Nacional

Dejaron a la Policlínica Oriental con gran deuda


Melvin Martínez

La Policlínica Oriental, empresa médica previsional propiedad del Ministerio de Salud, se sumó ayer a las instituciones administradas por funcionarios de la “Nueva Era” que quedaron en “bancarrota”, con una deuda que alcanza los cuatro millones de córdobas, denunció el doctor Antonio Ruiz, nombrado nuevo director de la empresa.
“Tenemos un reto junto a los trabajadores. Para sacar adelante la empresa vamos a innovar, a buscar alternativas y a pedir ayuda al Ministerio de Salud. No todo está perdido, todavía tenemos chance de salvar la empresa”, dijo el galeno.
La empresa médica previsional, adscrita al Instituto Nicaragüense de Seguridad Social (INSS), atiende a más de 19 mil afiliados y se brindan 14 mil 283 consultas al mes.
El año pasado los trabajadores promovieron más de cinco huelgas, luego de denunciar las irregularidades que cometió el saliente director, Boris Gutiérrez, a quien señalaron de tener en la empresa unos 130 supernumerarios, entre allegados y familiares.
Entre otras anomalías, se conoció de pagos de asesores inexistentes y de supuestos trabajadores que se presentan a la empresa, pero que no ejercen ninguna función.
“Vamos a revisar a fondo la situación administrativa, de tal manera que no tomemos decisiones arbitrarias. Las deudas por pagar pasan de los 7 millones de córdobas, pero con lo que queda en reservas se cancela una parte, y la deuda llega casi a 4 millones”, dijo el nuevo director.
Ante el llamado “desastre administrativo” que encontraron, el vicetitular del Minsa, Guillermo González, dijo que se realizarán auditorías especiales, y que será el órgano correspondiente el que determinará quiénes son los responsables de la iliquidez en que se encuentra la Policlínica.
“Si hay responsabilidad administrativa o responsabilidad penal, serán los órganos correspondientes los que van a determinar por medio de análisis financieros a los causantes del problema”, sostuvo el galeno.