Nacional

Temor a que escuela caiga en sus cabezas

* En situación similar está bodega-colegio de Rosita, y maestros esperan aunque sea los toldos de Miguel De Castilla

Fermín López

PUERTO CABEZAS
El deterioro físico en que se encuentra la escuela pública de esta ciudad, pone en peligro la vida de más de dos mil estudiantes de las diferentes modalidades y turnos, que no tienen para pagar las clases en un colegio subvencionado o privado.
Hasta el pasado lunes se contabilizaban 2,270 matriculados en los turnos regulares de mañana y tarde, sin incluir 650 del turno de la noche y otra cantidad del sabatino, que en total sumarían más de tres mil estudiantes, según la subdirectora Mariana Herrera Escobar, quien dijo sentirse muy preocupada por las condiciones en que se encuentra el centro.
La escuela pública es considerada uno de los primeros centros educativos, con más de cuarenta años desde su fundación, pero en los últimos años ha sufrido el abandono de los diferentes gobiernos, a tal grado de que hoy sus aulas carecen de puertas, ventanas y pupitres, no hay servicios higiénicos y el techo está en completo deterioro.
El director de la nocturna, Gilberto Thomas Coban, dijo que por la noche tienen matriculados a 650 estudiantes en diez secciones, pero que no existe capacidad para poder atender a tantos debido a que las secciones fueron saqueadas por antisociales durante las vacaciones, y se llevaron el alambrado y las lámparas debido a que las aulas están al descubierto.
Ni aulas ni profesores
La subdirectora del turno de la tarde señaló que ellos tienen dos secciones sin aulas ni profesores, porque las aulas en deterioro han resultado insuficientes para la demanda, además, que no se les puede decir a los padres que no hay cupo.
Dijo, además, que en reiteradas ocasiones este centro ha solicitado al Ministerio de Educación la revisión de la infraestructura para que puedan gestionar un proyecto de reparación, pero no ha habido respuesta por parte de las autoridades en la región.
Ángela García, profesora del quinto grado en la escuela pública, manifestó a EL NUEVO DIARIO su temor, porque cualquier día de éstos el techo se les viene encima a los alumnos, pero dijo que ya estaban cansados de pedir ayuda y que nadie los escuchara.
Situación similar enfrenta el Instituto Nacional del municipio de Rosita, donde unos 800 estudiantes esperan recibir clases, pero las condiciones del inmueble no van a soportar, alertó el concejal regional Ernesto Valle Quintero, quien llegó a Puerto Cabezas a poner al tanto del caso a la Junta Directiva del Consejo Regional y al Gobierno de la región.
Según el concejal, en este centro estatal existen sólo seis aulas para 800 alumnos.
Las instalaciones donde actualmente se ubica el Instituto Nacional de Rosita funcionaban como bodega de Enabás en los años 80, pero después fueron transformadas en aulas, por lo tanto no cumplen las mínimas condiciones para ser usadas como centro de estudios.
El ministro de Educación, Miguel De Castilla, prometió toldos para los centros de estudio donde hagan falta aulas, pero aquí a la región esos toldos no han llegado, dijo la subdirectora de la escuela pública, Mariana Herrera Escobar.