Nacional

Ex presidente de Correos se gastaba miles “chateando”

* Se “despachaban” cuotas obreras del INSS y hasta los abonos de préstamos bancarios deducidos de planilla * Cinco millones de córdobas de una partida presupuestaria del Gobierno no aparecen por ningún lado

El anterior Presidente Ejecutivo de Correos de Nicaragua gastaba mensualmente entre 12 y 13 mil córdobas en telefonía celular y hasta se daba el gusto de gastar en “chateo” cuatro mil córdobas mensuales, según la denuncia que formuló la actual Presidenta Ejecutiva de esa institución, licenciada Ana Loza.
“No entiendo cómo un ejecutivo puede gastar tanto dinero chateando, es como ilógico entender eso”, dijo la licenciada Loza, al enumerar las irregularidades que encontró a su llegada a Correos de Nicaragua, institución que estuvo bajo la dirección de Alejandro González hasta el 10 de enero pasado.
Otra irregularidad que encontró Lazo fueron las deudas con el Instituto Nicaragüense de Seguridad Social (INSS) y con el Instituto Nacional Tecnológico (Inatec). “A Inatec le debemos un millón 500 mil córdobas, pero ninguno de los trabajadores gozó de esos beneficios”, dijo Lazo, quien reconoció que sí hubo beneficiados, pero éstos fueron principalmente los jefes de área como Informática, Asesoría Legal, Diseño Gráfico, Relaciones Públicas y la Gerencia, quienes recibieron cursos de postgrado y maestrías.
“Los trabajadores que son operarios y que podrían salir como técnicos, nunca recibieron beneficios de Inatec”, aseguró la licenciada Lazo. El otro problema es que a pesar de que a los trabajadores se les dedujeron de sus salarios la cuota del Seguro Social, ésta nunca fue enterada al INSS.
“Tenemos que hacer un arreglo de pago con el Seguro Social. Mi meta es que en esta quincena que viene, el trabajador de Correos pueda recibir su colilla del INSS”, dijo Lazo, quien reconoció que eso no es todo, sino que la administración de Correos hizo que una buena cantidad de empleados de esa institución cayera en mora con entidades bancarias y de crédito.
Explicó que los empleados hicieron préstamos a bancos y casas de préstamos con el compromiso de que de su salario, vía planilla, se les dedujeran las cuotas a pagar. La administración retenía la amortización de los préstamos, pero nunca las entregó a las empresas bancarias, “haciendo caer en mora a los trabajadores; ahora tenemos una deuda con el empleado y con el banco”, dijo Lazo.
Ordeñada
Lazo aseguró que Correos de Nicaragua tiene un déficit de 50 millones de córdobas que no se sabe dónde están. “No quiero juzgar, pero me parece que las administraciones anteriores usaron la institución para ordeñarla”, señaló.
“La transferencia de plata en la administración anterior era una tónica”, señaló Lazo, quien reconoció que Correos de Nicaragua es una institución rentable. “Diariamente aquí entra aproximadamente un millón de córdobas”, dijo.
Correos rezagados
Las irregularidades en Correos de Nicaragua se dieron no sólo en el manejo de fondos, sino también en la labor propia de esa institución. Lazo señaló que hay una bodega llena de paquetes que tienen hasta tres años de estar ahí sin ser enviados a sus destinatarios.
“Se trata de correo rezagado”, dijo Lazo, es decir, los paquetes enviados por personas en el exterior y que tenían mala la dirección del destinatario o que éste no fue localizado por los carteros.
Según las leyes de correos, un paquete al menos debe permanecer unos 15 días mientras se confirma si existe el destinatario, pasado ese tiempo debe regresar a su remitente, pero eso no ocurría, y hay hasta encomiendas que tienen años en esa bodega.
“No sé qué tipo de cosas hay ahí, pero si alguien manda eso, debe ser considerado valioso”, dijo Lazo, para quien esa deficiencia es lo que hizo que la población perdiera credibilidad en la institución.
Fondo perdido
Lazo explicó que también hay problemas con el Fondo de Inversión de Telefónica y Correos que se puso en práctica el pasado año. Según la presidente de Correos, el gobierno destinó cerca de 13 millones de córdobas para el relanzamiento de la oficina de correos.
Señaló que fueron invertidos ocho millones, pero los cinco millones restantes no se sabe dónde están, y señaló que si bien se compraron vehículos, motocicletas y bicicletas, se encuentran dañados en su mayoría, porque no estaban adecuados para el trabajo de entrega de correos.