunto delito, pero en este caso, la supuesta estafa que le achacan a Mayorga es vieja.
Informó que hasta en horas de la tarde, la Fiscalía desconocía la denuncia contra Mayorga, porque la Policía no le había remitido ninguna diligencia y por consiguiente, podía quedar en libertad en cualquier momento a través de un recurso de exhibición personal, por detención ilegal.
Rosales explicó que para contabilizar el tiempo de detención debe partirse del momento en que fue detenido y puesto a la orden de las autoridades de León, y no a partir de la orden emitida por la jueza de Managua.
Mayorga fue retenido en León, después de que la juez segundo de Distrito Penal de Audiencias, Concepción Ugarte, tramitara una solicitud de allanamiento y captura de la Policía Nacional por una denuncia de estafa.
Rosales defendió la decisión del fiscal de León, quien desestimó la denuncia de estafa interpuesta por Ernesto Sandino Orozco, por no existir mérito para calificar los hechos bajo esa figura legal.