Nacional

Significativa reducción de presupuesto al Marena

* Ministra asegura que practicarán reingeniería para seguir funcionando con la misma estructura * Una buena noticia: vamos por la defensa de las ballenas

María Haydée Brenes

Un golpe que podría tumbar la poca protección de los recursos naturales a nivel nacional por el cierre de las principales delegaciones, recibieron las autoridades y trabajadores del Ministerio de Ambiente y Recursos Naturales (Marena), con la reducción de cincuenta millones de córdobas en el Presupuesto de este año.
El Presupuesto del año pasado otorgaba a Marena 300 millones de córdobas para su funcionamiento --en el escalafón presupuestario estaba sólo sobre el Ministerio de la Familia-- y eso no era suficiente, por lo que en varias ocasiones las autoridades pasadas señalaron que era necesario un incremento, pues en caso contrario el cierre de las delegaciones sería inminente.
La nueva ministra, Amanda Lorío, dijo ayer durante una conferencia de prensa que se estaba trabajando en una reingeniería presupuestaria interna, para que no se cierre ninguna de las delegaciones.
“Estamos claros de que el Marena debe comenzar a descentralizarse, por ahora no puedo adelantar cómo se hará esta reingeniería porque ni yo misma lo sé, es algo que se está estudiando”, declaró la ministra.
Enormes brechas salariales
En Marena sólo el veinte por ciento del personal es pagado por medio de planilla fiscal, el salario del 80 por ciento de los trabajadores es financiado por países u organizaciones donantes, por medio de proyectos que establecen una enorme brecha salarial.
Para citar un ejemplo, un guardaparques que permanece durante treinta días en un área protegida, gana un mil 300 córdobas y es pagado por planilla fiscal, es decir, por el Estado, mientras un director de proyecto llega a ganar cinco mil dólares (90 mil córdobas) y es pagado con ayuda internacional.
“Hemos conversado con organismos y países donantes y ellos nos mencionaron que no es su política establecer los salarios de las personas en los proyectos, de forma que esto es algo personal; por ahora sería adelantado decir cómo encontramos la institución, porque Marena es como se ve, una gran finca con una serie de módulos en los que antes de que fuésemos investidos fue imposible entrar para conocer el manejo; en la actualidad, hay siete personas a cargo de conocer cómo se ha manejado hasta ahora la institución”, declaró la doctora Lorío.
Insostenible
Lorío explicó que el año pasado se hizo una reestructuración salarial que era necesaria --como la que se hizo a los guardaparques que ganaban 1,000 córdobas al mes, y ahora ganan 1,300--, pero si se van sumando esos incrementos que se dieron desde mayo de 2006 a la fecha, hay un momento como en el que estamos ahora, cuando se hace insostenible.
“También hemos recibido quejas sobre maltrato a los trabajadores de parte de los sindicatos, y eso es algo que no dejaremos pasar, pero es un tema en el que tenemos que ser muy equilibrados, tanto como con los señalamientos de la estructura salarial, porque en los proyectos, así como hay gente que gana mucho dinero, tenemos a otros que no lo hacen porque su política en la vida está dictada por preservar a Nicaragua”, dijo Lorío.
Respeto e inclusión
Por su parte, la sindicalista del Marena Glenda Castellón comentó que para los trabajadores la diferencia económica entre proyectos y planilla fiscal ocasiona una enorme preocupación por la inestabilidad laboral que se genera.
“¿Cómo se va a sentir seguro un trabajador cuando se encuentra fuera de planilla fiscal porque su salario lo paga un organismo, pese a que le hace un trabajo al Estado de Nicaragua? Casi todo el personal de línea que está fuera de la institución en las delegaciones está fuera de planilla, nuestra lucha es que si todos somos trabajadores seamos pagados por el Estado, que el Estado sea el rector de los proyectos y el que maneje presupuesto”, afirmó la sindicalista.
Los trabajadores, por medio del sindicato, también están solicitando respeto al convenio colectivo firmado en diciembre del año pasado.
“La Asamblea nos redujo 50 millones de los 300 millones que estaban en el Presupuesto general de la República, ¿cómo va a hacer Marena con tanta necesidad que existe? Mucho se critica al Marena, pero el gobierno debe dar las condiciones para que se continúe trabajando.
Aquí se necesita reforzar la institución en sus 17 delegaciones, nosotros tenemos el compromiso de luchar por un mejor presupuesto que nos garantice condiciones de trabajo, y obviamente mejores resultados en la preservación de los recursos”, concluyó Castellón.

Prioridades
La contaminación de los cuerpos de agua y su saneamiento será una de las prioridades de las nuevas autoridades del Marena, debido a que en los últimos diez años 400 fuentes de agua se han secado en el Pacifico de Nicaragua. Otro tema a priorizarse será la reforestación de las cuencas, y se enfatizará en la protección de las reservas naturales.
También las autoridades señalaron que será fortalecida la alianza entre ambiente y energía, que es una línea de trabajo de todos los países de la región centroamericana, por medio de la cual se apoyarán centrales de energía como biomasa, hidroeléctricas, etc.
“Recientemente reforzamos nuestro compromiso centroamericano, comenzaremos a trabajar en dos proyectos binacionales y un proyecto trinacional que es del Golfo de Fonseca, el binacional con Honduras y Nicaragua en el ‘Proyecto Corazón’, y el de Río San Juan con Costa Rica; estamos por el cumplimiento de los acuerdos internacionales, a la vez que estamos retomando relaciones con la UICN y estamos esperando la visita de la representante para la región”, expresó la ministra Lorío.
Respecto del tema de las ballenas declaró que vamos por la defensa de esos cetáceos, “solicitaremos al gobierno que sea el Marena quien vote ante la Comisión Ballenera Internacional y no la Administración de Pesca (Adpesca), para que los discursos sean consecuentes con las acciones.