Nacional

Recibe Correos en bancarrota

* En tiempos de Alemán una pareja que lo dirigía lo saqueó impunemente * Con Bolaños prevalecieron los megasalarios, supernumerarios, no pagos al INSS y a las instituciones de servicio

Un déficit millonario y gran cantidad de jefes que sólo lo eran de uno o dos empleados, fue apenas una parte del panorama que encontró la nueva presidenta ejecutiva de Correos de Nicaragua, Ana Lazo, al asumir sus responsabilidades en esa institución del Estado.
“Encontramos un déficit de 51 millones de córdobas específicamente”, señaló Lazo, quien denunció que en tan sólo ocho meses, el déficit de Correos de Nicaragua subió sustancialmente. “Hace ocho meses el anterior presidente ejecutivo habló de haber encontrado un déficit de 40 millones, pero ahora subió a 51”, dijo Lazo. Entre las razones que comentó la nueva presidenta ejecutiva de Correos de Nicaragua, están las deudas a nivel nacional e internacional que tiene la institución.
“Hay que recordar que Correos utiliza compañías aéreas para brindar el servicio de correo de forma puntual y exacto”, explicó.
Con Iniser y Enacal
Confirmó que el anterior presidente ejecutivo de Correos dejó deudas con el Instituto Nicaragüense de Seguros y la Empresa Nicaragüenses de Acueductos y Alcantarillados, las que calificó de “grandísimas”.
“Cuando él entregó dijo que había problemas y un déficit de 27 millones, pero en realidad era mayor”, dijo Lazo, quien enumeró anomalías como supernumerarios, funcionarios con megasalarios, empleados “fantasmas” que no existían en la empresa, y hasta la misma presidencia de Correos con salarios altísimos.
“Sólo un ejemplo: jefes que no tenían a quién dirigir, mandaban a uno o dos empleados”, aseguró Lazo, quien explicó que esas anomalías serán corregidas, señalando que los primeros pasos ya se dieron al hacer reubicaciones y fortalecer otras áreas priorizadas de Correos.
“No vamos a correr a nadie porque aquí hay muchas mujeres empleadas que son madres solteras”, dijo Lazo, quien confirmó que solicitó a la Contraloría General de la Republica la realización de una auditoría interna que identifique con fidelidad las anomalías en la empresa.
“Nosotros no somos los que vamos a correr a la gente, ellos mismos son los que se van a correr cuando la Contraloría identifique las irregularidades y a sus responsables”, dijo la ex diputada Ana Lazo, ahora presidenta ejecutiva de Correos de Nicaragua.
Recuperar credibilidad
Según Lazo, una de sus primeras acciones será recuperar la credibilidad de Correos de Nicaragua. “Nuestra meta es hacer la empresa rentable, cambiar la imagen y dar credibilidad y confianza, que la gente sepa que Correos de Nicaragua existe y presta un servicio importante para el desarrollo del país”.
El extremo de la falta de credibilidad que tenía Correos de Nicaragua, es que ni las propias instituciones del Estado hacían uso de sus servicios, comentó.
“Fijate que teníamos que regresar correos porque a los lugares donde eran enviados Correos de Nicaragua no prestaba servicios”, señaló, como una muestra de la inoperancia de la administración anterior.
“Nicaragua es altamente rural y la tecnología de punta no llega a esos lugares, por eso está el servicio de correos que es parte del desarrollo del país”, afirmó.