Nacional

Minsa redistribuirá a “supernumerarios”


Melvin Martínez

Las autoridades del Ministerio de Salud, Minsa, iniciaron su gestión bajo una mirada pesimista de los dirigentes sindicales del gremio médico y de otros dirigentes sindicales, que en las anteriores administraciones se caracterizaron por guardar silencio ante cualquier decisión.
Las nuevas autoridades de Salud se han trazado como meta hacer algo distinto en el sector. Algo que va más allá de la reiterada demanda de incremento salarial de los trabajadores, y que en los últimos años ha afectado gravemente a la población.
La gratuidad de los servicios de salud, cambios en el modelo de gerencia y promover una Jornada de Calidad y trato digno al usuario, serán los principales objetivos de trabajo de las autoridades de Salud.
El viceministro de Salud, Guillermo González, consideró que para alcanzar esas metas harán una reingeniería en la forma de ofrecer los servicios de Salud, y para ello redistribuirán el personal supernumerario ubicado en el nivel central que heredaron de las administraciones anteriores.
“Estamos asumiendo una institución desordenada”, lamentó González, quien detalló que redirigir la institución y acabar con los supernumerarios y “fantasmas” dentro del Minsa será una de sus primeras tareas.
El aborto terapéutico
El galeno afirmó que las autoridades del Minsa preparan un pronunciamiento oficial de la institución, en donde dejarán plasmada, de una vez por todas, la posición oficial de la institución respecto del polémico tema del aborto terapéutico.
“Nos encontramos con los polos: mientras el nivel Central está extremadamente inflado, con una nómina de más de mil trabajadores entre técnicos y profesionales. Nos encontramos que nos falta personal en las unidades de Salud”, afirmó.
¿Y qué va a pasar con el personal supernumerario que encontraron en el nivel central del Ministerio?
Creemos que este personal debe reforzar los niveles locales. El diseño que queremos hacer es basarnos en cosas fundamentales y dedicarnos a vigilar qué pasa con la salud. En ese espíritu, el papel no es sólo administrar el Minsa, sino la salud. Es un proceso complejo, pero estamos decididos a empujarla de esta manera. Como responsabilidad de Salud es algo que trasciende, estar atrás de cómo se oferta y con qué calidad. Hemos entrado en conversaciones con las autoridades del INSS; por ejemplo, la canasta del Seguro es más pequeña que la del Minsa, al final los asegurados están pagando por adelantado por una atención que deben recibir y que muchas veces no reciben.
Los ámbitos de la burocracia están inflados. En las unidades de Salud hace falta personal, en un recorrido que hicimos en unidades de Salud en algunos departamentos, nos encontramos que una sola enfermera atiende hasta 40 camas. Hay un desequilibrio en la distribución del personal. Queremos hacer un ordenamiento, y en eso también hemos invitado a los sindicatos para que participen. Estamos en un proceso de redefinir las prioridades y reorganizar el personal.
¿Los casos de supernumerarios que han encontrado se deben a favores políticos que pagaron las anteriores autoridades?
Nosotros vamos a terminar con el clientelismo político y vamos a hacer todo lo que esté al alcance para terminarlo. Tenemos una Ley de Servicio Civil que es la que debe orientar el proceso de contratación. En el caso de Salud hay una Ley General de Salud y una propuesta de Ley de Carrera Sanitaria; queremos ir erradicando esa costumbre del clientelismo político. Con lo que ya existe vamos a aplicar lo que la ley dice, pero no vamos a hacer una cacería de brujas, porque sabemos que el bien más valioso se llama empleo. Lamentablemente, se malentiende cuando se juega con el clientelismo político…, vamos a ver la evaluación de desempeño que en toda institución se realiza, sin color político ni religioso.
Los Médicos Pro Salario
Desde ya tienen enfrente la amenaza de uno de los sindicatos más representativos del sistema como son los Médicos Pro Salario. Uno de sus planteamientos es que se les quiere incrementar la jornada laboral sin incrementarles el salario.
En 1998 ocurrió un hecho muy concreto: se cayó en dificultades para pagar los viáticos, y al no haber viáticos se llegó al acuerdo de que el horario de trabajo se recortara a cinco horas en los Centros de Salud. En ese año los Médicos Pro Salario no existían como organización, sin embargo, ellos asumieron comenzar a trabajar las cinco horas. Las capacidades del Ministerio mejoraron, el Minsa buscó cómo ordenar las ocho horas y la contraoferta fue entregar el viático. Las autoridades pasadas llegaron a un acuerdo con quienes habían firmado el acuerdo.
A partir, de eso un grupo de médicos de Managua ha dicho que no se siente comprometido por el acuerdo de diciembre, porque dicen que no firmaron, pero en el 98 tampoco firmaron, y pasaron a trabajar las cinco horas porque no firmaron. Cito los hechos muy concretos: en derecho las cosas se deshacen como se hacen.
¿Pero están buscando cómo dar respuestas a sus demandas?
A partir de la próxima semana se instala una comisión especial que trabajará en la política salarial dentro del sector Salud. Para nuestra sorpresa, el día que se había quedado conversar era una plática entre la Dirección Superior y sus representantes, pero se acercaron más de 40 personas. La posición del Minsa es que estamos anuentes a encontrar una solución, pero les hemos explicado que queremos respetar los acuerdos y les hemos pedido que respeten lo firmado. Los invitamos a que formáramos una comisión para que dilucidara el problema. En Managua hay 240 médicos, de esos, según un informe, no pasan de 30 médicos los que no están queriendo respetar el acuerdo. Queremos que nos entiendan que no podemos privilegiar a pequeños grupos y a la gran mayoría de trabajadores no. No podemos decir por un lado a los trabajadores que trabajen cinco horas, y por el otro a los demás que trabajen ocho horas, es contraproducente. Los trabajadores nos han dicho que nos van apoyar.
Desde ya la población comienza a sentir la desatención en los hospitales y centros de salud.
Ellos (los médicos) se están adelantando. Hay suposiciones infundadas, los invitamos a que busquemos mejores posiciones en conjunto y encontremos la solución. Ellos han aducido que el problema de Managua es una especie de venganza respecto a lo de mayo, es un problema que se mantuvo por tanto tiempo. Nosotros no medimos las pérdidas por pérdida económica, sino por el beneficio que se le ha dejado de dar a la población. Nosotros buscamos cómo acercar el servicio a quienes no tienen posibilidades de recibir atención.
Sobre la gratuidad
Hay una solicitud de los sindicalistas de que haya una resolución ministerial que prohíba los cobros en las unidades de Salud pública, ¿se va a cumplir con esto?
Es legítimo, se lo pongo en la dimensión histórica, se han sacado resoluciones que apuntan en esa dirección, no es más que traducir lo que dice la Constitución y la Ley General de Salud, pero con una mano hicieron una cosa y con la otra, otra cosa, porque crearon los servicios diferenciados dentro de los hospitales públicos. Es legítimo que la población demande que el mensaje sea claro y preciso. Hoy revisamos la resolución y a la vez se anulan otras resoluciones contradictorias, va ser la forma jurídica en que el discurso sea una ley.
Hay dirigentes sindicales que ya hablan de despidos masivos en el Minsa a nivel nacional.
Nosotros hemos dicho que la estabilidad laboral es uno de nuestros objetivos, pero en ningún momento hemos discutido cierres de nada. Este Ministerio desarrolló una multiplicidad de formas de contratación de personal que se ha convertido en un problema. En muchos casos estas contrataciones por servicios fueron muy mal utilizadas, este personal considera que ya es un trabajador permanente. Esa ambigüedad en que se manejó la forma de contratación es uno de los problemas que estamos heredando, hay trabajadores que ocupan diferentes cargos, estamos revisando sin crear inestabilidad.

