Nacional

Miami al son que le toca Fidel Castro

*** Preparaban una reunión para planificar fiesta por su “desaparición”, que ahora parece diluirse *** En la isla los cubanos auguran que “el comandante va pa’lante”

La ciudad de Miami despertó este miércoles de nuevo al son que toca Fidel Castro, quien a seis meses de entregar el poder apareció en un nuevo vídeo, aparentemente recuperado, en vísperas de una reunión para planificar la fiesta tras su desaparición, que ahora parece diluirse.
Las radios cubanas y diarios de Miami coincidieron en que Castro, en el vídeo emitido el martes por la televisión cubana, se ve aún débil, aunque mejor de salud y con más peso que en el último vídeo emitido a finales de octubre pasado, caminando y moviendo los brazos con dificultad.
Los titulares
“Débil Castro en nuevo vídeo”, tituló el diario en inglés The Miami Herald en una nota en sus páginas interiores, en la que dice que “se veía más pesado que en su último vídeo”, pero “aún débil, balbuceando y corto de aliento”.
El diario en español El Nuevo Herald observó a Castro “delgado, aunque ligeramente recuperado, y conversando de pie o sentado con (el presidente venezolano Hugo) Chávez”.
El vídeo era tema predominante en los programas de opinión de las radios cubanas, donde la audiencia hace de la especulación su deporte favorito y usualmente sostienen que los vídeos sobre Fidel que salen de la isla son fabricados, porque el “Caballo” ya está muerto o en proceso.
El vídeo “yo lo calculo de hace año y medio (...) ese no es el vídeo de Castro en este momento”, aseguró Miguel Saavedra, líder de la agrupación radical Vigilia Mambisa, a la televisión local la misma noche en que se emitió el material.
“No se puede saber realmente la situación del tirano... de que está vivo está vivo, o sea respira”, comentó por su parte Armando Pérez Roura, comentarista de Radio Mambí, la emisora más escuchada por la comunidad cubana de Miami.
Vivo o muerto, analistas y observadores coinciden en que Fidel ya pasó a ser en términos prácticos un símbolo, incapacitado y sin posibilidades de retornar al poder que ahora ostenta su hermano Raúl.
“Para todos los efectos, políticamente Fidel Castro está muerto”, dijo Ninoska Pérez Castellón, del Consejo por la Libertad de Cuba.
Una fiesta frustrada
Mientras la comunidad del exilio digería las noticias, la administración municipal de Miami salía al paso de informes sobre preparativos para una fiesta en el estadio Orange Bowl celebrando la muerte de Castro cuando ocurra.
“En ningún momento la ciudad de Miami acordó ser la organizadora o patrocinadora de evento alguno que coordine una fiesta para celebrar la muerte de Fidel Castro”, indicó la administración en un comunicado, tras reportes de prensa que se extendieron como reguero de pólvora anunciando preparativos preliminares de la celebración.
El Orange Bowl tiene significado histórico para la comunidad cubana, pues en 1961 el presidente John F. Kennedy prometió liberar a Cuba en un discurso pronunciado allí, y al año siguiente celebró también en el recinto la liberación de los invasores de Bahía de Cochinos.
Aunque el uso del Orange Bowl como lugar de manifestaciones cuando Castro muera no es nada nuevo, el tema cobró impulso la semana pasada cuando reportes de prensa reportaron la creación de un comité de ciudadanos encargados de organizar qué se va a hacer en el día más esperado por los exiliados.
El comité, que se reunió por primera vez la semana pasada, debe reunirse nuevamente este miércoles.
La administración municipal, como otras ciudades vecinas, quiere designar un lugar amplio y seguro donde los ciudadanos puedan manifestarse en lugar de lanzarse a las calles, como ocurrió hace seis meses al anunciarse que Fidel estaba enfermo y cedía el poder a su hermano Raúl.
“Nuestra experiencia pasada nos ha demostrado que la comunidad tiene emociones fuertes atadas a cualquier asunto significativo que tenga que ver con Fidel Castro”, indicó la administración de la ciudad.
“El Comandante va pa’lante”
En tanto, los cubanos de la isla seguían su rutina en calma este miércoles, mientras comentaban las imágenes de un Fidel Castro de pie y con mejor semblante que hace tres meses, como lo hizo Modesto Ramírez, de 37 años, quien afirmó contundente que “el Comandante va pa’lante”.
Las imágenes de Castro dialogando con el presidente venezolano Hugo Chávez fueron retransmitidas en la emisión matinal de la televisión estatal, de manera que camino al trabajo o mientras tomaban de pie un café en la calle, algunos comentaban los detalles que alcanzaron a percibir.
“Yo lo vi mejor, buen color, movía las manos bien, pero no le entendí muchas cosas que dijo. A Chávez si se le oía bien, pero a él no”, señaló Ramón Fernández, de 51 años, custodio de una clínica psiquiátrica en el barrio 10 de octubre.
Una empleada de una panadería en el barrio El Vedado, de 36 años y quien no quiso dar su nombre, manifestó: “Salga como salga, no baila más. Se ve bien, pero de ahí no sale”.
“Se va levantando, se va levantando, el Comandante ya va p’alante, poco a poco, pero p’alante”, puntualiza Ramírez, un trabajador de mantenimiento de una escuela primaria.
Los diarios estatales Juventud Rebelde y Granma dedicaron sus primeras planas y páginas centrales a mostrar una serie de fotos del encuentro, acompañadas apenas por textos que reproducían literalmente cada una de las pocas palabras entregadas por Chávez.