Nacional

Cristo regresó con par de “ladrones”


Alberto Cano

JINOTEPE, CARAZO
Tal como lo había prometido, don Reinaldo Agustín Zúñiga Gadea restauró en tiempo récord la imagen de Jesús Nazareno, venerada por muchos católicos de Masaya en la iglesia de El Calvario, antigüedad de más de 120 años que sufrió daños severos al desprenderse del altar que comparte con Dimas y Gestas, “el buen ladrón y el mal ladrón”.
Como se recordará, la antigua imagen, donada por doña María Navarro, inexplicablemente se desprendió del altar donde ha estado por 122 años, y para su restauración fue trasladada a Jinotepe, donde las manos prodigiosas de Zúniga hicieron el laborioso y delicado trabajo.
Ésta es la segunda vez que el jinotepino trabaja el Nazareno, ya que en 1995 fue retocada y de no haber sido por esos trabajos, al sufrir el accidente posiblemente hubiera quedado inservible.
El trabajo, sostiene Zúñiga, no fue nada fácil, y la proeza se logró gracias a la intervención de su hijo Reynaldo Ignacio, de 26 años, que lleva ocho años en estos menesteres.
Zúñiga, de 60 años, quien lleva medio siglo retocando y haciendo santos, oficio que heredó de su padre don “Nacho Zúñiga”, hace un trabajo reconocido dentro y fuera del país. Ahora nuevamente la imagen del Nazareno restaurado podrá ser venerada en Masaya, hasta donde llegan católicos de pueblos vecinos.