Doble amenaza
La Federación de Médicos Pro Salario, luego de una reunión sostenida ayer en el Hospital “Roberto Calderón”, anunció la suspensión de la consulta externa y cirugías programadas a partir del martes, a menos que las autoridades del Minsa les llamen a negociar nuevamente. La protesta iniciará con un plantón frente a la Asamblea Nacional.
“Los médicos no han publicado la Ley de Nivelación Salarial, y vamos a llegar a hacerles un recordatorio para que publiquen la ley. Y vamos a demandar al Minsa que cumpla con el incremento salarial de un 30 por ciento”, dijo Dionisio Morales, dirigente nacional del gremio médico. Amenazó con incrementar las medidas de presión de no tener una respuesta concreta.
A la demanda de los médicos se sumó ayer la protesta que anunciaron los sindicalistas agremiados a la Confederación de Trabajadores de la Salud, Contranicsa, quienes afirman que en las unidades de Salud denunciaron despidos de trabajadores que no son afines al FSLN. Entre otras anomalías, mencionaron amenazas y represiones por parte de dirigentes de Fetsalud, en contra de miembros de Contranicsa. Martín Portillo, secretario general del sindicato, solicitó un encuentro con la titular de Salud para exponerles la situación, de lo contrario tomarán medidas más drásticas.