Nacional

Gran poder a Murillo causa alarma

* Austeridad es encomiable, pero no que la decisión de dar o no dar, de autorizar o desautorizar, recaiga en una entidad de dudosa legalidad institucional * Periodistas temen, en el mejor de los casos, que se burocratice la pautación, y, en el peor, que se maneje con premios y castigos

Consuelo Sandoval

Alarma y preocupación está causando entre diversos sectores la concentración de poderes que aparentemente estaría asumiendo la coordinadora del Consejo de Comunicación y Ciudadanía, Rosario Murillo, quién corroboró la drástica contracción del gasto gubernamental como parte de una política de austeridad que ella dirige.
Murillo, Primera Dama de la República, ratificó ayer la información acerca del congelamiento de la pautación publicitaria y la compra de vehículos nuevos, así como la restricción de los viajes de los funcionarios al extranjero, salvo casos justificados y excepcionales que ella también decidirá desde el Consejo de Comunicación y Ciudadanía.
“Preferimos que el dinero se invierta en escuelas, medicamentos, hospitales, programas de vivienda y en beneficiar a la población, y ahorrar en las pautas (publicitarias) para realizar sólo las campañas necesarias, como el medio ambiente y la salud. Queremos ser un gobierno eficiente, sencillo, austero, humilde, que está respondiendo a las necesidades de la gente”, destacó Murillo.
“Plan de Emergencia”
Reafirmó que el gobierno del presidente Daniel Ortega heredó “una situación de catástrofe económica y social, por eso trabajamos en un plan de emergencia para enfrentar esta situación y por eso tenemos que ahorrar al máximo”.
“No podemos esperar que sea el gobierno de Nicaragua el que en detrimento de los programas básicos que tiene que resolver --los problemas de la población--, subvencione a trescientos medios de comunicación, es imposible. Creo que se tiene que hacer un estudio, y son los trabajadores de la comunicación los que están llamados a hacerlo y a hacer propuestas, que es una lógica distinta donde el gobierno no puede hacerse cargo de esos espacios noticiosos”, manifestó.
En ese sentido, Murillo exhortó a los empresarios privados, organismos internacionales y otras instituciones a asumir un grado de responsabilidad en el otorgamiento de pautación publicitaria, a fin de que el gremio periodístico no quede huérfano de opciones de vida.
Recordó que el gobierno recibió instituciones con enormes partidas presupuestarias para publicidad, fundamentalmente, bajo la lógica que privilegia los protagonismos personales y programas que responden a otra visión de país donde no beneficia a las mayorías.

El temor de periodistas
Burocratización de pautas y los premios y castigos
MATILDE CÓRDOBA y Melvin Martínez
La centralización de la publicidad gubernamental provocó incertidumbre entre los periodistas que poseen programas informativos, directores radiales y algunos representantes de agencias publicitarias, que resienten la posible burocratización en la distribución de la pautación, y porque, además, podría ser utilizada como arma política para premiar o castigar a este sector vinculado a los medios de comunicación.
La presidenta de la Unión Nicaragüense de Periodistas (UPN), Irma Franco, pidió a las autoridades gubernamentales no tomar decisiones apresuradas. “Que escuchen y se den cuenta de la realidad que viven los periodistas independientes, quienes sobreviven con la publicidad estatal y privada”.
Para Mario Fulvio Espinosa, Presidente del Colegio de Periodistas de Nicaragua, es contraproducente la decisión de reorientar todo el gasto estatal destinado a publicidad, “porque atenta contra la forma de vida de centenares de periodistas que subsisten con esta pauta”.
Espinosa y Franco lamentaron que Ortega no ha respondido a su petición para reunirse con él, a fin de exponerle las expectativas del sector.
No obstante, Espinosa se declaró de acuerdo conque se racione la publicidad, pero en los grandes medios de comunicación, no “con los compañeros periodistas que tienen que vender publicidad a precios irrisorios”. En tanto, Francisco Rivas, Presidente de la Asociación de Periodistas de Nicaragua (APN), dijo que esperan reunirse con Ortega para expresarle sus inquietudes.
Por su parte, Jesús Miguel “Chuno” Blandón, Presidente de la Asociación Nicaragüense de Radiodifusores (ANIR), aunque prefirió no comentar el tema porque debe consensuar una posición con el resto de directivos, informó que convocó a una reunión de urgencia al resto de directivos, prevista para mañana.
Hablan los pequeños
Magda García, directora de un espacio en Radio Universidad, dijo que “muchos de los periodistas que andamos ‘chancleteando’ fuimos despedidos en 1990 por ser sandinistas, entonces, si esto sucede, se cerraría el espacio, y afectaría a tres personas que son parte de mi equipo de trabajo”.
El periodista José León Quant, de Radio 580, opinó que es una medida que les afecta, porque no obtendrían ingresos ni para pagar los espacios radiales independientes que alquilan.
“Hacemos un llamado para que se reconsidere la medida y que no continúe esta incertidumbre”, agregó.
Denis García, de Radio Omega, cree que la medida tendrá un “efecto negativo” para los periodistas y sus familias. “Aquí, más de 100 periodistas de radio vamos a ser afectados. Lo que pasa es que antes de los 90 los periodistas eran asalariados de los medios. Después la mayoría quedamos en la calle y comenzamos a trabajar de manera independiente”.
“El sandinismo no ha analizado que hay más de 200 periodistas que viven de la publicidad estatal, porque la privada sólo se le da a los grandes medios”, sostuvo.
Agencias se contradicen
Para Vilma Avilés, de Gap Publicidad S.A, empresa usualmente contratada por la Lotería Nacional, será mejor que el Consejo de Comunicación y Ciudadanía coordine y autorice la publicidad y propaganda del gobierno. “Es mejor que ella (Rosario Murillo) dé el visto bueno, sería como cuando los gerentes se lo presentan a la Junta Directiva”.
Directores de otras agencias publicitarias consideran que la centralización de la pautación hace más burocrático el proceso. Además, consideran, se necesitará un equipo grande de asesores publicitarios para poder tomar decisiones acertadas, porque “un consejo no está enterado de todas las necesidades publicitarias de cada ministerio e institución del Estado”.
La publicidad y la salud
Pese a la disposición gubernamental, el viceministro de Salud, Guillermo González, afirmó que los contratos por publicidad continuarán otorgándose con normalidad.
“La publicidad que tiene que ver con la promoción en salud no tiene afectación, las campañas de promoción en salud van a continuar, en eso no hay ningún problema”, aseguro el galeno, luego de sostener una reunión con los diputados de la Comisión de Salud de la Asamblea Nacional.